movi-image-empresas-modelos-hibridos-trabajo-1
Envíanos sugerencias
Socios y Empleados
4 min de tu tiempo

El 80% de las empresas adoptará modelos híbridos de trabajo

05/08/2020

La mitad de los espacios de coworking tiene reservado tan solo el 30% de las plazas disponibles, según ProWorkSpaces

Espacios abiertos, zonas compartidas y rotación de puestos. Son tres de las principales características de los espacios de trabajo flexibles, las que han hecho triunfar a esta modalidad y las que ahora, tras la situación generada por la crisis de la COVID-19, podrían ponerla en peligro. A pesar de ello, el coworking sigue y seguirá siendo una alternativa a las oficinas tradicionales para los empresarios, trabajadores, freelances y autónomos. Aunque, está por ver si se mantienen las cifras de ocupación de más del 75% registradas en 2019 en más de siete de cada diez gestores de estos espacios, según el estudio 'Espacios Flexibles en España' realizado por ProworkSpaces, la patronal del sector. 

Puede interesarte: El ‘coworking’ tras la tempestad

Los efectos de la crisis sanitaria van a cambiar la forma de trabajar de muchas organizaciones. En este sentido, el 80% de las empresas va a adoptar modelos híbridos de trabajo, es decir, combinar oficina, teletrabajo y coworking y, en concreto, el 26% de ellas va a optar únicamente por las dos últimas opciones. Esta idea de no mantener un lugar fijo a la hora de trabajar parece tener más peso en las compañías de más de 100 empleados, ya que la han escogido cerca del 95%. En las que tienen de 10 a 100 trabajadores, el porcentaje es de un 79% y la cifra cae hasta el 63% para las de menor tamaño, según la encuesta sobre el impacto de la COVID-19 en las organizaciones realizada por Impact Hub. Actualmente, el Gobierno ya está trabajando en una Ley de Trabajo a Distancia para proteger tanto al empresario como al trabajador y regular determinados aspectos como la desconexión digital y el cumplimiento de la jornada laboral.  

Puede interesarte: Medios, objetivos y desconexión: las claves para implementar el teletrabajo

En este contexto, la flexibilidad en el uso de los espacios de trabajo se posiciona como una necesidad a futuro para casi el 90% de las empresas encuestadas. De ellos, más de la mitad se decanta por espacios abiertos para sesiones limitadas de trabajo y por oficinas virtuales, mientras que el resto considera prioritarios los espacios privados con uso flexible para el equipo, combinado con el teletrabajo.

Las previsiones de reservas se reducen hasta un 70%

Estos datos apuntan hacia una intención de apostar, cada vez más, por un abanico más amplio en cuanto a modelos de trabajo. A pesar de ello, y teniendo en cuenta que la COVID-19 sigue causando estragos por todo el mundo, las reservas de estos espacios todavía no son elevadas. En concreto, en casi siete de cada diez casos, las solicitudes para puestos de coworking fix y flex, es decir, con un asiento fijo o variable, se han reducido entre un 30 y un 70%. Desde Utopicus, empresa de gestión de espacios flexibles, su CEO Rafael de Ramón confirma que los leads que están recibiendo han aumentado con respecto a marzo y a abril, pero que todavía están lejos de las peticiones recibidas antes de la pandemia. Por otro lado, cerca del 23% de los encuestados afirma estar recibiendo las mismas solicitudes, según el estudio ‘La nueva normalidad del coworking. Impacto del COVID-19’ que han realizado desde ProWorkSpaces para ver el impacto que ha tenido la pandemia en este ámbito hasta el 31 de mayo.

Situación similar es la que se encuentran los gestores de oficinas virtuales, ya que casi el 60% ha visto reducido el número de solicitudes respecto a un periodo habitual. De hecho, un 50% tan solo tiene reservadas el 30% de las plazas. Por el contrario, casi un 23% ha recibido más peticiones para alquilar los espacios y el 18% restante las mantiene iguales.

Puede interesarte: ¿El fin de las grandes y superpobladas oficinas?

Con todo ello, la mitad de las empresas considera que su facturación para los próximos seis meses será entre un 10 y un 30% inferior respecto a las mismas fechas en otros meses. Casi uno de cada diez se muestra más optimista y considera que se mantendrá igual y más de un 27% va más allá y apunta a que va a facturar más. A pesar de ello, parece que los precios se van a ver influidos a la baja, ya que el 52% va a reducir las tarifas, el 46% las va a mantener iguales y tanto solo un 2% las va a incrementar en hasta un 10%.

Así fue su situación durante la crisis sanitaria

El acceso a estos lugares de trabajo también ha sufrido modificaciones y restricciones durante el estado de alarma. De nuevo, según los datos obtenidos en la encuesta con fecha de finalización el 31 de mayo, un 22,5% de los encuestados afirmó haber reducido el acceso a usuarios y coworkers fijos. Además, se estableció el acceso recomendado con mascarilla y las visitas con cita previa en un 17,5% en ambos casos. De esta manera, en más de un 35% de los sucesos, la asistencia de usuarios ha quedado reducida a menos del 10% respecto a la ocupación habitual. En apenas el 3% de los espacios ha acudido la mitad de los usuarios.

Puede interesarte: Cómo proteger tu entorno del coronavirus

A esto se añade que más de nueve de cada diez confirma que su facturación de mayo respecto a la de un mes usual fue inferior entre un 10 y un 70%. A pesar de ello, los ERTE y los ERES, no se han posicionado como una medida singular, ya que se ha aplicado en dos de cada diez casos en el primer modelo y en uno de cada diez casos para el segundo.

Para la recuperación de su negocio, el 40,6% de las empresas encuestadas por Impact Hub confirma que es importante fortalecer el networking, una práctica que se refuerza con estos espacios de trabajo abiertos y flexibles, por los que pasan diversas empresas, pymes y autónomos, pudiendo establecer así muchas redes de contacto. 

-Categorías y etiquetas-
up