movi-image-gastos-pensiones-subira-2024-1
Envíanos sugerencias
Jubilación
4 min de tu tiempo

El gasto en pensiones subirá un 4% al año hasta 2024

18/06/2021

Serán necesarias nuevas reformas y un impulso importante de la cultura del ahorro en España para que los ciudadanos puedan mantener el poder adquisitivo durante la jubilación

El gasto que tiene que desembolsar la Seguridad Social cada mes para financiar las pensiones sigue marcando un récord tras otro. En mayo, el sistema tuvo que destinar 10.154,1 millones de euros al pago de las pensiones contributivas, un 3% más que en el mismo mes de 2020, según la última estadística oficial publicada por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

La mayor presión del sistema la ejercen las pensiones de jubilación. De hecho, más de dos tercios de la nómina de mayo se destinó al pago de estas pensiones, que sumaron un importe de 7.303 millones de euros, casi un 3,6% más que en mayo del año pasado. Esto se explica porque más del 62% de las pensiones que se abonan cada mes (9,8 millones de pensiones) son de jubilación.

Además, la pensión media que percibieron todos estos jubilados también es más alta que hace un año. En mayo fue de 1.187,8 euros, un 2,3% más que en mayo de 2020. Los nuevos pensionistas que se van incorporando al sistema explican, en parte, esta subida porque tienen derecho a prestaciones más elevadas por haber desempeñado carreras laborales más largas y con salarios más elevados.

Los nuevos pensionistas cobran pensiones más altas que los que van saliendo del sistema

Es el llamado efecto sustitución, entendido por la sustitución de pensionistas con pensiones relativamente moderadas que salen del sistema por defunción por nuevos pensionistas con derecho a prestaciones más altas. Por ejemplo, en abril (última fecha disponible) estos nuevos pensionistas generaron derecho a una pensión media de 1.349,57 euros al mes y las causadas en el Régimen General llegaron a los 1.467,6 euros al mes.

Puede interesarte: La pensión media supera los 1.000 euros por primera vez en la historia

Estas cifras ilustran la magnitud del reto al que se enfrenta la Seguridad Social en España. Y, si se pone el foco en las previsiones que dibujan los organismos económicos para los próximos años, el desafío aumenta. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) estima que el gasto en pensiones crecerá a un ritmo del 4% al año hasta 2024. En concreto, aumentará un 3,8% en 2021 y algo más del 4% en los próximos dos años.

Para hacer esta estimación, la AIReF tiene en cuenta el ya mencionado efecto sustitución, el aumento del número de pensionistas por el progresivo envejecimiento de la población y la revalorización anual de las pensiones en función del índice de precios al consumidor (IPC) de cada año.

Aumenta la esperanza de vida

Y es que cada vez son más los pensionistas que se incorporan al sistema y, además, cobran durante más tiempo las prestaciones porque viven más años. El aumento de la esperanza de vida es sin duda una buena noticia, pero tiene consecuencias que deben considerarse en un estado de bienestar, puesto que suponen una mayor carga económica para el país.

En 1960 la población de más de 65 años en España suponía el 8,2% del total, mientras que en 2020 este porcentaje se ha incrementado hasta el 22,9%. Y seguirá aumentando en el futuro. Según las últimas previsiones del Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2050 el 31,4% de la población tendrá más de 65 años y el 11,6% tendrá más de 80 años. España se convertirá por tanto en unos años en uno de los países más envejecidos.

La AIReF estima, en la actualización de sus previsiones demográficas y de gasto en pensiones, que la población aumentará hasta los 54 millones de habitantes en 2050, pero por un incremento, sobre todo, de los más mayores. De hecho, la población en edad de trabajar se mantendrá cerca de los 30 millones de personas durante todo el horizonte de previsión. En este escenario, el gasto en pensiones se situará en el 14,2% del producto interior bruto (PIB) en 2050, lo que supone un incremento de 3,3 puntos respecto a los niveles actuales. Una vez superada esta fecha crítica, el gasto en pensiones se moderará ligeramente.

Serán necesarias nuevas reformas para que el sistema sea sostenible en 2050

El sistema de pensiones, tal y cómo se conoce actualmente, no está preparado para aguantar esta presión. Los últimos Gobiernos han puesto en marcha reformas con la vista puesta en el horizonte de 2050 para contener el gasto y asegurar su viabilidad en el futuro, pero serán necesarios nuevos cambios para que el sistema sea sostenible.

El Gobierno ya se ha comprometido a hacer nuevas modificaciones del sistema de pensiones para poder optar a las ayudas europeas, pero estas deben concretarse.

Puede interesarte: Pensiones: claves sobre la futura reforma

Con independencia de cuáles sean las medidas que se implementen, es probable que el objetivo final sea de nuevo contener el gasto y que, por tanto, se reduzcan de forma progresiva las prestaciones. Así ocurrió con la última reforma paramétrica, que se sigue implementando de forma gradual y por la que la edad legal de jubilación llegará a los 67 años en 2027.

Esta reforma del año 2011, según las estimaciones de la AIReF, logrará contener el gasto en 2,9 puntos del PIB en 2050. Y la aplicación del factor de sostenibilidad a partir de 2023 ahorrará 0,9 puntos adicionales. La profundización en estas reformas contendría el gasto en pensiones en 1,4 puntos del PIB, asumiendo que la edad efectiva de jubilación se retrasa dos años sin alterar la edad legal y que el periodo de cómputo para el cálculo de la pensión aumenta de 25 a 35 años.

La importancia del ahorro para complementar la pensión pública

Esta contención en el gasto se haría a costa de reducir poco a poco y de forma progresiva las prestaciones del sistema, que a día de hoy son mucho más generosas que en otros países vecinos. La profesora de Economía Financiera y experta en Pensiones, Inmaculada Domínguez, lo dice claramente en el Podcast de Banco Sabadell: “Hay que ser realista e informar a los ciudadanos”. Aunque la supervivencia del sistema público de pensiones está garantizada, admite que las prestaciones tendrán que ser necesariamente algo más reducidas de lo que lo son actualmente para asegurar la sostenibilidad.

Según explica Domínguez, las pensiones han llegado a suponer el 90% del salario en España, pero este porcentaje se irá moderando en los próximos años al calor de las reformas. De hecho, con los cambios ya aprobados, las pensiones bajarán un 20%, por lo que complementar las prestaciones será más necesario que nunca en el futuro para mantener el nivel de ingresos tras el retiro. Este cálculo de la experta en Pensiones se ha realizado sin tener en cuenta las futuras reformas que verán la luz.

La única vía para complementar la pensión es el ahorro. Y aunque hay muchas maneras de hacerlo, los expertos en la materia coinciden en afirmar que el ahorro finalista es el que permite maximizar el rendimiento del capital que se va acumulando y alcanzar antes el objetivo fijado. Los planes de pensiones son productos transparentes, ilíquidos y seguros, totalmente orientados a conseguir el ahorro para la jubilación, además, hay opciones tan interesantes como los planes de pensiones de ciclo de vida

 

Fotografía de John Sekutowski en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up