movi-image-elconfidencial-emprendimiento-incertidumbre-1
Envíanos sugerencias
Competencia y Mercados
4 min de tu tiempo

El emprendimiento en tiempos de incertidumbre

05/10/2020

"Todos nos enfrentamos a una serie de grandes oportunidades brillantemente disfrazadas de situaciones imposibles”. Esta frase del escritor estadounidense Chuck Swindoll sirve para reafirmar que de las crisis salen oportunidades, pero hay que saber detectarlas y explotarlas. La clave está en responder a esta pregunta: ¿Qué necesidades tiene la sociedad? Sobre esto, hay un colectivo profesional que sabe bastante: el emprendedor.

“Lo primero que tiene que entender un emprendedor son las necesidades de la sociedad”

“Lo primero que cree un emprendedor es que va a hacer un producto ganador, y esto no es así. Lo que tiene que entender son las necesidades de la sociedad y del entorno y saber moverse, y ahí está el éxito de las empresas”. Lo asevera alguien que sabe lo que es empezar de cero con un proyecto del que algunos dudaban hace apenas dos años y que hoy se encuentra en auge. Hablamos del expiloto del París-Dakar en la década de los 90 y fundador de la compañía de motos eléctricas Silence, Carlos Sotelo.

En el Podcast de Banco Sabadell, Sotelo asume que “no estamos creando nada, estamos transformando. La movilidad existe desde hace cientos de años, pero ahora estamos ofreciendo una solución a problemas reales del planeta ante el cambio climático”.

 

 

Echando la vista atrás, reconoce lo difícil que fue emprender hace casi una década, cuando todavía se sufrían los estragos de la Gran Recesión. Haciendo un símil con su etapa en la competición y el emprendiendo, afirma que es lo mismo, que emprender significa que “un día estás eufórico, otro deprimido; un día estás a punto de comerte el mundo y otro estás a punto de rendirte. Esto es lo que tiene una startup”.

Lo cierto es que, a lo largo de la historia, de las cenizas de las grandes crisis han surgido gigantes como General Motors, McDonald’s o Apple. Precisamente, de la penúltima crisis empezó a surgir la llamada economía colaborativa que ha creado nuevos modelos de negocio con grandes actores como BlaBlaCar o Airbnb. ¿Qué negocios disruptivos despuntarán tras la crisis sanitaria y económica provocada por la COVID-19?

Para descubrirlo, se puede mirar en las áreas críticas que más necesidades están cubriendo desde el impacto de la pandemia del coronavirus, como la de la salud, la logística, la educación o la ciberseguridad. Paradójicamente, son sectores que el año pasado ya comenzaban a concentrar la atención innovadora de emprendedores. No en vano, este perfil profesional se caracteriza por su capacidad visionaria. “El emprendedor innovador identifica permanentemente las necesidades, anticipa demandas. Es como un círculo virtuoso”, apunta María Benjumea, un referente en el mundo del emprendimiento y fundadora de la plataforma de emprendedores Spain Startup.

De las cenizas de las grandes crisis han surgido gigantes como General Motors, McDonald’s o Apple

“El emprendedor español es cada vez más innovador y las crisis agudizan más los sentidos”, responde Benjumea a la pregunta de cómo afecta al emprendimiento los entornos de incertidumbre. En su opinión, situaciones VUCA (siglas de Volatilidad, Incertidumbre, Complejidad y Ambigüedad, en su traducción del inglés) demuestran “la capacidad que se tiene para responder reinventándote”. La experta destaca la figura del ‘startupero’, el emprendedor innovador quien, a su juicio, “tiene más capacidad por sus propias características”.

El perfil de este ‘startupero’ es el de un hombre, de 34 años, con título universitario en la mayoría de los casos y complementado en un alto porcentaje con másters, principalmente en carreras técnicas o STEM (acrónimo en inglés de Science, Technology, Engineering and Math). En la mayor parte de los casos se emprende por vocación, un 57% proviene de trabajar por cuenta ajena y solo el 1% procede del paro.

Es por ello que Spain Startup hace una llamada para acelerar más el ecosistema incorporando dos tipos de talento: incrementando la contribución de las mujeres y el talento mayor de 45 años.

“El emprendedor español es cada vez más innovador y las crisis agudizan más los sentidos”

Los que se deciden a emprender, repiten. Seis de cada diez han llegado a crear, al menos, dos startups, según el ‘Mapa del emprendimiento’ de Spain Startup. Este informe también señala que, desde que se comenzó a realizar este estudio en 2013, es la cifra más alta y poco tiene que envidiar a otras regiones europeas o de nuestro entorno, como Asia o EE.UU. y Canadá, con niveles parecidos.

”Creo que hoy podemos decir que el emprendimiento en España, refiriéndonos también a las jóvenes compañías innovadoras y tecnológicas, está muy consolidado” —afirma Yolanda Pérez, directora de BStartup, el programa de apoyo para jóvenes empresas innovadoras y tecnológicas de Banco Sabadell— “Las cifras de creación de empresas y atracción de la inversión no solo nacional sino también internacional lo demuestran. España cuenta con importantes ‘hubs’ a nivel europeo y ya tenemos casos de éxito y valoraciones y ventas de startups por encima de los 1.000 millones de euros”.

EL RETO DE LA FINANCIACIÓN

Uno de los grandes retos de los emprendedores es la financiación. Afortunadamente desde la recuperación económica a partir de 2014, se percibe un mayor interés por parte del inversor institucional y se han ido consolidando diferentes fórmulas de financiación. Desde la modalidad del mecenazgo a través del ‘crowdfunding’, pasando por fórmulas de capital semilla, hasta los ‘private equity’, que van a estadios más maduros, y la propia banca.

“Se nota una profesionalización en la financiación. Los recursos propios están bajando en favor de instrumentos institucionalizados”, reconoce Benjumea, dejando ya en un segundo plano el primer recurso del emprendedor, el llamado 3F (Family, Friends and Fools, es decir, familiares, amigos y personas cercanas al emprendedor).

“A la hora de financiarse, “los recursos propios bajan en favor de instrumentos institucionalizados”

Los bancos están dando un paso más allá de los préstamos tradicionales para convertirse en acompañantes del crecimiento de las empresas a través de la inversión en 'equity'. En el caso de BStartup Banco Sabadell, por ejemplo, el importe medio de las inversiones se sitúa en 100.000 euros e invierte en todo tipo de compañías innovadoras y tecnológicas. “Somos agnósticos en cuanto al sector, pero son empresas fundamentalmente digitales”, reconoce la entidad que, si bien cuenta también con una ventana dirigida al sector salud, donde se nota “mucho talento y potencial”.

“Desde el principio contamos con tres líneas de actuación: banca para startups, inversión e innovación colaborativa. Creo que la consolidación de un servicio de estas características nos da un orden de magnitud del nivel de madurez del ecosistema emprendedor: los servicios especializados van apareciendo según el ecosistema se va consolidando”, añade Pérez.

Fotografía de Marius Ciocirlan en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up