movi-image-fondo-recuperacion-europeo-integracion-ue-1
Envíanos sugerencias
Transformación digital
4 min de tu tiempo

El Fondo de Recuperación Europeo, un paso importante para la integración de la UE

10/05/2021

La UE ha actuado con rapidez y determinación poniendo en marcha medidas contundentes y con una orientación que puede acelerar el proceso de integración

La crisis de la COVID-19 se ha convertido en uno de los retos más graves que ha tenido que hacer frente la Unión Europea (UE) en los últimos 20 años. Cuando estalló, estaba en juego ver si los Estados miembros irían cada uno por su cuenta mirando solo por sus propios intereses y compitiendo los unos con los otros, o bien predominaría la conciencia de que había un enemigo común contra el cual solo se podría luchar de manera eficaz si se hacía conjuntamente. Tras un año desde el estallido de la pandemia en el Viejo Continente, todo apunta a que las actuaciones puestas en marcha pueden suponer un paso importante para la integración europea.

Esta es una de las principales conclusiones del último Policy Brief elaborado por el grupo de opinión y reflexión en economía política europeG, en el que se explica que la pandemia del coronavirus se ha convertido en una crisis de supervivencia muy diferente de las anteriores, de una naturaleza distinta, pero probablemente de una capacidad destructiva sobre el futuro de la UE bastante mayor, si no se le hace frente con la altura de miras y el convencimiento imprescindibles.

La crisis llegó en un momento complejo para el bloque comunitario expuesto a una gran vulnerabilidad por el frenazo en el proceso de integración política, la aparición de movimientos de carácter populista y euroescéptico y cierto desconcierto e incertidumbre respecto al papel de la UE en la escena mundial.

Tras unos primeros momentos de vacilación y de debates relativamente intensos sobre el grado de condicionalidad que debían tener las ayudas proporcionadas para hacer frente a los efectos de la crisis, el Eurogrupo aprobó un primer paquete de medidas el 9 de abril de 2020. Alcanzaba un volumen total de 540.000 millones de euros bajo la forma de préstamos. Además, se aprobó la relajación casi absoluta de las reglas de disciplina fiscal y de los procedimientos de corrección previstos en caso de déficit excesivo. 

El segundo gran paquete fue el Fondo de Recuperación Europeo, también conocido como Next Generation EU, con un importe total que alcanza los 750.000 millones de euros. Estos recursos se canalizarán en forma de subvenciones (390.000 millones) y de préstamos (350.000 millones). El 70% de las subvenciones tiene que ser comprometido en los dos primeros años y el 30% restante en 2023.

Puede interesarte: El Fondo de Recuperación Europeo, motor de la reactivación


Impacto de la respuesta europea

Aunque europeG reconoce que es pronto para poder hacer un balance a fondo de la respuesta europea a la crisis, sí destaca la rapidez y la determinación con la que ha reaccionado la UE, con medidas contundentes y con una orientación integracionista, frente a la orientación intergubernamental que habían tenido muchas de las decisiones de la Unión en los últimos 20 años. Además, resalta el predominio de una filosofía partidaria de una implicación muy activa de los poderes públicos contraria a las políticas de austeridad, frente a lo que ocurrió en la Gran Recesión. De hecho, europeG cree que la respuesta de la UE puede significar un paso muy importante en la línea de una unión fiscal.

La respuesta de la UE puede suponer un paso significativo para una futura unión fiscal, según europeG

En este contexto, el informe señala que la respuesta a la crisis de la COVID-19 puede suponer un paso cualitativamente importante en la aceleración del proceso de integración europea, puesto que abre la vía a avances interesantes hacia la unión fiscal, en los tres pilares en que esta se fundamenta: “Un presupuesto comunitario digno de este nombre, unos recursos obtenidos directamente en forma de impuestos pagados por los ciudadanos y un Tesoro capaz de emitir deuda”.

Además, el documento destaca que la respuesta de la UE puede contribuir a dar un paso hacia la Unión del Mercado de Capitales, en la medida en que se pondrá en circulación un nuevo activo de seguridad incuestionable, como son los bonos emitidos por la Comisión. Asimismo, “refuerza el papel de la Comisión y del Parlamento, en detrimento de los acuerdos intergubernamentales”. Y añade que “por encima de todo, la respuesta de la UE constituye un mensaje inequívoco de la voluntad de hacer frente juntos a las adversidades”.

Los fondos, una apuesta “mayúscula” y clave

En concreto, europeG asegura que la apuesta “mayúscula” que supone el Fondo de Recuperación Europeo puede suponer un empujón importante para el proceso de integración política si se “realiza una fiscalización rigurosa de los recursos destinados a los diferentes países y se dejan atrás prácticas tradicionales, como la de la perdigonada, es decir, la fragmentación, para contentar a todo el mundo, en innumerables proyectos de interés dudoso, o la de priorizar los intereses políticos o de los grupos económicos próximos al poder por encima de los de interés general”.

Puede interesarte: Las empresas se movilizan para acceder al Fondo de Recuperación Europeo

“Si la apuesta sale mal y los fondos van diluyéndose en proyectos de los cuales nadie se acordará al cabo de unos pocos años, entonces esta iniciativa habrá servido para poco, será una ocasión perdida y será difícil, por bastantes años, intentar operaciones de integración política de una cierta envergadura. Tampoco se hundirá el mundo, probablemente, la UE ha pasado ya por otras situaciones muy complicadas y los intereses en juego para que no se rompa son muy grandes. Pero la pérdida de confianza entre sus socios será muy importante y todo ello contribuirá al empantanamiento del proceso”, concluye europeG.

Puede interesarte: Banco Sabadell te ayuda a descubrir las claves del Fondo de Recuperación Europeo

 

Fotografía de Marjan Blan en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up