movi-image-inversores-espanoles-fondos-inversion-1
Envíanos sugerencias
Ahorro e Inversiones
3 min de tu tiempo

El 45% de los inversores apuesta por la sostenibilidad

Wed Nov 11 13:57:36 CET 2020

Los fondos con criterios sostenibles han sido especialmente resilientes a la crisis sanitaria y, en los últimos dos años, han aumentado en un 10% sus inversores. La mentalidad de los inversores está cambiando y están cada vez más comprometidos con las causas sociales y ambientales.

La inversión en fondos sostenibles ha crecido en los últimos años a medida que los inversores han aumentado su interés por contribuir a generar una sociedad más comprometida con el medio ambiente. Las personas son cada vez más conscientes de las elecciones que toman: desde los establecimientos en los que compran, hasta los productos que comen. Esta tendencia ha calado también a la hora de invertir, hasta el punto de que, en 2020, el porcentaje de inversores españoles que se han decantado por fondos de inversión sostenibles se sitúa en el 45%, lo que supone un crecimiento del 10% respecto a los últimos dos años, según los datos del ‘Estudio Global de Inversión 2020’ realizado por Schroders.

Al comparar la cifra a nivel global, se observa que el crecimiento en la inversión en fondos sostenibles en España ha sido el doble que en el resto del mundo, donde este tipo de inversiones han crecido un 5% en los últimos dos años. En cualquier caso, se trata de una tendencia imparable. Para Isabel Garro, socia fundadora y CEO de 3A4B, “va a ser imposible entender las inversiones del futuro como algo desligado de los efectos y los impactos que estamos generando en nuestro entorno”, según comenta en el Podcast de Banco Sabadell.

 

El perfil del inversor sostenible

No cabe duda de que se está produciendo un cambio de mentalidad hacia un mayor respeto y una mayor consideración por las causas sociales y sostenibles que ha llegado al campo de las finanzas. “Tenemos que ser capaces de invertir en aquellas áreas que nos hagan perdurar no solo el día de mañana sino en el largo plazo”, explica Garro. Se trata de una tendencia que se está incentivando desde el ámbito institucional, por ejemplo, a través del Fondo de Recuperación Europeo aprobado por la Unión Europea (UE) y entre cuyos objetivos principales se encuentra la transición energética y la sostenibilidad; pero también por la esfera privada, con iniciativas de toda índole, como los denominados Los Principios de Banca Responsable, el primer marco de referencia global que define el papel y las responsabilidades del sector bancario para garantizar un futuro sostenible, y que, además, están alineados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y el Acuerdo de París.

En España, la mayoría de los inversores apuesta por fondos que no comprometan sus creencias, hasta el punto de que el 76% de las personas asegura que no invertiría en contra de sus convicciones personales. Un porcentaje que alcanza el 77% en el panorama global. 

Sin embargo, se debe tener en cuenta que esta tendencia varía según el nivel de conocimiento de inversión, ya que los que se consideran con un nivel experto o avanzado presentan más probabilidades de invertir contra sus principios si la rentabilidad es mayor, concretamente, un 32% en comparación con el 21% de los que tienen un nivel intermedio y el 15% de los principiantes. A nivel mundial, este porcentaje se reduce hasta el 29% en los inversores con un nivel de conocimiento ‘experto’, al 20% en los de nivel intermedio y, sin embargo, aumenta hasta el 18% en los de nivel básico o principiantes.

Puede interesarte: Las inversiones de impacto, qué son y cómo sacarles partido

En este sentido, la edad también juega un papel decisivo a la hora de invertir o no en contra de los principios personales. Y es que, según el citado informe, las generaciones mayores tienen menos probabilidad de invertir en contra de sus valores y convicciones personales. Concretamente, solo un 16% de los encuestados pertenecientes a la generación Silenciosa (los mayores de 71 años) lo haría, mientras que, en el extremo contrario, un 25% de los millennials (entre 18 y 37 años) afirma que sí iría en contra de sus principios a la hora de invertir. 

Otro aspecto analizado es el grado de importancia que otorgan los inversores a la información adecuada y el fácil acceso a ella en cuanto a la sostenibilidad de un fondo (todos aquellos que cuenten con los criterios ESG (siglas en inglés de ambiental, social y buen gobierno). En este sentido, el 34% de los encuestados afirma que con la declaración del proveedor de los productos de inversión asegurando su carácter sostenible es suficiente para confirmar que un fondo es sostenible. El 33% necesita la confirmación de la sostenibilidad de la inversión por parte de un tercero independiente, el 26% necesita actualizaciones periódicas enviadas por parte del proveedor de los productos de inversión y el 7% no necesita ningún tipo de información.

¿Está la sostenibilidad reñida con la rentabilidad?

Estudios recientes han demostrado que tener en cuenta criterios medioambientales, sociales y de buen gobierno corporativo no solo no mengua los rendimientos sino que los aumenta. Los retornos ofrecidos por fondos que invierten con una vocación ecológica pueden superar el 10% anual. 

Puede interesarte: La rentabilidad de la Inversión Socialmente Responsable

En este sentido, el 34% de las personas encuestadas en el estudio afirma que invierte en ellos porque es más probable que ofrezcan rentabilidades más altas mientras que el 28% argumenta que los elige por sus convicciones sociales. 

Fotografía de Noah Buscher en Unsplash
-Temas relacionados-
up