movi-image-dropshipping-comercio-onlin
Envíanos sugerencias
Transformación digital
4 min de tu tiempo

Dropshipping: ¿Oportunidad para lanzarse al comercio online?

Thu Jun 11 11:52:25 CEST 2020

Ventajas e inconvenientes de esta modalidad de negocio en la que no hay que disponer de un almacén propio, pero es necesario contar con proveedores de confianza

Las empresas de logística y transporte han experimentado un crecimiento del 50% en los envíos procedentes del comercio electrónico respecto a los niveles anteriores a la declaración del estado de alarma. Este fuerte impulso se sitúa al mismo nivel que los picos que se alcanzan durante fechas claves como el Black Friday. Son datos de la Organización Empresarial de Logística y Transporte (UNO), que además demuestran cómo el comercio online ha ido creciendo durante el periodo de confinamiento: durante las primeras semanas, el incremento fue de un 12%, luego alcanzó un 20% y ya ha llegado a duplicarse.

El comercio online ya estaba de moda antes de la crisis de la COVID-19: en el segundo semestre de 2019 alcanzó un récord histórico, con casi 12.000 millones de euros de volumen de negocio, según datos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMC). Ahora, en plena desescalada, y con la actividad comercial creciendo cerca de un 50% en el último mes, según los datos de Pulso, la herramienta de Banco Sabadell, todo apunta a que el e-commerce ha dejado de ser una tendencia y tiene un largo recorrido por delante.

La situación derivada de la pandemia ha hecho que muchos empresarios y autónomos hayan tenido que digitalizarse y reinventarse para salvar su negocio. “Llevamos ya años viendo interés en el e-commerce y ahora se está dando la situación de que los comercios están saliendo cada vez más a este entorno, a vender de esa forma”, explica Jordi Pascual, CEO de Paycomet y director de e-commerce de Banco Sabadell, en este Podcast sobre nuevos canales de venta. En este sentido, muchos comerciantes han visto una oportunidad de negocio en el dropshipping.

¿En qué consiste esta modalidad de comercio online?

Como dice la propia traducción del anglicismo, la figura que realiza esta modalidad de comercio electrónico, llamado dropshipper, se encarga de que el producto que el cliente ha encargado a través de su página web ‘caiga en sus manos’. Para ello, tendrá que asociarse con un proveedor que disponga del inventario y que sea el encargado de hacer los trámites para enviárselo a dicho cliente.

 

 

 

 

movi-image-dropshipping

 

 

 


 

Por tanto, la principal diferencia entre el dropshipping y otros modelos de comercio online es que en éste el vendedor no necesita tener un almacén propio con los productos, ya que los va a ir comprando a un tercero, el proveedor, en función de lo que necesite. Tan solo requiere una plataforma digital en la que se muestre el catálogo de todo aquello que ofrece, por lo que la inversión radica en este punto.

Beneficios de apostar por el modelo dropshipping

Como ya hemos adelantado, el capital inicial para crear este negocio de e-commerce es mínimo, ya que únicamente se necesita crear una página web. Eso sí, la inversión que se decida debe aprovecharse bien, creando un site atractivo y que se diferencie del resto de competidores. Además de este beneficio, encontramos los siguientes:

  • No hay que destinar grandes cantidades de dinero para la compra de un inventario: el producto se compra al proveedor una vez que el cliente ha realizado el pedido. Por lo tanto, se elimina el riesgo de tener problemas de stock de difícil salida. 
  • Posibilidad de incluir en el catálogo todos los productos de los proveedores asociados y aumentar así el alcance a un público más heterogéneo.
  • No hay que realizar pedidos de productos que se vayan agotando ni empaquetar envíos.
  • Ubicación flexible, ya que únicamente requiere de conexión a internet y de comunicación con el proveedor.

En definitiva, el dropshipping es un modelo de negocio bastante escalable, ya que como hemos señalado permite ampliar el catálogo sin hacer ningún tipo de inversión. Esto también implica que se pueda experimentar con los productos para ver cuáles funcionan y son más demandados y cuáles no, de manera que ese catálogo se pueda ir variando en función de ello.

Puede interesarte: Las ventajas de digitalizar tu empresa


Desventajas del negocio de un dropshipper

Ante cualquier oportunidad de lanzarse al mercado, no hay que valorar solo los aspectos positivos que genera dicho modelo, sino que hay que hacer un estudio de aquello que va a ser más difícil de lidiar. En el caso del dropshipper hay que destacar lo siguiente:

  • El no disponer de un stock propio es un beneficio. Sin embargo, también puede volverse en tu contra, ya que el proveedor va a nutrir también a otros comerciantes, no solo a ti, por lo que el inventario puede estar cambiando constantemente. 
  • Hay que tener en cuenta que cada proveedor establece un sistema propio en la forma de realizar pedidos, de facturación y de enviarlos.
  • A raíz de esto, puede haber clientes que compren varios artículos de proveedores diferentes. Esto puede implicar que el pedido les llegue por separado y, además, en diferentes fechas.

Los beneficios, sobre todo la poca inversión inicial, lleva a que muchos comerciantes decidan apostar por este modelo. Esto provoca que la competencia aumente y, por tanto, los precios de los productos vayan disminuyendo. En definitiva, puede llegar un momento en el que el margen de ganancia con las ventas sea mínimo.

¿Es buen momento para lanzarse a este modelo de negocio?

Una vez que tenemos los pros y contras, muchos emprendedores pueden haberse decidido por apostar por este modelo de negocio. Sin embargo, queda una última pregunta: ¿es buen momento para hacerlo?

Hay que tener en cuenta, que el éxito fundamental del dropshipping consiste en aliarse con buenos proveedores y de confianza. Sin embargo, la mayoría de ellos se encuentran en China, el país donde se inició la COVID-19. Por esa razón, hay que ir siguiendo en primera línea cómo está la situación allí y, sobre todo, si las fábricas operan con normalidad para garantizar el envío a los clientes.

Sin embargo, se puede ir aprovechando este tiempo de desescalada para convertir algunas desventajas o amenazas en oportunidades. Por ejemplo:

  • Al lanzar nuestro negocio a internet nos exponemos a sufrir un ciberataque y a que la seguridad de la empresa se vea reducida. Hay que conocer los riesgos para intentar anticiparnos y saber cómo responder en caso de que se produzca. 
  • Es buen momento para hacer una búsqueda de las estafas que se producen en el modelo del dropshipping para evitar vernos implicados en alguna de ellas. “En el momento en que comprador y vendedor no están cara a cara hay más posibilidades de que haya una operación fraudulenta”, advierte Jordi Pascual. 
  • Estudiar cuál es el nicho de audiencia por el que queremos apostar, el que esté menos poblado o con más oportunidades de ser explotado.
  • Desarrollar la página web (e incluso aplicación móvil), cuidando los detalles, haciendo que sea atractiva, con facilidad a la hora de buscar productos y aplicando estrategias, como puede ser el SEO, para posicionar nuestro negocio de manera orgánica en los buscadores. Hay que recordar que la tienda online es la que va a marcar la diferencia con el resto de plataformas.
  • Crear un buen soporte posventa de atención al cliente. Es posible que algunos clientes tengan dudas sobre los productos, el envío o políticas de devoluciones. Dar respuesta a sus dudas es otro factor que va a diferenciarnos de la competencia. 
Fotografía de Helen Shi en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up