movi-image-diferencias-fein-fiae-1
Envíanos sugerencias
Vivienda
4 min de tu tiempo

Diferencias entre la FEIN y la FiAE

22/11/2021

Después de solicitar una hipoteca, el futuro propietario recibe dos fichas de carácter vinculante con todas las condiciones del préstamo: la FEIN y la FiAE.

Contratar una hipoteca es un trámite que requiere tener en cuenta mucha información. Para que el comprador de la vivienda pueda disponer de la mayor claridad posible, la Ley Hipotecaria establece que los bancos tienen la obligación de llevar a cabo la entrega y la firma de la Ficha Europea de Información Normalizada (FEIN) y la Ficha de Advertencias Estandarizadas (FiAE). Ambos documentos, de carácter vinculante, contienen toda la información necesaria para comprender las condiciones del préstamo hipotecario que se va a contratar.

Sin embargo, con anterioridad, lo primero que elabora la entidad bancaria cuando se pide un préstamo hipotecario es una Ficha de Información Precontractual (FIPRE). Este documento, que no tiene carácter vinculante, incluye las características básicas de la hipoteca, como el tipo de interés que aplica, las vinculaciones y los gastos preparatorios, el tipo de hipoteca o el tipo de moneda a la que se referencia. Con la FIPRE, el cliente puede revisar las condiciones que se le ofrecen e, incluso, compararlas con las de otras hipotecas antes de tomar una decisión definitiva.

Puede interesarte: descubre qué te interesa más, si la hipoteca a tipo fijo o a tipo variable con este simulador

¿Qué es la FEIN?

Es obligatorio que el cliente reciba con al menos 10 días de antelación a la firma de la hipoteca en la notaría, la FEIN y la FiAE, con el objetivo de que pueda estudiar con el tiempo suficiente las condiciones del préstamo.

La FEIN incorpora toda la información detallada sobre el préstamo hipotecario. Está, además, personalizada para cada comprador en función de las condiciones que se negociaron entre el solicitante y el banco.

Está estructurada en torno a 15 apartados en los que se incluye:

  • La identificación del prestamista y las comisiones que percibirá
  • El importe total del préstamo y el plazo de devolución
  • El valor del inmueble y el porcentaje que se va a conceder en el préstamo
  • La periodicidad de los pagos y el número de cuotas de la hipoteca (reflejando el importe de cada una y si va a variar en el futuro y en función de qué)
  • El tipo de interés (si es fijo o variable y, si es este último, a qué índice se referencia)
  • El importe total que se desembolsará incluyendo los intereses

La FEIN, además, detalla qué ocurre si se ejecuta una amortización anticipada (incluyendo las comisiones que se aplican). Asimismo, cita todas las consecuencias legales derivadas de que el cliente incumpla sus compromisos económicos. Finalmente, incluye los derechos que tiene el prestatario, como el derecho de desistimiento y el de portabilidad.

¿Qué información contiene la FiAE?

Junto a la FEIN, se entrega al solicitante de la hipoteca la FiAE, en la que se le informa sobre las cláusulas más delicadas, organizadas también por apartados. Por ejemplo, en el caso de las hipotecas a tipo variable se incluye información sobre el índice de referencia y se explica cómo se formaliza el cálculo de las mensualidades según este indicador.

También se detallan los gastos derivados de la constitución de la hipoteca así como las condiciones bajo las que se puede aplicar la cláusula de vencimiento anticipado. Si se trata de una hipoteca multidivisa, en la FiAE se explica qué moneda se utiliza y cómo puede influir la variación en su cotización con respecto al euro para la fijación de las cuotas.

La ley establece que este documento también debe entregarse a los avalistas del préstamo hipotecario, si los hubiera.

¿Qué hay que hacer después de leer las fichas de la hipoteca?

Una vez se reciben ambas fichas, tiene que ir a la notaría en dos ocasiones. En la primera, con el notario solamente, se comprobará que el cliente conoce sus derechos y sus obligaciones como prestatario y las condiciones del contrato. Con todo ello, se firma el acta notarial de la hipoteca, que el notario envía al banco. Y a partir de ese momento y con, al menos, un día de margen, se podrá fijar la fecha para la segunda visita a la notaría, en la que ya se contará con la presencia de representantes del banco para proceder a la firma de la escritura de compraventa.

Puede interesarte: ¿Qué debe incluir un contrato de compraventa de una vivienda?

En cualquier caso, será clave contar con el asesoramiento de un experto especializado como el de la entidad bancaria que explique al cliente las condiciones del préstamo hipotecario que va a suscribir y que responda cualquier duda que surja a lo largo del proceso.

¿Quieres que un experto te aconseje sobre qué te interesa más sin ningún tipo de compromiso? Déjate asesorar por un especialista.

Fotografía de Marcel Eberle en Unsplash
-Temas relacionados-
up