movi-image-espana-transicion-verde-1
Envíanos sugerencias
Sostenibilidad
3 min de tu tiempo

España, fuerza impulsora de la transición verde en Europa

10/11/2020

Con 9.000 millones de euros en bonos sostenibles en los seis primeros meses de 2020, España se posiciona como el tercer mayor emisor europeo, según AFME

Las finanzas cada vez están más encaminadas hacia una inversión con criterios ESG (siglas de ‘environmental, social and governance’ en inglés). Y, en este sentido, los bonos sostenibles están ganando un gran protagonismo. Su emisión no para de crecer y en 2019 alcanzó los 120.500 millones de euros en Europa, lo que supone un crecimiento del 77% con respecto a 2018, según el informe ‘Indicadores KPI de la Unión de los Mercados de Capitales’, elaborado por la Asociación de Mercados Financieros de Europa (AFME, por sus siglas en inglés). Para 2020, los datos siguen siendo muy positivos, ya que durante el primer semestre se alcanzaron los 71.800 millones de euros y, siguiendo con las tendencias observadas en años anteriores, se prevé que los volúmenes registrados a cierre de este año superen a los del año anterior.

En este contexto, España se posiciona como una gran fuerza impulsora de la transición verde europea, ya que es el tercer mayor emisor de bonos sostenibles en Europa, después de Francia y Países Bajos. De esta manera, en el primer semestre de 2020 se emitieron 9.000 millones de euros en bonos sostenibles, lo que representa el 12,6% del total de la financiación sostenible europea, y un incremento anual del 97%. Además, ocupa el séptimo lugar en el ranking de países de la Unión Europea (UE) según el indicador de Sostenibilidad Financiera del informe de AFME. Con estas cifras, es fácil pensar que “ha llegado el momento de empezar a ligar y conectar el concepto de rentabilidad con el de responsabilidad” y, por ello, “va a ser imposible en el futuro entender las inversiones rentables como inversiones que estén desligadas de los efectos e impactos que estamos generando en nuestro entorno”, tal y como asegura Isabel Garro, socia fundadora y CEO de 3A4B, en el Podcast de Banco Sabadell.

 
movi-image-espana-transicion-verde-grafico
 

Fuente: Informe ‘Indicadores KPI de la Unión de los Mercados de Capitales’ elaborado por AFME

Los bonos sostenibles han generado una nueva forma de conectar el financiamiento de los inversores con proyectos sobre problemáticas tan grandes como el cambio climático, de manera que casi se puede afirmar que se está invirtiendo por el futuro del planeta. En ellos se engloban los verdes, que han supuesto el 67% del total de emisiones de los seis primeros meses de 2020 en Europa y que están destinados a financiar o refinanciar proyectos relacionados con energías renovables, la eficiencia energética, el control de la contaminación, la sostenibilidad de los recursos naturales, el transporte limpio, etc.; y los sociales, cuyo dinero va a proyectos sanitarios, de empleo, de servicios sociales, etc. A pesar de que la emisión de últimos suponen el 27% del conjunto, es la mayor proporción registrada en un semestre hasta la fecha. De hecho, en el segundo trimestre han alcanzado los 19.100 millones de euros, lo que supera el volumen total de los bonos sociales emitidos en 2018 y 2019 conjuntamente (17.300 millones de euros).

¿Cómo ha sido la emisión de bonos en otros países?

Europa es líder mundial en emisión de bonos sostenibles. El continente mantiene su predominio en los mercados de Inversión Socialmente Responsable en 2020, pues representa el 52% de los volúmenes globales. Además, esta cifra ha ido en aumento con los años, ya que en 2016 se situó en el 31%. Esto contrasta con la situación de China, que ha visto descender su cuota desde el 29% en 2016 hasta el 5% en 2020. 2019 fue el primer año en el que Europa no registró nuevos países emisores. Este año se ha inaugurado Grecia, con una emisión de 72 millones de euros en bonos verdes. Sin embargo, todavía hay otros ocho países europeos que no han acudido al mercado de las finanzas sostenibles: República Checa, Hungría, Chipre, Eslovaquia, Croacia, Rumanía, Bulgaria y Malta.

Francia, Alemania, Países Bajos, España y Suecia aglutinan el 75% de la emisión sostenible en Europa

Esta situación va acompañada de una disminución en el número de países que realizan una emisión activa. En el primer semestre de 2020 se han contabilizado 13, frente a los 15 de 2019 y a los 17 de 2018. Por tanto, dicha emisión se está concentrando cada vez más en un número menor de regiones. Así, Francia, Alemania, Países Bajos, España y Suecia constituyen el 75% de los volúmenes sostenibles emitidos en ese periodo, frente al 66% del año anterior.

Puede interesarte: Cuáles son las inversiones con más potencial en la ‘nueva normalidad’

En este sentido, hay que destacar los bonos verdes gubernamentales, ya que superan los 50.000 millones de euros en la UE en los primeros seis meses de 2020, aunque hay que señalar que España todavía no ha realizado ninguna emisión de este tipo. Alemania anunció en el tercer trimestre del año una emisión inaugural a 10 años de 6.500 millones de euros, lo que ayudará a la recuperación tras la crisis de la COVID-19. Precisamente, con la pandemia del coronavirus se ha hecho más evidente que nunca que la sociedad está demandando soluciones que van más allá de la rentabilidad. Con los bonos verdes se puede “ganar dinero siendo responsable”, de manera que “se invierta ahora para lograr rentabilidad actual, en el medio y largo plazo”. Esa es la base de la inversión sostenible, “tener en cuenta los impactos que generamos en el medio ambiente y en las personas que lo ocupan, generando rentabilidad para el inversor pero sin comprometer los recursos y las posibilidades de las generaciones futuras”, explica Isabel Garro. 

Puede interesarte: Las inversiones de impacto, qué son y cómo sacarles partido

Fotografía de Alberto Restifo en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up