movi-image-espana-plan-recuperacion-aterrizaje-meses-1
Envíanos sugerencias
Competencia y Mercados
4 min de tu tiempo

España envía su plan de recuperación y espera el aterrizaje de las ayudas en los próximos meses

10/05/2021

España formaliza la presentación del esperado Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia con el que opta a recibir 140.000 millones de euros en los próximos años. El país presiona para agilizar el proceso y que las ayudas comiencen a llegar cuanto antes.

España envió la tarde del viernes 30 de abril su Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) a Bruselas. Hasta la fecha, son 19 los Estados miembros de la Unión Europea (UE) que ya han oficializado sus planes de inversión y reformas para canalizar las ayudas del Fondo de Recuperación Europeo, también conocido como Next Generation EU. “Hemos recibido el plan de recuperación de España. Next Generation EU contribuirá a financiar la recuperación del país a través de proyectos vinculados a la transición ecológica y digital, la cohesión social y la igualdad de género”, celebró Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. 

Apenas 48 horas antes, el Consejo de Ministros había aprobado las líneas maestras de este plan con el que España espera recibir 69.500 millones de euros entre 2021 y 2023 a través del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR), que es su columna vertebral. Además, el país podrá disponer de otros 12.000 millones de euros procedentes del programa REACT-EU. La suma de estas dos partidas representa más del 7% del producto interior bruto (PIB) nacional. “Este plan nos brinda un horizonte de esperanza, progreso y bienestar. El futuro de nuestro país se decide aquí y lo haremos entre todos y todas. Construyamos una España verde, inclusiva, justa y feminista”, exclamó Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.

El plan contempla duplicar la inversión pública hasta llegar al 4% del PIB y con ello movilizar de forma muy significativa la inversión privada. Además de fomentar la resiliencia del tejido productivo de las empresas y la modernización de las administraciones públicas, el PRTR tendrá un impacto directo en sectores como el de la construcción, el de las utilities, el de las telecomunicaciones, así como en el de la automoción, que gana relevancia respecto a la versión inicial que presentó el Gobierno en octubre. El presupuesto para la rehabilitación de vivienda y la regeneración urbana también se ha incrementado respecto a las estimaciones iniciales.

Puede interesarte: Los 20 programas tractores de inversión del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de España


Hacia un futuro verde y digital

Cuatro son los ejes transversales que vertebran el plan: la transición ecológica, la transformación digital, la cohesión social y territorial y la igualdad de género. Con el 40% y el 30% respectivamente, el impulso verde y el tecnológico suman el 70% de las inversiones. Las partidas para la educación obtendrán el 10,5% y las destinadas a I+D+i, el 7%. Para ello, el plan enviado a la capital comunitaria se articula en torno a 20 políticas tractoras. Las más ambiciosas son la estrategia para una movilidad sostenible, segura y conectada dotada con 13.203 millones de euros; el programa de rehabilitación de vivienda y regeneración urbana, con 6.820 millones; y el plan de digitalización de pymes, con 4.066 millones. 

Junto a la concreción y a la adopción de estas medidas, el país afronta dos retos cruciales para que el plan cumpla su cometido. Por un lado, la absorción de los fondos, ya que solamente en 2021 los recursos del FRE representan tres veces lo que recibe España a través del presupuesto ordinario de la UE. Y por otro, una buena comunicación para que las empresas puedan acceder a las convocatorias. Asimismo, se debe llevar a cabo una serie de reformas clave. 

El resultado debería ser un crecimiento más elevado y sostenible de la economía y una mayor resiliencia ante futuros 'shocks' económicos.

Los expertos inciden, además, en la necesidad de acompañar todo ello con un seguimiento exhaustivo en torno a la implementación de los programas financiados. El resultado debería ser un crecimiento más elevado y sostenible de la economía y una mayor resiliencia ante futuros shocks económicos.

Reforma laboral, fiscal y de las pensiones

La recepción de los fondos no es una carta blanca y está sujeta a las condiciones y reformas marcadas por las recomendaciones del semestre europeo de 2019 y 2020. El Ejecutivo espera materializar ya en 2021 algunas medidas en línea con los hitos europeos. En el ámbito laboral, por ejemplo, se plantea la creación de un plan de choque contra el desempleo juvenil y la reducción de los tipos de contratos disponibles. La puesta en marcha de un mecanismo de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) permanente será abordada más adelante. 

El plan prevé abordar próximamente las reformas más sensibles -como la de las pensiones y la fiscal- tras un acuerdo entre el Gobierno y la Comisión Europea para acometer los cambios en estas materias durante el próximo año. 

En el plano de las pensiones, el Gobierno dará incentivos para retrasar la jubilación o derogará los índices de revalorización. Por su parte, en materia fiscal, el equipo que lidera Pedro Sánchez abordará en los próximos meses la modificación del impuesto de sociedades o la creación del impuesto medioambiental y el digital. 

¿Cuál es el calendario?

Los 27 Estados miembros debían enviar sus planes nacionales antes del 1 de mayo. Sin embargo, la Comisión Europea se ha mostrado flexible con esta fecha límite y ha permitido a los más rezagados hacer llegar sus propuestas en las próximas semanas. Una vez recibidos los documentos de reformas, los expertos del Ejecutivo comunitario cuentan con dos meses para revisar con lupa sus detalles y darles el visto bueno. Después, el Consejo de Asuntos Económicos y Financieros (ECOFIN) hará lo propio con un plazo máximo de un mes. Tras ello, los desembolsos a los países se producirán cada seis meses para constatar el cumplimiento de los hitos.

Varios países, entre los que se encuentran España y Francia, han pedido acotar este periodo de revisión. “Seamos claros: fuimos muy eficientes el año pasado con la adopción del Fondo de Recuperación Europeo y con la mutualización de deuda. Desde entonces, hemos perdido mucho tiempo. China ha seguido creciendo y Estados Unidos está en auge. La UE debe permanecer en la carrera”, señaló recientemente Bruno Le Maire, ministro de Economía francés, junto a sus homólogos de España, Alemania e Italia.

El objetivo del Gobierno de España es que las primeras convocatorias estén disponibles en mayo a través de concursos públicos o subvenciones

Por su parte, desde Bruselas defienden que es más conveniente primar el rigor a la rapidez. Algunos planes cuentan con miles de páginas y deben ser traducidos, supervisados desde el punto de vista legal y analizados para asegurar que están en línea con las recomendaciones del semestre europeo. 

El objetivo de los cuatro motores económicos de la UE es que las ayudas comiencen a aterrizar en los países durante el verano. Aunque la ambición de España es que las primeras convocatorias estén disponibles en mayo a través de concursos públicos o subvenciones orientadas a cumplir los objetivos del plan.

Entretanto, los ocho Estados miembros que todavía no lo han hecho deben aprobar en sus Parlamentos el aumento del techo de gasto, una condición indispensable para desbloquear los fondos Next Generation EU y para autorizar a la Comisión Europea a pedir deuda de forma masiva en los mercados por primera vez en su historia.

Puede interesarte: Banco Sabadell te ayuda a descubrir las claves del Fondo de Recuperación Europeo

Fotografía de Micheile Henderson en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up