¿Cómo planificar el ahorro para la jubilación?
Envíanos sugerencias
Jubilación
4 min de tu tiempo

¿Cómo planificar el ahorro para la jubilación?

24/10/2022

Contar con asesoramiento profesional es fundamental para ahorrar para la jubilación y vivir el día de mañana un retiro tranquilo y sin sobresaltos.

El envejecimiento de la población y el incremento en la esperanza de vida lleva a pensar que las prestaciones que recibirán los pensionistas en unos años serán más bajas que las actuales. En este contexto, es necesario planificar la jubilación a través de una estrategia a largo plazo que permita complementar los ingresos tras el retiro y que garantice que no se pierda poder adquisitivo para disfrutar de una vida tranquila y sin sobresaltos. Y el mejor modo de tener éxito en el ahorro para la jubilación es contar con asesoramiento profesional.

Puede interesarte: ¿Ya tienes un plan de pensiones? Traspasa tu plan de pensiones y logra un 6% de incentivo económico

Los planes de pensiones

Entre las alternativas de ahorro para la jubilación, la más popular en España es el plan de pensiones, que ofrece a sus partícipes una serie de ventajas:

  • Ahorro a largo plazo. Gracias al interés compuesto que generan las aportaciones periódicas y a un asesoramiento profesional, es posible poner el dinero a trabajar de manera constante y optar a lograr un ahorro en el largo plazo.
  • Beneficios fiscales. “Los planes de pensiones son los únicos productos del mercado que permiten disfrutar de reducciones fiscales por el importe aportado en la declaración del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) del ejercicio en que se realiza”, explica Esther Pichardo, directora de Ahorro y Pensiones de BanSabadell Vida y Pensiones. Desde el 1 de enero de 2022, una persona puede aportar, como máximo, 1.500 euros al año a su plan de pensiones privado con derecho a deducción en la declaración de la Renta.
  • Disponibilidad. Se trata de productos que se pueden cobrar, además de en la jubilación, en casos excepcionales de invalidez, fallecimiento, dependencia, paro de larga duración y enfermedad grave propia o de un familiar directo. A partir de 2025, se podrán rescatar también las aportaciones con más de 10 años de antigüedad. Estas restricciones “evitan el uso del capital acumulado para la jubilación en otro tipo de gastos”, afirma Pichardo.
  • Flexibilidad. Las aportaciones a los planes de pensiones pueden realizarse de manera periódica o extraordinaria, y se puede invertir según un perfil estático de inversión o de manera dinámica. En esta línea, cabe destacar los planes de pensiones de ciclo de vida, en los que el fondo invertido se va ajustando progresivamente entre posiciones en renta variable y renta fija en función de la fecha prevista de cobro del plan y del perfil de riesgo del ahorrador.
  • Transmisibles a los herederos. Los planes de pensiones también contemplan la posibilidad de legarlos a los herederos y tributarán por rendimientos del trabajo cuando se cobran y no por sucesiones en el momento del fallecimiento, como el resto de productos financieros.

Puede interesarte: Los beneficios de ahorrar con planes de pensiones

Además de los planes de pensiones individuales, existen también los planes de pensiones de empresa (PPE). Se trata de planes que las empresas ponen a disposición de sus empleados para que, de manera voluntaria, tengan un complemento a su pensión cuando se jubilen. En España, el Gobierno ha aprobado la implantación de fondos de pensiones de empleo de titularidad pública y planes de pensiones de empleo simplificados, con el objetivo de impulsar una mayor participación de las empresas y los autónomos y fomentar así los sistemas de previsión social complementarios y el ahorro a largo plazo.

Asimismo, el contexto actual de subida de tipos de interés supone un impulso para los planes de previsión asegurados (PPA), productos con idéntica fiscalidad a los planes de pensiones, pero con una rentabilidad garantizada. Esto los hace idóneos para personas cercanas a su jubilación o de perfil muy conservador, que prefieren la tranquilidad de una rentabilidad garantizada y conocida previamente, a las oscilaciones que presentan los mercados. Existen diferentes modalidades de PPA, con rentabilidad a corto plazo y revisión periódica de tipos; o con rentabilidad garantizada a diferentes años, permitiendo así elegir el plazo que más se adapta a las necesidades de cada persona.

Contar con asesoramiento es clave

El asesoramiento de un profesional, como el del gestor del banco, es fundamental para cualquier persona que desee planificar financieramente su jubilación, ya que es capaz de analizar sus necesidades económicas y su capacidad de ahorro. Con toda esta información, elabora una estrategia de gestión del patrimonio que se va adaptando a los cambios económicos que vive cada partícipe. Gracias a su labor constante aumentan significativamente las posibilidades de que cualquier ahorrador alcance en el futuro los objetivos vitales que se ha marcado en el largo plazo.

Puede interesarte: ¿Qué plan de pensiones contratar según mi edad?

En este sentido, el asesor, gracias a su experiencia y conocimiento, define el perfil de inversión de su cliente que mejor se adapta a su tolerancia al riesgo. A partir de ahí, estudia el mercado para identificar los productos que mejor se ajustan a él. En el caso de los planes de pensiones, por ejemplo, esta información es decisiva para poder decantarse por un plan de pensiones de ciclo de vida, que “además de adaptarse al perfil de riesgo de cada ahorrador, se ajusta también al momento vital en el que se encuentra”, afirma Pichardo. Es decir, a medida que se va acercando la fecha de cobro del plan, reduce el porcentaje en renta variable y aumenta el de renta fija.

Por lo tanto, antes de tomar decisiones sobre la gestión del ahorro, es importante rodearse del mejor asesoramiento profesional posible, como el que ofrece el gestor del banco, que está a plena disposición del cliente para cualquier duda que pueda surgirle.

Fotografía de pasja1000 en Pixabay
-Temas relacionados-
up