movi-image-como-seleccionar-seguro-vida-1
Envíanos sugerencias
Vivienda
4 min de tu tiempo

Cómo seleccionar un buen seguro de vida

12/05/2021

Entender qué es lo que se quiere cubrir y definir la cuantía económica son dos de las preguntas clave para escoger la póliza de vida que se adapte mejor a cada cliente

La misión principal de un seguro de vida es la de proteger económicamente al asegurado y a su familia por la pérdida de ingresos que supondría el fallecimiento o la invalidez del asegurado, ya se produzca por enfermedad o por accidente. Tal y como señala José Manuel Veiga, Director de Seguros de Protección de BanSabadell Seguros, un seguro de vida “principalmente aporta la tranquilidad de saber que, pase lo que pase, cualquier familia va a poder mantener su nivel de vida durante unos años, hasta que la situación se estabilice y se pueda organizar en la nueva coyuntura, algo que es especialmente importante cuando la póliza está combinada con un préstamo hipotecario o cuando el aporte económico de uno de los miembros al presupuesto familiar es muy superior”.

“Un seguro de vida aporta la tranquilidad de saber que, pase lo que pase, cualquier familia va a poder mantener su nivel de vida”, Veiga, de BanSabadell Seguros

Para cada perfil de asegurado existe una opción de contratación en cuanto a coberturas y capitales asegurados. Por ejemplo, en los seguros de protección vida, en función de la edad y situación personal, se pueden contratar diferentes coberturas y capitales asegurados, doblando o cuadruplicando la cobertura de invalidez permanente absoluta por accidente, entre otras.

Escoger el producto adecuado

Según los datos de la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (Unespa), en España hay casi 20 millones de personas que cuentan con un seguro de vida. Cada año, la tercera parte de los fallecidos en el país entre los 41 y los 50 años está protegido con una póliza de este tipo. La media anual de inversión es de 600 euros por persona y póliza, una cifra que, aun siendo importante, queda lejos de la media de la Unión Europea, que supera los 1.200 euros per cápita. La mayor parte de los seguros de vida se suele contratar cuando existe una hipoteca, ya que, entre otras garantías, ofrece la protección para poder saldar esa deuda. De acuerdo a Unespa, un seguro de vida promedio en España cubre en torno a cinco años de sueldo íntegro del asegurado. “Ese plazo es el que se estima adecuado para que una familia se recupere económicamente tras la pérdida de uno de sus miembros”, indica Veiga.

“Un seguro de vida que cubra cinco años de sueldo del asegurado puede ser suficiente para que la familia pueda recuperarse económicamente tras su pérdida”, Veiga

Las cifras oficiales afirman que, cada año, cerca de 70.000 familias en España se ven beneficiadas económicamente gracias a un seguro de vida, con una prestación media de 45.000 euros. Anualmente, este tipo de pólizas permite liquidar alrededor de 4.700 hipotecas, superando, de acuerdo al informe de Estamos Seguros titulado 'La fatalidad, en el peor momento. Prestaciones del seguro de vida relacionadas con hipotecas', los 166 millones de euros en total.

A pesar de la importancia y de los beneficios de los seguros de vida, suele haber dos motivos que condicionan su contratación: su aparente complejidad debido al elevado número de cláusulas que incorporan y la cultura de la negación hacia la muerte que profesan muchas personas. Elementos que, aun siendo importantes, deben quedar en un segundo plano ante la principal ventaja que ofrecen: la protección económica de los seres queridos.

Por eso, Veiga recomienda escoger con cuidado aquella póliza que se adapte mejor a las necesidades particulares del tomador, ya que “es muy importante elegir correctamente las coberturas y, sobre todo, el capital asegurado. Se recomienda que el capital asegurado sea como mínimo de tres veces los ingresos anuales de la persona a asegurar”.

Factores a tener en cuenta

Entender la situación económica y familiar presente y futura, escoger las coberturas que se desea que incluya el seguro, analizar si se cuenta en el hogar con personas dependientes económicamente (como, por ejemplo, hijos menores de edad), tener claro quiénes serán los potenciales beneficiarios o comprometerse a destinar una parte del presupuesto anual al abono de la prima. Estas son algunas de las cuestiones clave que cualquier tomador debe plantearse antes de decantarse por un seguro de vida dentro de la amplia oferta que se comercializa en la actualidad.

“No hay una edad mínima para contratarlo, ya que lo primordial es que el seguro se adapte a las necesidades vitales de cada momento”, Veiga

Otro tema clave es el de la edad, aunque, como afirma Veiga, “no hay una edad mínima para contratarlo, ya que lo primordial es que el seguro se adapte a las necesidades vitales de cada momento”. En este sentido, el experto indica que para las personas de hasta 30 años y sin cargas familiares, “puede ser más conveniente contratar un seguro de vida en el que se haga más foco en la garantías de invalidez permanente absoluta, ya que la mayor preocupación de este segmento es la de los costes que podrían sobrevenirles si queda en esta situación, como, la adaptación de la vivienda o el pago de la deuda pendiente de un préstamo”.

A partir de esa franja de edad, el Director de Seguros de Protección de BanSabadell Seguros indica que es más probable que se tengan ya cargas familiares o de índole financiero, como, por ejemplo, una hipoteca, por lo que “es posible que pueda resultar más eficiente disponer de una cobertura más amplia con las garantías de fallecimiento y de invalidez permanente absoluta al mismo nivel y un capital asegurado basado en los ingresos anuales como se ha comentado anteriormente”.

En cualquier caso, Veiga recomienda prudencia antes de elegir un seguro de vida e informarse lo mejor posible. Además, siempre es oportuno buscar asesoramiento profesional, que brinda una ayuda muy útil para escoger el producto más adecuado para cada persona.

 

Fotografia de Juliane Liebermann en Unsplash
-Temas relacionados-
up