movi-image-mercado-laboral-2030-1
Envíanos sugerencias
Socios y Empleados
4 min de tu tiempo

¿Cómo será el mercado laboral de 2030?

13/04/2021

La pandemia alterará el modelo productivo de la próxima década con un incremento del trabajo digital. A finales de esta década, 4,6 millones de españoles serían desplazados por la automatización ocupando otro tipo de trabajos

El coronavirus ha acelerado la tendencia hacia un mundo laboral más digital en la próxima década. Es la principal conclusión del informe ‘El futuro del trabajo tras la pandemia de la COVID-19’, elaborado por McKinsey Global Institute. El documento revela que el mercado laboral de 2030 destacará por el teletrabajo, la digitalización y la automatización. Además, aquellas áreas que requieren de la cercanía física para desarrollarse tendrán consecuencias que permanecerán más allá de la crisis sanitaria.

Todos estos cambios provocarán una transformación del modelo productivo español. La pandemia supondrá un aumento del 7% de trabajadores -con respecto a lo previsto antes del estallido de la COVID-19- obligados a cambiar sus puestos laborales en la próxima década. Una cifra que, sin embargo, se sitúa muy por debajo del 28% que prevé Estados Unidos (EE.UU.). 

El sector de los cuidados liderará el aumento de la demanda con un 1,5% más de puestos solicitados, seguido de los profesionales del sector sanitario con un incremento del 1%, y de los especialistas en ciencia, tecnología, ingeniería o matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés) con el 0,9%. En contrapartida, los empleos relacionados con la industria alimentaria verán reducir sus ocupaciones en un -1,6%. Le sigue el trabajo en oficinas con un descenso del -1,4% y aquellos destinados a la producción con un -0,9%. Con todo ello, McKinsey Global Institute estima que se producirá un aumento generalizado de los salarios, ya que los nuevos perfiles demandados requerirán de altas competencias

Puede interesarte: Estos son los empleos más demandados en esta nueva realidad

España es el país que más ha visto aumentar las compras online a raíz de la pandemia. El e-commerce creció en el país un 0,6% entre 2015 y 2019. Y se disparó en un 2,8% entre 2019 y 2020, aumento acentuado con la situación derivada de la pandemia. Por ello, el informe citado pronostica una subida de los trabajos destinados a la logística, a la distribución y a la entrega de los pedidos en línea. Como ocurrió a nivel global, tras la llegada de la COVID-19, España también experimentó un aumento de la telemedicina, del entretenimiento virtual y de la banca online.

A pesar de esta transformación tecnológica, España está a la cola del teletrabajo: en 2030, solo el 18% de los ciudadanos podrá desempeñar sus tareas de forma remota. Cabe destacar que, actualmente, 2,85 millones de trabajadores españoles desarrollan su actividad profesional desde el hogar, aunque sea de manera ocasional. Según los datos de Adecco, esta cifra supone un crecimiento del 74,2% respecto a 2019. Sin embargo, la media española se sitúa en el 14,5%, muy por debajo de otros países de la Unión Europea como Suecia (40,9%) o Países Bajos (40,1%). Además, según McKinsey Global Institute, en el escenario pos-COVID-19, 4,6 millones de españoles serían desplazados por la automatización, 500.000 más de lo previsto antes de la pandemia.

Por último, estos cambios estructurales en los modelos productivos hacia la ‘telenormalidad’ tendrán, también, un impacto geográfico frenando la emigración a las grandes ciudades. El informe destaca la reducción de lugares de residencias en urbes como Madrid y Barcelona y la apuesta por otras más pequeñas como Salamanca y Granada.

Escenario global

El citado estudio analiza la situación de ocho economías con un mercado laboral heterogéneo: China, Francia, Alemania, India, Japón, España, el Reino Unido y EE.UU. Recoge que, tras la pandemia, entre el 20% y el 25% de los trabajadores de estos países trabajarán de forma remota, al menos tres días a la semana. Asimismo, estima que el e-commerce se multiplicará por entre dos y cinco veces debido a la consolidación de las plataformas digitales. Y augura, además, un gran ascenso de la automatización, la robótica y la inteligencia artificial en la próxima década. 

Entre el 20% y el 25% de los trabajadores de algunos países trabajarán de forma remota, al menos tres días a la semana

La COVID-19 ha impactado con fuerza en el mercado laboral global. Las consecuencias a corto plazo son palpables: millones de personas en todo el mundo han perdido su trabajo o se han visto obligadas a trasladar las oficinas a sus hogares. Otros sectores en primera línea, como el sanitario o el de mercancías, han tenido que adoptar sus protocolos para reducir la transmisión y los contagios del virus.

Son precisamente estos campos que requieren una mayor proximidad física los que han vivido de cerca las mayores consecuencias y los que verán los mayores cambios en la próxima década. El informe recoge que el sector del ocio y el de la restauración, el del trabajo en oficinas, el sanitario, el del retail, el de producción y el de cuidados serán los más afectados por la pandemia a corto y largo plazo. 

Puede interesarte: Los sectores más reforzados por la crisis después de un año de pandemia

Por ello, McKinsey Global Institute pronostica un fuerte auge del comercio digital y de la delivery economy, lo que conllevaría a una reducción global de puestos de trabajo que tradicionalmente cuentan con bajos salarios, como es el caso de los restaurantes o las tiendas físicas. A su vez, se producirá un aumento de los puestos destinados a la distribución y entregas de los pedidos online. Además, se consolidará la tendencia que muchas empresas ya han comenzado hacia la automatización de sus puestos para incorporar robots en sus fábricas de producción o en áreas de autoservicio, que reducen los contactos personales. 

Con todos estos factores impulsando esta transición laboral, el estudio estima que 100 millones de trabajadores de estos ocho países, que representan cerca de la mitad de la población global y el 62% del producto interior bruto (PIB) mundial, tendrán que cambiar su empleo en 2030, un 12% por encima de lo estimado antes de la irrupción del coronavirus. Las personas sin título académico, las mujeres, las minorías étnicas y los jóvenes serán los colectivos más afectados. En Francia, Alemania y España la transición laboral impulsada por la COVID-19 afectará un 3,9% más a mujeres que a hombres. 

Fotografía de MART PRODUCTION en Pexels
-Categorías y etiquetas-
up