movi-image-empleo-deuda-publica-fondos-europeos-1
Envíanos sugerencias
Internacionalización y Competencia
4 min de tu tiempo

Cuáles son los retos de la economía para 2021

28/01/2021

La llegada de la vacuna contra la COVID-19 a España ha impregnado de un optimismo moderado las previsiones económicas, pero el país aún tiene por delante importantes retos

El pasado 27 de diciembre se administró la primera vacuna contra la COVID-19 en España. Un hecho que provocó un vuelco en el estado de ánimo de los españoles y un mayor optimismo que se vio reflejado en los mercados y en las previsiones macroeconómicas. El propio Banco de España, en los datos que emitió a principios del pasado mes de diciembre, mejoró sus perspectivas para el crecimiento y el empleo en 2021 y 2022, con una subida del producto interior bruto (PIB) prevista para 2021 de entre el 4,2% y el 8,6%, (por encima de la horquilla del 4,1% y el 7,3% que manejaba anteriormente).

Para este año, la tendencia también se presenta más favorable: la actividad avanzará entre el 3,9% y el 4,8%, frente al rango del 1,9% y el 3,3% que el organismo había avanzado meses antes. No obstante, el Banco de España no espera que la economía española recupere los niveles anteriores a la pandemia hasta mediados de 2023. 

Puede interesarte: Las dos velocidades de la recuperación de la economía española

En este contexto de optimismo moderado, existen variadas predicciones económicas para este año que acaba de comenzar y que dependerán, en gran medida, del ritmo de vacunación y del impacto del Fondo de Recuperación Europeo, entre otros factores. La opinión de los expertos sitúa el inicio del camino hacia la recuperación a mediados de 2021. Así lo refleja, por ejemplo, el informe de ‘Perspectivas Macroeconómicas 2021’ del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB), que también advierte de que España ha resultado el país “más golpeado por la pandemia en términos económicos”. 

Puede interesarte: Los vectores de transformación del Fondo de Recuperación Europeo


Proteger el mercado laboral

La pandemia ha tenido un fuerte impacto sobre el empleo y las previsiones apuntan a que durante el 2021 no se producirá un crecimiento tan intenso en la creación de empleo (estimado en un +2,9%), entre otras razones, porque los trabajadores en ERTE que vuelvan a la actividad no se verán registrados como aumento de la ocupación y las empresas están operando por debajo de su actividad productiva, según señala el Instituto de Estudios Económicos (IEE).

El IEB sitúa al empleo como uno de los aspectos más importantes de la recuperación, cuya clave será “que no se destruyan puestos de trabajo de manera estructural”. En esta misma línea, el IEE advierte de que la crisis puede tener un efecto más duradero sobre el mercado laboral, tanto por la destrucción de parte del tejido productivo como por las rigideces de la normativa laboral y la baja cualificación de los trabajadores más afectados por esta, que harían que la tasa de paro continuase aumentando en 2021, en torno a dos puntos porcentuales con respecto a la registrada en el periodo anterior, situándose en niveles cercanos al 19%. 

El impulso monetario y fiscal

Cabe destacar que la recuperación prevista para 2021 contará con el apoyo de las políticas macroeconómicas de los Gobiernos y los bancos centrales. Tanto la Reserva Federal de EE.UU., como el Banco Central Europeo (BCE), han señalado que los tipos de interés se mantendrán en niveles históricamente bajos y que continuarán comprando activos monetarios. “La política monetaria llevada a cabo por los principales bancos centrales se mantendrá en términos ultraexpansivos y respaldará una provisión de liquidez que garantice que los recursos financieros sean suficientes para satisfacer las necesidades de la actividad productiva y el endeudamiento público, minimizando, a su vez, el riesgo de insolvencia”, según el IEE.

Puede interesarte: Deflación o inflación: ¿hacia dónde camina la economía mundial en 2021?


Deuda pública e inversión

En este contexto, uno de los principales retos de la economía española de cara a 2021 es que los niveles de deuda y déficit no se incrementen con la misma intensidad que en 2020. Según el Ministerio de Hacienda, el déficit público cerró 2020 en el 11,3% del PIB, el dato más negativo en la historia del país, solo comparable con el 11,28% registrado en 2009. El IEE estima que en 2021 este indicador seguirá en niveles elevados hasta el 9,5%, condicionado por los aumentos estructurales del gasto de los últimos años. 

Otro de los retos a los que debe hacer frente la economía española es llevar a cabo un aprovechamiento adecuado de los fondos provenientes de la Unión Europea. Para el IEE, un retraso en la llegada de los fondos o un uso inadecuado de los mismos tendrá un impacto negativo en las previsiones de crecimiento. Además, señala la importancia de evitar la adopción de políticas y medidas que sean un obstáculo para la recuperación de la actividad, o que dificulten aún más la supervivencia de las empresas viables, puesto que comprometería el crecimiento de 2021 y de los años venideros.

Puede interesarte: Descubre las claves del Fondo de Recuperación Europeo 

Fotografía de Alessio Lin en Unsplash
-Temas relacionados-
up