movi-image-reactivacion-economia-espanola-1
Envíanos sugerencias
Competencia y Mercados
4 min de tu tiempo

El Fondo de Recuperación Europeo, una oportunidad histórica para la reactivación económica española

19/07/2021

La llegada a España del primer paquete del Fondo de Recuperación Europeo, Next Generation EU, permitirá acelerar la recuperación de la economía, digitalizando el tejido empresarial y haciéndolo más sostenible. El sector bancario desempeñará un rol clave para garantizar el éxito.

El pasado 28 de mayo se completó el proceso de ratificación del Fondo de Recuperación Europeo, también conocido como Next Generation EU, por parte de los parlamentos nacionales de los 27 Estados miembro de la Unión Europea (UE). Se trata de un trámite imprescindible para que la Comisión Europea pueda acudir a los mercados financieros para la emisión de deuda (bonos) con la que dotar de liquidez a los 750.000 millones de euros de los que constará este fondo. A continuación, se transmitirán los recursos económicos ya asignados a cada país y que, en el caso de España, consistirá en cerca de 70.000 millones de euros en ayudas directas a fondo perdido y el resto en créditos blandos, supeditados a la consecución de determinados objetivos recogidos en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR).

En el mejor escenario, España opta a unos 140.000 millones de euros, lo que equivale, aproximadamente, al 13% de su producto interior bruto (PIB). Hasta 2023, de acuerdo a las estimaciones del Ejecutivo, el impacto positivo de esta inyección económica podría generar casi 800.000 puestos de trabajo e incrementar la riqueza del país un 2%.

Con la aprobación del PRTR español -junto al plan de otros 11 países de la UE- por el Consejo de Asuntos Económicos y Financieros de la Unión Europea (ECOFIN), se espera que en los próximos dos meses se reciba hasta el 13% de lo solicitado en concepto de prefinanciación para acelerar el despliegue de los fondos europeos. En el caso de España, esta cantidad asciende hasta los 9.000 millones de euros. Entonces, si se van cumpliendo los objetivos pactados, se le irán otorgando dos pagos anuales sucesivos hasta el año 2026. El Gobierno estima que, antes de finalizar este año, habrán llegado unos 16.000 millones de euros en total.

Impulsar un gran cambio

El Plan español se articula sobre 10 políticas que actúan como palancas de una treintena de líneas de actuación que giran en torno a cuatro ejes transversales: la transición ecológica, la transformación digital, la cohesión social y territorial y la igualdad de género. Los dos primeros vectores absorberán casi el 70% de los fondos. Tal y como señaló Eduardo Currás, Subdirector General y Director Territorial Centro en Banco Sabadell, en una mesa redonda organizada por Banco Sabadell y la Unión Interprofesional de la Comunidad de Madrid (UICM) bajo el título Fondos europeos para la reactivación económica, “el principal objetivo de Next Generation EU es impulsar la recuperación económica y favorecer un cambio en el proceso productivo de todo el tejido empresarial, dando un mayor peso a la sostenibilidad y a la digitalización”.

 “El objetivo de Next Generation EU es favorecer un cambio en el proceso productivo, dando más peso a la sostenibilidad y a la digitalización”, Currás, Banco Sabadell

En España, un 99,8% de las compañías son pequeñas y medianas empresas (pymes), las cuales generan aproximadamente dos de cada tres empleos, lo que significa unos ocho millones de trabajadores. Estas organizaciones han sido las más expuestas a la crisis económica derivada de la pandemia de COVID-19, aunque el Fondo de Recuperación Europeo “representa una gran oportunidad de transformación y de reactivación para ellas, fortaleciendo, entre otros ámbitos, su digitalización”, afirma Currás. En este sentido, el Gobierno anunció hace algunas semanas un paquete de 11.000 millones de euros en ayudas directas para pymes y autónomos afectados por la recesión, mientras que dentro del PRTR se recoge la inversión de 4.066 millones de euros del Fondo de Recuperación Europeo para hacer que las pymes sean más digitales y competitivas.

Puede interesarte: ¿Cómo pueden las pymes impulsar su transformación digital gracias al Fondo de Recuperación Europeo?

 

El papel de la industria financiera

Estas iniciativas se unen a otras reformas legislativas del Gobierno para ayudar a las pymes, como la Ley de morosidad (para reducir el tiempo de los pagos pendientes), la Ley de startups (para acelerar la transformación tecnológica) o la Ley de creación y crecimiento empresarial (para eliminar obstáculos burocráticos y financieros a los emprendedores). Como asegura Currás, “es vital que las empresas actúen con rapidez para optar a estos fondos y, en este sentido, el papel que juegan las asociaciones y los colegios profesionales es sumamente importante, ya que los plazos son muy exigentes”.

“Es vital que las empresas actúen con rapidez para optar a los fondos ya que los plazos son muy exigentes”, Currás

De acuerdo a las estimaciones del Gobierno, a finales de 2022, ya estará adjudicado un 70% de todo el dinero previsto, lo que significa para las empresas tener que trabajar activamente, por ejemplo, en la revisión de su portfolio de proyectos, preparando técnicamente la propuesta correspondiente, evaluando el impacto económico y social que tendrá o analizando si participarán a través de un consorcio o de cualquier otra figura jurídica.

En todo ello, “el asesoramiento profesional desempeñará un papel crítico”, tal y como indica Currás. El sector bancario jugará un rol clave para el éxito en la canalización del dinero de Next Generation EU, cofinanciando las inversiones (se estima que por cada euro público que se destine a las empresas se inviertan cuatro euros más desde el ámbito privado), ejerciendo de transmisor de las ayudas o aportando valor añadido, por ejemplo, a través de su red de contactos con la Administración y con el tejido empresarial, algo que será muy importante para descongestionar las cargas burocráticas.

Para fortalecer esta tramitación del Fondo de Recuperación Europeo, España cuenta, además, con la Ley General de Subvenciones y con la Ley de Contratos del Sector Público, a las que se suma el Real Decreto-ley 36/2020, que, además de fomentar una mayor simplificación administrativa, regula los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE). Cabe recordar que las comunidades autónomas serán, también, muy relevantes para la implementación de los proyectos con fondos europeos, ya que canalizarán el 54% de las ayudas directas que se reciban.

Puede interesarte: Banco Sabadell te ayuda a descubrir las claves del Fondo de Recuperación Europeo

 

Fotografía de Bruno neurath-wilson en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up