movi-image-bones-verdes-espanoles-energias-renovables-1
Envíanos sugerencias
Sostenibilidad
4 min de tu tiempo

El 79% de los bonos verdes españoles se destinan a energías renovables

22/04/2021

Las finanzas sostenibles se consolidan en España y en Europa. El 45% de los inversores españoles se decanta por los fondos sostenibles frente a aquellos que no lo son apuntalando la tendencia al alza de los productos con criterios ESG

Las inversiones sostenibles son aquellas que se refieren a las inversiones que garantizan un desarrollo más humano, más equilibrado y más próspero para las próximas generaciones. Su popularidad continúa al alza en los mercados de capitales. Durante los últimos cinco años, el 64,4% de los fondos sostenibles ha superado a los fondos tradicionales. 

Este salto coincide con una transformación generalizada en la industria de la gestión de las inversiones europeas, que está experimentando un cambio de tendencia hacia los instrumentos que cumplen con los criterios ESG (Environmental, Social y Governance). Federico Servetto, Director de Estrategia de Clientes de Banco Sabadell, destaca tres vectores que están impulsando este cambio de patrón: las nuevas regulaciones tanto a nivel nacional como europeo, la mejora de ratios en los sistemas financieros hacia productos con criterios ESG y una sociedad progresivamente sensibilizada con el cambio climático

De hecho, los vectores de la recuperación pos-COVID-19 en la Unión Europea (UE) son la transición ecológica y la transformación digital. El Pacto Verde Europeo es uno de los pilares de la actual legislatura comunitaria con la que Europa busca ser el primer continente neutralmente climático en 2050. Para ello, el Fondo de Recuperación Europeo, también conocido como Next Generation EU, blinda las partidas destinadas a generar un crecimiento sostenible. El 30% de las emisiones ligadas a este fondo, que presentan unos 240.000 millones de euros, será en bonos verdes. 

Ya en 2020, la UE marcó un hito emitiendo su primer bono social para financiar el programa SURE contra el desempleo. Su acogida en los mercados marcó un récord histórico siendo la mayor de la zona euro hasta la fecha y duplicando el importe de la emisión, lo que da cuenta del creciente interés de los inversores por estos nuevos instrumentos financieros. 

El informe ‘Invertir de forma sostenible y rentable’ elaborado por ESADE y Banco Sabadell pone de relieve la apuesta por los criterios ESG en un momento en el que “los inversores buscan que sus decisiones tengan impacto sin renunciar a la rentabilidad”. Las últimas cifras avalan que las inversiones que han seguido criterios sostenibles no solo tienen un impacto social y medioambiental positivo, sino que también son rentables. Desde 2015 en Europa, el índice MSCI Europe ESG Leaders ha mostrado un retorno anual de +3,3% superior respecto a su homólogo no- ESG MSCI Europe.

En este sentido, los fondos de inversión se presentan como la mejor alternativa para acoplar la apuesta verde a los beneficios financieros al contar con ventajas sociales, diversificar la cartera y disponer de un acompañamiento periódico sobre la cartera y la situación del mercado.

El auge de las finanzas sostenibles en España 

Según el citado informe, España se encuentra a la cabeza europea en este tipo de inversión, siendo el tercer emisor de bonos verdes del continente, solo por detrás de Francia y Países Bajos. El país emitió durante el primer trimestre de 2020 9.000 millones de euros en bonos sostenibles, un 97% más que durante el mismo periodo del año anterior, lo que supone el 12,6% de toda la financiación sostenible europea. 

El Observatorio Español de la Financiación Sostenible (OFISO) estima en su informe anual que durante 2020 se alcanzaron en el país los 33.026 millones de euros en financiación sostenible, suponiendo un aumento de volumen del 45% con respecto a 2019. Además, a día de hoy, el 45% de los inversores españoles afirma decantarse por los fondos sostenibles frente a aquellos que no lo son, lo que representa un incremento de siete puntos comparado con los niveles de 2018.

El ‘boom’ de los bonos verdes ligados a la energía renovable 

En 2008, el Banco Mundial emitió su primer bono verde a través de una iniciativa, desde entonces, imparable y que tenía y sigue teniendo como objetivo vincular las inversiones con la sostenibilidad del planeta. 

El informe ‘El papel de las finanzas sostenibles en el sector de la energía’ elaborado por Deloitte recoge que el 79% de los fondos de bonos verdes emitidos en España en 2020 estuvo destinado a actividades relacionadas con las energías renovables y la eficiencia energética. 

El sector está experimentando un gran cambio en el desarrollo de energías renovables, de eficiencia energética o de creación de tecnologías relacionadas con la captura de carbono o almacenamiento de la energía. En este momento coyuntural de transición energética, se estima que esta transformación tenga también un impacto directo sobre los modelos productivos. Naciones Unidas estima que el desarrollo sostenible puede generar 12 billones de dólares en oportunidades de mercado a través de inversiones y crear 380 millones de puestos de trabajo en el mundo. 

Puede interesarte: El papel de los inversores en la descarbonización de las economías mundiales

Además, el documento concluye que la crisis sanitaria de la COVID-19 ha puesto de evidencia que las inversiones sostenibles se posicionan como “una palanca resiliente” ante situaciones de volatilidad y estrés en los mercados aportando un mayor rendimiento. 

 

Fotografía de Pixabay en Pexels
-Categorías y etiquetas-
up