movi-image-lainformacion-oficina-casa-trabajaremos-covid-1
Envíanos sugerencias
Socios y Empleados
4 min de tu tiempo

¿En la oficina o en casa? Así trabajaremos en la era pos-COVID-19

08/10/2020

La pandemia ha acelerado la reforma de los espacios de oficinas y ha situado los hogares como los nuevos escenarios laborales.

Debido a la pandemia del coronavirus, el teletrabajo ha pasado de tener una presencia testimonial -con un 5% de la población trabajando en esa modalidad- a convertirse en la opción preferente de muchos empleadores. En mayo, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), un tercio de la población ocupada convirtió su hogar en su lugar de trabajo.

Esta adaptación rápida e improvisada ha llevado a que muchos hogares hayan tenido que adaptar espacios. Según el Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja, un 34,4% de las personas que teletrabajan lo hacen en una zona destinada a otra función en su hogar, mientras que un 19% se sitúan en un espacio multiusos.

"Éramos una sociedad en la que la mayor parte de nosotros vivíamos de espaldas a nuestro hogar, no dedicábamos mucho tiempo a disfrutar de él, y la situación nos ha hecho abrir los ojos y ver cómo la mayoría de nuestras casas no están preparadas para pasar tanto tiempo en ellas", apunta Francesc Julià, director de marca en Kave Home, en el Podcast de Banco Sabadell.

Puede interesarte: Escucha el Podcast de Banco Sabadell sobre Adiós oficina, bienvenido espacio

 

La mesa de la cocina, la del dormitorio de invitados o la del salón: a pesar de las dificultades, el 82% de los trabajadores señala que le gustaría trabajar en remoto uno o más días a la semana tras la crisis de la COVID-19, según una encuesta realizada por Colliers. No obstante, la compañía de diseño y espacios de trabajo Actiu muestra la otra cara de la moneda: en su encuesta, que abarcó entrevistas a 400 profesionales, solo un 16% prefería seguir teletrabajando.

"La situación nos ha hecho ver cómo la mayoría de nuestras casas no están preparadas para pasar tanto tiempo en ellas"

Esa idea se debe a que, según Paloma Relinque, directora de la consultora inmobiliaria CBRE en Madrid: "Los seres humanos somos, ante todo, seres sociales", defendiendo que la interacción "contribuye al aprendizaje, la creatividad, el desarrollo, la colaboración, a crear cultura de empresa y compromiso, todos ellos aspectos clave para el éxito de las compañías".

¿En casa o en la oficina?

Aunque en la actualidad la cifra de teletrabajadores ha disminuido debido a la relajación de las medidas contra la COVID-19 -en septiembre, según un estudio de la consultora Randstad, teletrabajaba el 16,2% de personas empleadas en España-, la vuelta al trabajo presencial cuenta con distintas peculiaridades.

Empresas como Banco Sabadell, que cuenta con 16.500 empleados, han reorganizado su forma de trabajo y han apostado por un sistema híbrido bautizado como SmartWork, que conlleva la desaparición de gran parte de los despachos y una fórmula mixta de teletrabajo y trabajo presencial. La clave está en la flexibilidad, tanto de horarios como de espacios.

Según Julien Palier, cofundador y CEO de Daysk -una solución tecnológica para optimizar el espacio en las oficinas-, el futuro de las empresas "pasa por una red 'bajo demanda': las compañías se quedarán con una sede orientada a crear sentido de equipo, con espacios compartidos y trabajo en grupo", en un sistema alejado de la combinación de un puesto de trabajo por persona.

"El futuro pasa por una red bajo demanda: las compañías se quedarán con una sede para crear sentido de equipo"

Pero ¿dónde se realizará ese trabajo de oficina? Según el experto, "a nivel individual se desarrollará una red que combinará trabajo en casa, en espacios satélites de la empresa y terceros lugares en todo el territorio".

Puede interesarte: ¿El fin de las grandes y superpobladas oficinas?

Esta idea, que señala de forma directa al espacio de coworking, también ha sido defendida por el cofundador de TRACTR, la plataforma para emprendedores e innovación del Financial Times, Antti Tuomela, que prevé que estos espacios de trabajo ocupen un 30% de oficinas en el año 2030, frente al 5% que ocupan hoy en día y en detrimento de las organizaciones de trabajo tradicionales.

En la misma línea, Relinque apunta a "una tendencia, que anticipamos debido a la demanda, que consiste en que algunas empresas se planteen poner núcleos de trabajo cerca de zonas residenciales, o tener una parte de su trabajo en entornos flexibles". Coincide también con la existencia de una sede central como el lugar donde se fomente "la interacción cara a cara a través de espacios que estimulen la creatividad de los trabajadores". 

La oficina del futuro 

Plantearse la vuelta a la oficina pasa por interiorizar una serie de cambios y nuevas rutinas. Un gran ejemplo es el que ofrece Cushman & Wakefield, llamado 6 Feet Office, que resume los seis pasos que debería cumplir un espacio de trabajo para resultar seguro. Estos pasan por:

  1. Análisis: se basa en tener una visión concisa del entorno de trabajo actual para evaluar los campos en los que mejorar la seguridad frente al virus y evitar así posibles contagios.
  2. Reglas: es el conjunto de pasos a seguir que, de forma simple y clara, se transmite a los trabajadores para anteponer la seguridad de todos.
  3. Ruta: se trata del establecimiento de flujos de cada oficina, que permite que el tránsito por la misma sea seguro.
  4. Puesto de trabajo: lugares de trabajo separados, con distancia social, y adaptados de tal manera que se afiance la seguridad del empleado.
  5. Líder: se defiende la presencia de un empleado que, desde el conocimiento, asesora y asegura un entorno seguro y de funcionamiento óptimo.
  6. Certificado: es el distintivo que asegura que la empresa es un espacio de trabajo seguro contra el coronavirus gracias a las medidas tomadas. 
"De cara al medio plazo se darán modelos distribuidos, donde el lugar de trabajo es múltiple"

Palier, además, describe las oficinas de éxito como "empresas que no piensan en metros cuadrados, sino en las personas", algo que denomina como el "Activity Based Working, zonas donde las oficinas se adaptan a las necesidades del equipo (zona de creatividad, de relax, de socialización…)". Su propuesta de software para optimizar espacios sirve, precisamente, para transformar la forma de ver esas oficinas. Presentada junto a otras startups en la feria REBUILD, que repasa todas las novedades en torno a la edificación, aporta un futuro orientado al bienestar y, sobre todo, la seguridad de los trabajadores en la era pos-COVID-19.

"Lo importante a corto plazo es mejorar la seguridad de los espacios para controlar y agilizar la vuelta a las oficinas", apunta el CEO de Daysk, poniendo sobre la mesa tres claves: "Aforos, distancia social y posibilidad de rastreo". ¿Y de cara al medio y largo plazo? "Los modelos distribuidos, donde el lugar de trabajo es múltiple", explica, y "el trabajo en remoto, que está para quedarse".

Un hogar preparado

Con un futuro apuntando hacia la posibilidad de un modelo mixto en el que el teletrabajo se mantenga, al menos de forma parcial, toca pensar en la readaptación de espacios de forma permanente.

Francesc Julià, de Kave Home, apunta en el Podcast de Banco Sabadell que, en este sentido, "las personas no solo han comprado sillas de oficina, sino que se han replanteado una parte importante del interiorismo de sus hogares". En su opinión, se trata de diseñar "un espacio donde estar tranquilo", y para ello anima a "buscar piezas flexibles, a combinar y no a crear: no hay que tener productos en casa que sean solo de oficina, sino elementos que puedan ser reutilizados en el día a día sin que haya un cambio en la estética", afirma.

Ante la deslocalización, Julien Palier subraya la importancia que tiene la tecnología. "Muchos equipos se dan cuenta de que el trabajo desde casa tiene su límite, pero la mayoría queremos seguir con el teletrabajo". Por ello, asegura, hay que extender las posibilidades de acceso "a espacios adicionales de trabajo, como hoteles o espacios de coworking  en entornos rurales, como la red de Cowocat Rural, los espacios de coworking rurales de Catalunya", explica. Además, señala que hay que mejorar el día a día del trabajador en esta nueva realidad, "desde material de oficinas hasta actividades de teambuilding online y offline".

Afianzar la conjunción entre espacios flexibles y seguros y hogares preparados hará posible el desarrollo de un futuro laboral exitoso.

Fotografía de The Blowup en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up