movi-image-complicado-comprar-vivienda-1
Envíanos sugerencias
Vivienda
4 min de tu tiempo

Comprar una vivienda no es complicado, si sabes cómo

Thu Mar 17 13:24:04 CET 2022

Al comprar una casa se debe analizar a fondo el inmueble y elegir la hipoteca que mejor se adapte a las necesidades del futuro propietario.

Comprar una vivienda puede ser un proceso complicado si no se cuenta con toda la información necesaria. Por ello, el futuro propietario debe conocer todos los factores que van a influir en su decisión. Entre las dudas más comunes se encuentran aquellas directamente relacionadas con el tipo de vivienda: ¿vivir en el centro o a las afueras? o ¿es mejor una vivienda de obra nueva o de segunda mano?, pero también con la financiación de la operación: ¿cuándo debo destinar al pago de la hipoteca? o ¿es mejor una hipoteca a tipo fijo o una a tipo variable?

Por ello, contar con el asesoramiento de un especialista hipotecario es imprescindible ya que aportará el conocimiento necesario sobre la situación actual del mercado inmobiliario, las condiciones del préstamo o los requisitos que se solicitarán por parte del banco.

¿Qué debo saber antes de comprar una vivienda?

Antes de tomar la decisión hay que tener en cuenta los aspectos que influyen en el factor más importante: el precio.

  • Ubicación. La zona en la que está localizado el inmueble es uno de los factores más importantes. Por lo general, es más caro adquirir una vivienda situada en el centro de una ciudad que en la periferia. También se deben tener en cuenta los servicios que hay alrededor del inmueble (colegios, supermercados…), así como el estilo de vida del futuro propietario (zonas para practicar deporte, oferta de ocio…). En este punto también es importante analizar la localización con la vista puesta en una posible revalorización del precio a largo plazo.
  • Tipo de vivienda. Es importante conocer las diferencias entre una vivienda de obra nueva y una de segunda mano. La vivienda de obra nueva suele tener un precio mayor que la de segunda mano. No obstante, un inmueble de segunda mano puede requerir reformas, lo que encarece su coste. Además, también existe una importante diferencia en los impuestos. Mientras que en la vivienda de obra nueva se paga el impuesto sobre el valor añadido (IVA), del 10% -salvo en Canarias, que se abona el impuesto general indirecto canario (IGIC), del 6,5%- y el impuesto sobre actos jurídicos documentados (AJD), que oscila entre el 0,5% y el 1,5% según la comunidad autónoma; en las casas de segunda mano hay que pagar el impuesto sobre transmisiones patrimoniales (ITP), que también es de carácter autonómico y varía entre el 6% y el 10%.
  • Situación del inmueble. Al elegir la vivienda que se quiere comprar, hay que solicitar la nota simple en el Registro de la Propiedad para comprobar el estado jurídico en el que se encuentra. Este documento recoge todas las cargas y los gravámenes que soporta el inmueble, así como, si las tuviera, posibles limitaciones a su uso como, por ejemplo, servidumbres o usufructos.

 

¿Cuánto puedo pagar por una vivienda?

La mayoría de las casas que se compran en España se adquieren a través de una hipoteca. Es importante saber que los bancos conceden financiación de hasta el 80% del valor de venta o de tasación de la vivienda. Por tanto, el futuro propietario debe tener ahorrado, al menos, el 20% restante, además de entre un 10% y un 15% para hacer frente al pago de los gastos asociados a la compra del inmueble.

Los expertos recomiendan no destinar más del 30% de los ingresos netos mensuales al pago de la cuota de la hipoteca. En el caso de tener alguna otra deuda como otro préstamo o la letra del coche, este porcentaje puede ascender hasta el 35%.

Es decir que, un comprador cuyo sueldo mensual sea de 1.800 euros puede destinar al pago de la cuota de la hipoteca hasta 540 euros. En caso de que este comprador esté pagando también la letra del coche, el dinero máximo que puede emplear para ambos préstamos es de 630 euros.

Puede interesarte: descubre con este simulador la cuota y el tipo de hipoteca recomendados según tus necesidades

 

¿Qué hipoteca me conviene contratar?

Otro de los factores clave en la compra de una vivienda es elegir qué tipo de hipoteca contratar:

  • Hipoteca a tipo fijo. Las cuotas se mantienen estables durante toda la vida del préstamo. Esta modalidad es recomendable para perfiles más conservadores que no quieren depender de las variaciones del mercado y que prefieren optar por la seguridad de saber que todos los meses pagarán la misma cantidad.
  • Hipoteca a tipo variable. Las cuotas mensuales dependen de dos índices, el diferencial, que es fijo y lo establece el banco; y el referencial, que en España suele ser el euríbor. Si el euríbor sube o baja, la mensualidad a pagar también lo hace. Esta modalidad la suelen escoger aquellas personas dispuestas a asumir el riesgo de posibles subidas en este índice a cambio de beneficiarse de posibles bajadas.

Además de tener presentes todos estos factores, antes de comprar una casa es recomendable contar con el asesoramiento profesional de un experto, como el de la entidad bancaria, para que responda cualquier duda que pueda surgir durante el proceso.

¿Quieres que un experto te aconseje sin ningún compromiso? Déjate asesorar por un especialista.

Calcula tu hipoteca
Descubre la cuota, los gastos y cuánto te financiamos.
CALCULAR
Fotografía de Артур Вагапов en Pexels
-Temas relacionados-
up