movi-image-lainformacion-cotizacion-autonomos-tramos-1
Envíanos sugerencias
Pequeña empresa
4 min de tu tiempo

Cotización de autónomos: Así funcionan los tramos, los ingresos y las cuotas de la nueva propuesta del Gobierno

03/06/2021

La propuesta del Ejecutivo ha generado toda clase de dudas: ¿cómo se configurarán las cotizaciones?, ¿cuántos tramos existirán? Analizamos sus pormenores y sus efectos a largo plazo

El Gobierno ha presentado una propuesta de reforma de las cotizaciones de los autónomos en la que las cuotas oscilan entre los 90 y los 1.220 euros mensuales según el nivel de ingresos. Se trata de una reforma que será progresiva, que podría empezar a aplicarse en 2023 de forma transitoria, ya que sería a partir de 2031 cuando quedarían fijados los 13 tramos de manera definitiva.

Los cuatro primeros tramos de autónomos

Con la nueva norma están recogidos todos los ingresos, incluyendo los menores a 3.000 euros anuales. Hasta esta cifra se establece el primer tramo, donde se plantea una cuota mensual que comience en 200 euros al mes en 2023, y que se reduzca hasta llegar a los 90 euros mensuales en 2031.

En el segundo tramo, que recoge los ingresos comprendidos entre los 3.000 y los 6.000 euros al año, la cuota mensual comenzaría en 215 euros al mes en 2023 y pasaría a los 120 euros mensuales en 2031. El tercer tramo, que incluye los ingresos de entre 6.000 euros a 9.000 euros, requeriría un pago de 230 euros al mes que pasaría a 185 euros en 2031. El cuarto tramo abarca algo más de margen: desde los 9.000 a los 12.600 euros, la cuota ascendería a 245 euros al mes en 2023 y se reduciría a 235 euros en 2031.

Puede interesarte: Cuánto sube la cuota de autónomos en 2021


Tramos con subidas exponenciales

A partir de estos ingresos, las cuotas mensuales comienzan a subir desde su primer planteamiento en 2023 hasta su asentamiento en 2031. En el quinto tramo, que se sitúa entre los 12.600 hasta los 17.000 euros al mes, la cuota comenzaría en 260 euros mensuales y se establecería en 275 euros. El sexto, de 17.000 a 22.000 euros mensuales, pasaría de un pago de 275 euros a uno de 305 euros al mes en 2023 y 2031, respectivamente.

El séptimo tramo, que comprende entre 22.000 y 27.000 euros al mes, comenzaría con una cuota de 290 euros y subiría a 425 euros mensuales en 2031; el octavo, de 27.000 a 32.000 euros, pasaría de 305 euros al mes a un total de 545 euros al mes en 2031.

Tras estos tramos, las subidas son exponenciales y más acusadas. A partir de 32.000 y hasta 37.000 euros anuales de facturación, el pago comenzaría en 320 euros al mes en 2023 y pasaría a 670 euros en 2031. Desde 37.000 a 42.000 euros al año, la cifra inicial de 340 euros al mes pasaría a ser de 800 euros. De 42.000 a 47.000 euros de ingresos al año, se comenzaría en 360 euros y alcanzaría en 2031 los 935 euros mensuales.

Los tramos más altos superan los 1.000 euros al mes de cuota en el establecimiento final. Así, el duodécimo tramo, cuyos ingresos van desde 47.000 a 48.841 euros anuales, comenzaría en 380 euros al mes en la primera fase, y pasaría a 1.075 euros al mes. El décimo tercero, a partir de los 48.841 euros de facturación anual, tendría una cuota de 400 euros al mes que alcanzaría, en el año 2031, los 1.220 euros. Todos estos tramos estarían sujetos, tal y como ha apuntado el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, a la inflación, que podría generar ciertos ajustes.

¿Qué plantea la reforma?

Esta reforma, presentada recientemente por el ministro Escrivá, no estará completa hasta dentro de nueve años, por lo que, desde su inicio en 2023 hasta el año 2031, funcionará una cotización intermedia por tramos que se irá incrementando progresivamente para aquellos que más ingresos obtienen, y que se reducirá por fases en aquellos tramos que no alcancen el salario mínimo interprofesional (SMI).

Uno de los principales cambios planteados es que, con la nueva reforma, los autónomos podrán elegir su base de cotización entre los 13 tramos en previsión de sus rendimientos económicos, y podrán cambiar el tramo hasta seis veces a lo largo del año para ajustarlo de forma real a su facturación. Además, existirá una corrección anual en la que el trabajador por cuenta propia podrá ingresar la diferencia por los tramos si ha cotizado menos de lo correspondiente, y podrá solicitar la devolución en caso de que la cotización realizada haya sido superior, en un trámite del que se hará cargo la Agencia Tributaria.

Puede interesarte: Calendario fiscal para autónomos en 2021

Además, el primer documento emitido señala que los autónomos con rendimientos fiscales inferiores a la base mínima de cotización vigente podrán cotizar, con esa base mínima reconocida, por un periodo máximo de dos años. Los autónomos cuyos rendimientos fiscales por cuenta propia estén por encima de la base mínima del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) cotizarán a su vez por estos ingresos, con una base mínima que se equiparará de forma progresiva a la del Régimen General de la Seguridad Social. 

Las reacciones ante estos cambios

La propuesta del Gobierno, aún en fase de revisión, ha sido definida por el propio Ejecutivo como “un sistema en el que se vaya fijando y buscando cierto equilibrio entre contribución y número de tramos”. Frente a esta nueva perspectiva, las reacciones han sido diversas.

Desde la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE) piden al Gobierno “ser pedagógico” para transmitir que estos nuevos tramos no son “un impuesto”, sino una mirada al futuro: los que cuenten con una cuota mayor, tendrán una pensión de jubilación superior, además de permisos de paternidad y de maternidad.

En la otra cara de la moneda, el presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, ha asegurado que esta propuesta supone “trabajar para el Estado”, ya que, según esta organización, la suma de la cuota y de los impuestos hace que en muchos casos los autónomos paguen más “al Estado de lo que queda para su casa”.

En esta misma línea, Eduardo Abad, presidente de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), ha criticado el plazo de instauración, de nueve años, considerando que existe un sobrecoste en los tramos inferiores. “No vamos a permitir que una persona que está entre los 3.000 y los 6.000 euros anuales tenga que pagar 2.580 euros al año en cuotas”, ha asegurado, tildando de “barbaridad” el pago inicial, de 215 euros al mes de cotización para una persona que ingrese 3.000 euros netos al año.

Desde su posición, instan al Gobierno a establecer un periodo de adaptación más rápido, de “como mucho, tres años”, prestando especial atención al esfuerzo contributivo de los primeros tramos de la tabla, para los que pide el establecimiento de las cuotas de finalización del periodo previstas para 2031 y que, en este caso, son mucho menores.

Puede interesarte: ¿Cómo beneficiarte de las ayudas directas para pymes y autónomos?

Fotografía de Sora Shimazaki en Pexels
-Categorías y etiquetas-
up