movi-image-espana-fondos-bei-1
Envíanos sugerencias
Inversiones
4 min de tu tiempo

España, tercer país que más fondos recibe del BEI en 2020

28/01/2021

Con 8.454 millones de euros, España se convirtió en el tercer país que más fondos recibió del Banco Europeo de Inversiones en 2020, por detrás de Italia y Francia.

España es el tercer país con mayor volumen de financiación total del Banco Europeo de Inversiones (BEI), según ha revelado el informe anual de la entidad. Es, además, el Estado miembro que más se benefició en 2020 del Fondo de Garantía Paneuropeo, un instrumento dotado con 25.000 millones de euros para ayudas contra la pandemia y gestionado por el propio BEI.

El año pasado, el país recibió 8.454 millones de euros, que representan el 11% del grueso de financiación total concedida por el conocido como banco de la Unión Europea (UE). Solo Italia, con 11.920 millones de euros, y Francia, con 10.880 millones de euros, se encuentran por encima en la tabla. La acción climática y la lucha contra las consecuencias socioeconómicas que ha dejado la pandemia lideran las inversiones españolas.

Líder en ayudas contra la COVID-19

El 58% de las 98 operaciones financiadas en España tuvieron como objetivo mitigar los efectos económicos y sanitarios causados por la COVID-19. En consecuencia, los 4.900 millones de euros destinados a combatir la pandemia lo convierten en el país europeo con más financiación contra el virus.

Tras el impacto de la crisis actual sobre las pequeñas y medianas empresas (pymes), la institución con sede en Luxemburgo ha destinado un 50% de su actividad en España a “solventar las necesidades de liquidez de estas empresas”, destacó Ricardo Mourinho Félix, vicepresidente del BEI.

“España ha sido uno de los países europeos más afectados por la COVID-19. Por este motivo, más de la mitad de la financiación del BEI en España se dedicó a luchar contra la crisis sanitaria y a paliar los efectos económicos de la pandemia, ayudando a las empresas españolas a mantener a flote sus negocios, preservando su valor y el empleo”, explicó el vicepresidente.

Puede interesarte: Las dos velocidades de la recuperación de la economía española

El país también cierra el año como líder en la recepción de financiación por parte del Fondo de Garantía Paneuropeo, un instrumento que ha financiado con 2.650 millones de euros a proyectos impulsados por bancos españoles. El informe anual desvela también que la financiación dedicada a infraestructuras se disparó un 45% con respecto a 2019. Como resultado, 1.351 millones de euros fueron a parar a la modernización de las vías de transporte o de los centros sanitarios.

La pandemia también ha obligado al BEI a adaptar sus prioridades y su cuantía durante los últimos meses. El banco amplió en 2020 su financiación hasta alcanzar los 77.000 millones de euros, que fueron a parar a más de 425.000 empresas europeas. Un tercio de este total se destinó a combatir los efectos que el virus ha dejado en suelo europeo a través de la protección de las pymes o el apoyo a la investigación en el desarrollo de las vacunas. El banco de la UE financió, por ejemplo, con 100 millones de euros a la farmacéutica Pfizer-BioNtech, que ha sido una de las primeras en comercializar la vacuna contra la COVID-19 en el mundo.

La lucha contra el cambio climático, una prioridad europea

El virus no ha eclipsado al que es uno de los buques insignias de la UE durante esta legislatura: la lucha contra el cambio climático. Los proyectos de las capitales comunitarias destinados al medioambiente representan un 40% de toda la financiación concedida por el grupo de Luxemburgo, un 6% superior a los fondos ‘verdes’ del ejercicio anterior. El banco de la UE busca impulsar la transformación ecológica en el bloque comunitario y allanar el camino para el nacimiento del Banco Climático, cuyo objetivo final es alinear todas las actividades de financiación con el Acuerdo de París y alcanzar el billón de euros para el ámbito climático durante la próxima década.

En España, el 38% de los proyectos financiados por el BEI durante el año pasado estaban relacionados con la lucha contra el cambio climático, lo que supone un incremento del 9% con respecto al periodo anterior. Las actividades más premiadas en este campo han sido las destinadas a energías renovables, redes eléctricas o transporte limpio.

“La lucha contra el cambio climático no puede esperar a que se acabe la pandemia (…) En lugar de financiar unos activos que tendremos que cancelar mañana, debemos invertir en eficiencia energética, energías renovables, movilidad sostenible e innovación ecológica. Necesitamos inversiones ingentes en una recuperación ‘verde’”, apunta a este respecto Werner Hoyer, presidente del BEI.

Puede interesarte: El impacto de la transición energética de la UE en el tejido empresarial

Con todo, el país tiene un reto por delante. Y es que España es uno de los Estados miembros que más lentamente ejecuta los fondos que llegan desde la UE y tendrá que hacer frente también a la gestión de los 140.000 millones que le corresponden del Fondo de Recuperación Europeo para el periodo 2021- 2026 y de los cuales el Gobierno ya ha incluido 26.634 millones en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de este año. En este sentido, el Gobierno de España confía en que los cambios normativos, la mayor involucración de las Administraciones públicas, la inclusión de los fondos en los PGE y los menores requisitos europeos en la cofinanciación de proyectos permitan un mayor grado de ejecución.

Puede interesarte: Descubre las claves del Fondo de Recuperación Europeo 

Fotografía de Arturo Rey a Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up