movi-image-optimizar-inversion
Envíanos sugerencias
Inversiones
4 min de tu tiempo

Cómo optimizar la inversión en I+D+i

Tue Jun 09 11:38:20 CEST 2020

Consejos para mejorar la financiación y fiscalidad de la innovación

Muchas empresas que trabajan o invierten en Investigación + Desarrollo + innovación ( I+D+i) desconocen que podrían beneficiarse de ayudas o deducciones. Para arrojar luz sobre esto, el Parque Científico-Tecnológico de Almería (PITA) en colaboración con Leyton -empresa de asesoría y servicios- organizó el webinar Tips para optimizar la financiación y fiscalidad de la I+D+i e inversiones tecnológicas.

Las empresas tecnológicas tienen mucho tiempo para innovar, pero poco para gestionar herramientas, según Abel Fernández, partnership manager de Leyton. A ello se une el desconocimiento de las herramientas de financiación y fiscalidad existentes. Acaban perdiendo la fe por la importante carga burocrática y la falta de confianza en las posibilidades de retorno existentes. Todo esto aquí, en España, con un ecosistema emprendedor/inversor aún poco desarrollado pero que, poco a poco, va ganando terreno. 

El ecosistema emprendedor y de las startups está caracterizado por un fuerte componente de innovación. “En su mayoría, las startups son compañías con una fuerte vertiente de I+D tanto en el ámbito de tecnología, como el industrial y el de ciencias de la vida, por lo que se podría decir que la inversión que reciben estas compañías es íntegramente para I+D”, explica Sergio Pérez Merino, director de Venture Capital de Banco Sabadell.

En este contexto, juega un importante papel la financiación a través de Venture Capital, cuyo foco está puesto en la financiación de compañías innovadoras. En 2019, la inversión de este tipo de fondos se mantuvo elevada, con un volumen de 737 millones de euros en un total de 517 operaciones, frente a los 505 millones de 2018. De estas 517 operaciones, la mayoría fueron de fondos privados españoles (362), repartiéndose el resto entre fondos privados internacionales (79) y fondos nacionales públicos (76). 

Puede interesarte: Financiación vía capital riesgo, ¿es el momento?

Además de este tipo de fondos, las propias entidades financieras también han querido invertir en este tipo de empresas innovadoras, ante el crecimiento de este ecosistema en los últimos años en España. Toda esta financiación se ha canalizado a través de diversos vehículos de inversión, mediante Venture Capital para inversiones en capital y venture debt, o en los propios hub de innovación, como Innocells

Pero también hay otro tipo de players. Por ejemplo, la Empresa Nacional de Innovación (ENISA), que promueve la financiación de proyectos empresariales viables e innovadores de pymes españolas, propiciando la diversificación de sus fuentes de financiación. “Concede préstamos participativos, que están entre los préstamos bancarios y el capital riesgo, sin avales ni garantías y con tipos de interés vinculados a resultados”, apunta el partnership manager  de Leyton. “Además, el préstamo no podrá superar los fondos propios de la empresa solicitante, debido a que ENISA es un instrumento de cofinanciación, en ningún caso un lead investor”, añade.

Para emprendedores existen partidas de 25.000- 75.000 euros y 25.000- 300.000 euros, respectivamente. Para ambas categorías en el tramo 1 se aplica un Euribor +3,25% y en el tramo 2, el 3%- 6% según rating. El vencimiento, con un máximo de siete años, y la carencia, con un máximo de cinco años, también son iguales para los dos. Respecto al crecimiento, Enisa concede de 25.000- 1.500.000 de euros, con un primer tramo con el Euribor +3,75% y un segundo con el 3%- 8% según rating. La carencia tiene un máximo de siete años y el vencimiento, de nueve.

El Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) bonifica proyectos de investigación y desarrollo (PID). Se trata de “ayudas a proyectos de I+D destinados a la creación y mejora significativa de procesos productivos o productos que conllevan gastos elegibles -personal (investigadores, técnicos y demás personal auxiliar), colaboraciones externas, material fungible, amortización de equipos u otros gastos generales-. Tienen un presupuesto mínimo de 175.000 euros y una duración de entre 12 a 36 meses”, expone Abel Fernández. El 85% del presupuesto de préstamo es a interés 0, con parte no retornable (subvención). Y de esa parte, es el 33% del préstamo, hay entre 2-3 años de carencia y devolución a 7-10 años. También puede generarse un anticipo del mismo, con avales a considerar. Y es que, como explica el director de Venture Capital de Banco Sabadell, “las startups suelen demandar subvenciones de organismos públicos como el CDTI, como la herramienta para desarrollar su I+D, que combinado con préstamos blandos de Instituciones públicas, tanto españolas como europeas, es su primera elección para financiar su desarrollo de I+D”.

Ayudas para planes de negocio

Aquí, una de las más importantes es la de NEOTEC – CDTI, cuyo plazo finaliza el 30 de junio. Financia la puesta en marcha de nuevos proyectos empresariales con carácter innovador y conlleva subvenciones de hasta el 70% con un importe máximo de 250.000 euros. Se dirige a proyectos de uno o dos años de duración, pero que no tengan más de tres desde su constitución. Se exige un capital social mínimo de 20.000 euros.

En esta misma línea, existe el EIC Accelerator (SME Instrument), el equivalente al Neotec en el ámbito europeo y al que resulta más difícil acceder. Ofrece financiación para pymes previa a la semilla, semilla y etapa inicial, cuenta con subvenciones entre 500.000 y 2.500.000 de euros (TRL, una medida para describir la madurez, de una tecnología, de 6 a 8), una inversión de capital de hasta 15 millones de euros (a partir de TRL 8) y hasta el 90% de la subvención al inicio. 

Fiscalidad

Compañías de este tipo, que dediquen parte de su inversión a actividades de I+D o de innovación tecnológica, cuenta con una serie de deducciones fiscales. ¿Qué situaciones recoge la ley?:

  1. Investigación y desarrollo. Actividades planificadas de aplicación y desarrollo que emplean nuevas técnicas o tecnologías para resolver problemas existentes, como novedad objetiva en el mercado existente. Soluciones técnicas innovadoras o mejoras cuantitativas y medibles a nivel europeo o mundial. Es necesario demostrar el estado de la técnica actual y demostrar las limitaciones que se superan en el proyecto. “Lo que aquí importa es que sea una novedad para el mercado”, explica Abel Fernández.  
  2. Innovación tecnológica. Actividad cuyo resultado sea un avance tecnológico en la obtención de nuevos productos o procesos o mejoras sustanciales de los ya existentes. Se considerarán nuevos aquellos productos o procesos o aplicaciones que, desde el punto de vista tecnológico, difieran sustancialmente de las existentes con anterioridad. “Es una novedad subjetiva, basta con que lo sea para la empresa”, añade.

Deducciones fiscales: 

 

movi-image-deducciones-fiscales


 

Bonificaciones

Por otra parte, como explica el experto de Leyton, existen bonificaciones a la Seguridad Social: en el RD 475/2014 se establece una bonificación del 40% en las aportaciones empresariales a las cuotas de la Seguridad Social por contingencias comunes para el personal investigador. Se pueden beneficiar los trabajadores de los grupos de cotización 1, 2, 3 y 4; con contratos indefinidos, en prácticas o por obra y servicio, y su aplicación es inmediata al momento del alta.

“Se puede conseguir un ahorro anual de unos 3.000 euros por persona, se optimizan los costes de personal, con resultados por encima de EBITDA y se parte de documentación ya existente para justificar los proyectos y redactar las memorias técnicas finales. Además, supone un ahorro directo mes a mes, no vinculado al pago de impuestos, y es compatible con la aplicación de deducciones Fiscales I+D+i con el sello de PYME Innovadora”, explica Fernández. 

Decálogo

Como resumen, Abel Fernández de Leyton expone un decálogo de consejos:

  1. Capitalizar el intangible para mejorar la foto financiera.
  2. Utilizar la rentabilidad que da la fiscalidad, o la financiación que dan las ayudas, como herramientas de negociación para los tickets de inversión.
  3. Si nunca se han aplicado deducciones por I+D+i, resulta muy interesante hacer una revisión.
  4. Deducciones o bonificaciones, menos conocidas que las ayudas pero más eficientes.
  5. Enisa + Bonificaciones: Estrategia inicial.
  6. Previsión de no tener impuestos suficientes para liquidar deducciones, activar bonificaciones durante ese ejercicio, sobre todo si no hay actividad de I+D.
  7. En el caso de proyectos de I+D, evaluar la monetización de las deducciones. 
  8. Los proyectos con ayudas públicas son deducibles igualmente.
  9. Europa es muy atractivo pero también muy competitivo, no centrar todas nuestra opciones en este mercado.
  10. Antes de plantearse una inversión, proyecto o contratación, evaluar las ayudas existentes. 
Fotografía de Kaleidico en Unsplash
-Temas relacionados-
up