movi-image-confianza-compromiso-claves-exito-profesional-1
Envíanos sugerencias
Socios y Empleados
4 min de tu tiempo

Confianza y compromiso: las claves del éxito para el desarrollo profesional

25/05/2021

La situación derivada de la COVID-19 está reconfigurando la cultura del trabajo. Trabajadores y empresas están llamados a emprender un camino de compromiso mutuo, en el que la inclusión y la confianza jugarán un papel clave para el desarrollo profesional

El gigante tecnológico Google comenzó a ‘cocinarse’ en 1998 en el garaje de Susan Wojcicki. La primera mujer empleada de la compañía y su directora de marketing es hoy también CEO de YouTube. 23 años y cinco hijos después, Wojcicki es un claro ejemplo de visión de futuro y de conciliación. La pandemia del coronavirus ha puesto estos factores de nuevo de relieve. El teletrabajo ha modificado las claves de las empresas y de los empleados para mirar al mañana y ha cambiado la mentalidad de buena parte de ellos en el fondo y en las formas. El control mutuo está dejando paso a la confianza.

“El teletrabajo es un cambio que va más allá de lo laboral. Es un cambio transversal. Hay un cambio sociológico muy interesante en la capacidad que tengamos de organizar nuestro tiempo porque las fronteras temporales se han diluido con él”, explica Carlos Royo, profesor de Dirección de Personas y Organizaciones en Esade, en el Podcast de Banco Sabadell. El confinamiento y el trabajo en remoto han eliminado las limitaciones temporales y espaciales que fomentaba la oficina. En este contexto, se ha desarrollado el que para Royo es el activo más preciado para el nuevo mundo laboral pos-COVID-19: la confianza bilateral entre empleados y empresarios.

 

El contacto directo y las relaciones personales juegan un papel determinante a la hora de forjar esta confianza y desarrollar el sentimiento de pertenencia y de compromiso con la empresa, una práctica mucho más complicada de tejer a través de las videollamadas. Sin embargo, este experto estima que “no vamos a ir a una sociedad donde el teletrabajo sea el 100%”. El futuro del mundo laboral pasará por un híbrido. “En las cafeterías se trabajaban temas mucho más trascendentales de lo que creemos. Las culturas de las empresas no las generan las estrategias ni los comunicados corporativos, sino esas conversaciones de café. Ahora es difícil hacerlo a distancia, pero no imposible”, apunta subrayando que la situación actual obligará a las compañías a reconfigurar la forma de comunicación interna

Puede interesarte: ¿Qué reclaman los profesionales tras un año de teletrabajo?

Pero el entorno laboral del futuro vivirá otras metamorfosis que se plasmarán desde la primera fase de aterrizaje en una empresa: la contratación. Porque la crisis actual también está dejando su huella en la forma en la que las compañías valoran a sus trabajadores y priorizan sus cualidades. 

La adaptación y la inclusión serán capacidades cada vez más demandadas ante un mundo globalizado

“Empieza a cambiar la selección de personal en base solo a competencias y a incorporar el concepto de valores, el concepto de actitudes”, detalla Royo. Capacidades como la adaptación y la inclusión serán cada vez más demandas ante un mundo globalizado donde cada vez es más común compartir despacho con personas de diferentes nacionalidades y culturas. Junto a la búsqueda de profesionales con competencias digitales o tecnológicas, también ha aumentado la caza de talento con soft skills (habilidades blandas) y cada vez son más las compañías que valoran actitudes relacionadas con la gestión de las emociones. 

Puede interesarte: De la inteligencia emocional a la gestión de la ansiedad: las ‘soft skills’ más demandadas

En paralelo, comienza a despegar una tendencia, progresivamente popular en los departamentos de recursos humanos, conocida como el ‘employee centricity’. Su objetivo es contemplar y tener en cuenta las diferentes situaciones personales y circunstanciales de cada uno de los trabajadores. La finalidad es crear un ambiente laboral más humanista, que a su vez, repercuta en la productividad de la empresa con empleados que se sienten motivados y valorados. 

Tres cualidades de empleados y empleadores 

Tres cualidades para los trabajadores y para las empresas marcarán el mercado laboral del futuro, según Royo. El desarrollo del pensamiento crítico será un valor añadido de las personas frente a los robots en un momento en el que según el Foro Económico Mundial, la automatización destruirá 85 millones de empleos en 2025. También jugarán un rol determinante su capacidad a la hora de proponer soluciones ante los problemas y su gestión de las emociones. 

El pensamiento crítico, la capacidad para proponer soluciones ante los problemas y la gestión de las emociones marcarán el mercado laboral del futuro, según Royo

"Las interrupciones creadas por la pandemia, como el cambio a gran escala al trabajo en remoto, han exigido nuevos enfoques para la experiencia, el compromiso y la motivación de los empleados, desde la incorporación de nuevos talentos en adelante", explica el informe del Foro Económico Mundial ‘Restableciendo el futuro de Agenda de trabajo: disrupción y renovación en un mundo postCOVID’, que destaca que durante la pandemia se disparó el número de trabajadores que sintieron que sus empresas se preocupaban por ellos. El desafío está, ahora, dice el documento, en mantener estos niveles.

Por su parte, las empresas caminan hacia un estado en el que cuidarán más del bienestar de sus trabajadores. “Hay que pasar de un enfoque transaccional a uno más emocional en el que concebir la empresa con valores emocionales”, señala el profesor de Esade, que incide en la capacidad de inclusión y en la confianza de las firmas hacia sus empleados como las mejores cualidades que pueden ofrecer a la hora de asegurarse resultados y garantizar el compromiso y la confianza de su equipo.

 

Fotografía de Alexander Suhorucov en Pexels
-Categorías y etiquetas-
up