movi-image-gastos-hipoteca-quien-pagarlos-1
Envíanos sugerencias
Vivienda
4 min de tu tiempo

Cuáles son los gastos que tiene una hipoteca y quién se encarga de pagarlos

Thu Oct 21 11:43:05 CEST 2021

La nueva Ley Hipotecaria ha aclarado quién debe ocuparse de cada gasto a la hora de contratar una hipoteca para comprar una vivienda. Conocer esta información ayuda al comprador a saber el coste real la operación

Comprar una vivienda implica muchos más gastos además del precio que se concrete con el vendedor. Por eso, hay que tener en cuenta que, en el montante final que habrá que pagar, hay que sumar los impuestos, los gastos administrativos (como los de la notaría), así como los propios que se deriven de la hipoteca, entre los que se encuentran las comisiones acordadas con el banco y la tasación de la vivienda.

Por regla general, las entidades bancarias conceden un máximo del 80% de la tasación que se lleve a cabo. Es decir, que, al menos, es necesario tener ahorrado el 20% del precio de la vivienda para que la operación de compraventa sea factible, a lo que hay que sumar entre un 10% y un 15% adicional para hacer frente a los diferentes gastos citados anteriormente.

Calculadora: descubre cuáles son los gastos asociados a la compra de una vivienda


Los gastos propios de una hipoteca

La contratación de una hipoteca lleva implícitos unos gastos que la entidad financiera cobra al comprador de la vivienda por prestarle el dinero para financiar la operación. Estos gastos son:

  • La comisión de apertura del préstamo hipotecario. Sin embargo, algunas entidades no la cobran en condiciones especiales, como Banco Sabadell al contratar una hipoteca bonificada.
  • Los productos vinculados que pueden servir para bonificar el tipo de interés de la hipoteca, como un seguro de vida o de hogar.
  • Los gastos de cancelación de la hipoteca, que, si no se especifica lo contrario en el contrato, corren a cargo del solicitante.

¿Quién paga los gastos de contratar una hipoteca?

Además de los gastos citados previamente, hay otros de tipo administrativo a los que debe hacer frente el comprador, pero también el banco. La Ley Hipotecaria aclara quién tiene que ocuparse de abonar cada uno de ellos.

El cliente está obligado a hacerse cargo de:

  • Los gastos de tasación
  • Los aranceles notariales que correspondan, por ejemplo, si se quiere una copia de la escritura de la hipoteca

La entidad financiera hará frente a los costes de:

  • La gestoría
  • La notaría
  • El impuesto sobre actos jurídicos documentados (AJD) relativo a la firma de la hipoteca

Gastos no relacionados con la hipoteca

Hay que diferenciar entre estos gastos si se trata de una vivienda nueva o de una de segunda mano. En el caso de la primera, se tienen que abonar dos tipos de impuestos: el impuesto sobre el valor añadido (IVA), que es de un 10% sobre el precio final de venta; y el AJD relativo a la firma de la escritura de compraventa, que difiere según cada comunidad autónoma, aunque no suele sobrepasar el 1% del valor de la casa. Para los inmuebles de segunda mano, solo hay que abonar el impuesto sobre transmisiones patrimoniales (ITP), que también varía de una región a otra.

Además, hay que pagar otra serie de gastos (junto a los de gestoría y notaría), entre los que destacan los del Registro de la Propiedad de la escritura de compraventa y de la llamada nota simple, que verifica la titularidad y las cargas del inmueble.

Recomendaciones antes de pedir una hipoteca

Teniendo en cuenta todos los gastos que conlleva comprar una vivienda, más allá del precio del inmueble, es oportuno antes de solicitar una hipoteca tener en cuenta desde una óptica financiera los siguientes elementos:

  • Contar con un colchón financiero previo del 20%, que se debe ampliar al 30% para poder responder ante todos los gastos asociados a la operación.
  • Cumplir con los requisitos que pide el banco previamente a aceptar el préstamo hipotecario, principalmente, en relación al nivel de ingresos.
  • Analizar si la situación financiera personal es estable y si parece que será así en el futuro, ya que el compromiso económico con una hipoteca es a largo plazo.
  • Valorar el recurrir a un asesor profesional, que podrá aconsejar lo que más conviene de acuerdo a cada situación económica particular, y responderá cualquier duda que surja a lo largo del proceso.

¿Quieres que un experto te aconseje sobre qué te interesa más sin ningún tipo de compromiso? Déjate asesorar por un especialista aquí.

Fotografía de Ron Lach en Pexels
-Categorías y etiquetas-
up