planificar finanzas personales
Envíanos sugerencias
Cuenta
4 min de tu tiempo

Cómo planificar las finanzas personales en 2022

31/01/2022

El inicio de año es un buen momento para hacer una revisión de los ingresos y los gastos personales, comprobar sus fortalezas y sus debilidades y establecer un plan que permita disfrutar de una economía saneada

Tener una buena salud financiera significa lograr el bienestar que se alcanza mediante una gestión adecuada de la economía personal y/o familiar que permita cumplir objetivos y afrontar imprevistos. Además, esta planificación de las finanzas aumenta la posibilidad de contar con suficientes ahorros a largo plazo para, por ejemplo, comprar la vivienda deseada. El inicio de año siempre marca una nueva oportunidad para realizar esta revisión de las cuentas.

¿Cómo medir la salud financiera?

Para alcanzar la estabilidad y la seguridad económica hay que poner en práctica la simple ecuación de mantener los gastos por debajo de los ingresos. Los expertos recomiendan aplicar la regla del 50/30/20. Es decir, destinar el 50% de los ingresos mensuales a los gastos fijos con el objetivo de cubrir las necesidades básicas, como la vivienda o la alimentación; el 30% restante, al ocio; y el 20%, al ahorro.

Aplicar la regla del 50/30/20 ayuda a disponer de estabilidad y seguridad económica

 

Para conocer cuál es el estado de la salud financiera personal hay que cuantificar:

Ingresos. Cualquier tipo de entrada de dinero en el hogar: las nóminas, los ingresos derivados de trabajos extras, la renta si se tiene una vivienda en alquiler, el cobro del paro, la pensión, las ayudas o las subvenciones, etc.

Gastos. Todos los desembolsos que se realicen mensualmente (o anualmente dividiéndolos en 12 meses para conocer el gasto mensual). Los gastos hay que diferenciarlos, según:

  • Gastos fijos obligatorios. Aquellos que no se pueden dejar de pagar ni variar su importe tales como la hipoteca o el alquiler de la vivienda, los gastos de la comunidad o la letra del coche.
  • Gastos variables necesarios. Aquellos que se pueden reducir, pero no eliminar. Por ejemplo, los recibos de la electricidad y del gas, la comida o el transporte son desembolsos necesarios para la vida diaria, pero se pueden disminuir. En el contexto actual, en el que el precio de la energía se ha disparado, es aconsejable aplicar algunos hábitos que ayuden a reducir el consumo: revisar el tipo de tarifa que se tiene contratada o usar los electrodomésticos de manera responsable, entre otras cosas.
  • Gastos discrecionales. Aquellos que, en caso de necesidad, se podrían eliminar: las comidas fuera de casa, las suscripciones a plataformas de entretenimiento o la cuota del gimnasio, entre otros.

¿Cómo realizar una correcta planificación de los ingresos y los gastos?

Todas las economías domésticas son susceptibles de una planificación y una organización financiera que permita afrontar los retos económicos futuros y garantizar una vida más tranquila. Para ello es conveniente:

  • Ahorrar y rentabilizar el dinero

Analizar las cuentas para comprobar en qué se gasta el dinero y, de esta manera, saber qué gasto se puede priorizar, reducir o eliminar. Adoptar el hábito de ahorrar es esencial. Pero también lo es saber gestionar esos ahorros. En un entorno de tipos bajos y de aumento de la inflación como el actual, una gestión pasiva de los ahorros puede hacer que la persona pierda poder adquisitivo. Para evitar que esto ocurra, se puede optar por los fondos de inversión. Este vehículo permite maximizar los ahorros de forma diversificada y teniendo en cuenta el perfil de riesgo del inversor.

Calculadora: descubre cuál es el coste de tener tus ahorros parados

 

  • Revisar las deudas

Un exceso de deuda personal limita la capacidad económica. Las personas que saben manejar sus deudas tienen una vida financiera más tranquila ya que no se ven afectadas por los recargos o por los pagos atrasados. Por tanto, ir cancelando las deudas personales hasta hacerlas desaparecer debe ser uno de los primeros objetivos a afrontar. Se puede comenzar ordenándolas y eliminando primero las que venzan a corto plazo y las que supongan más intereses como, por ejemplo, las deudas de tarjetas de crédito o de préstamos al consumo y asumir posteriormente las que supongan un cargo más pequeño. También se pueden ordenar según la tensión psicológica que produzcan de mayor a menor. De esta forma, se podrá llevar a cabo la cancelación, si no total de la deuda, de la inmensa mayoría.

  • Fijar objetivos

Establecer los objetivos financieros que se quieren alcanzar durante un periodo determinado e ir cumpliéndolos. Es preciso que sean objetivos factibles, ya que las metas poco realistas solo desmotivan. Por ello es recomendable aplicar la estrategia denominada SMART, es decir, definir objetivos específicos (specific), medibles (measurable), alcanzables (achievable), relevantes (relevant) y en un tiempo definido (time- oriented).

  • Disponer de un colchón de emergencia

El Banco de España recomienda tener un colchón económico, un dinero ahorrado para hacer frente a cualquier situación inesperada. La recomendación de este organismo es que sea suficiente para cubrir entre tres y seis meses los gastos habituales.

Herramientas digitales de planificación financiera

La digitalización ha supuesto importantes ventajas para llevar a cabo una adecuada planificación de las finanzas personales. La banca digital, por ejemplo, permite optimizar la gestión de la economía de una forma directa, sencilla y gratuita a través del teléfono móvil. Con la app del banco es posible gestionar las operaciones diarias, planificar los gastos mensuales y definir proyectos de ahorro de manera individual o colectiva, entre otros.

Asimismo, la banca online conecta a los usuarios con un gestor que ofrece asesoramiento personalizado teniendo en cuenta los objetivos personales y el perfil de cliente. También informa de las alternativas de inversión con una visión a largo plazo e identifica productos que se adaptan a las necesidades particulares mediante una óptica de gestión activa y profesional del patrimonio.

Calculadora: descubre cuánto ahorra la gente como tú

¿Quieres saber más sobre los beneficios de la banca digital? Crear una cuenta online es rápido, sencillo y sin costes.

 

Nueva Cuenta Online Sabadell
Lo mejor de una cuenta digital y de un banco experto.
SABER MÁS
-Temas relacionados-
up