Cómo obtener financiación para emprender un negocio
Envíanos sugerencias
Pequeña empresa
4 min de tu tiempo

Cómo obtener financiación para emprender un negocio

Tue May 24 08:26:51 CEST 2022

Una de las principales dificultades para crear una empresa es conseguir el capital necesario para impulsar el proyecto. Existen diversas vías de financiación que permiten iniciar el camino.

Conocer cuáles son las fuentes de financiación para emprendedores y startups es fundamental para que un proyecto salga adelante. Existen distintas opciones entre las que elegir la más adecuada en cada caso, dependiendo de la naturaleza del emprendimiento. Pero, ¿cuáles son las vías principales de financiación para crear una empresa y en qué se diferencian?

  • Financiación bancaria

Más del 80% de las pequeñas y medianas empresas (pymes) españolas recurren a este método para obtener la financiación que necesitan para poner en marcha sus proyectos. Para acceder a un crédito es preciso presentar un modelo de negocio lo más completo y detallado posible. Durante este proceso, es fundamental contar con el asesoramiento del gestor de la entidad bancaria, que puede ayudar al emprendedor a realizar de manera óptima la solicitud.

¿Quieres que un experto te aconseje sin ningún tipo de compromiso sobre qué le conviene más a tu empresa? Déjate asesorar por un especialista.

  • Líneas ICO

El Instituto de Crédito Oficial (ICO) es un organismo público que atiende nuevos proyectos de inversión. La cobertura del aval es para pymes y autónomos y cubre hasta el 80% de la operación. Para las empresas que no reúnan la condición de pyme, hasta el 70% en caso de nuevas operaciones, y el 60% si se trata de operaciones de renovación. Las líneas ICO ofrecen plazos de hasta 20 años y un importe máximo a financiar de hasta 12,5 millones de euros.

  • Incubadoras y aceleradoras de ‘startups’

Son instituciones que ayudan a las startups en su etapa inicial para afianzar su modelo de negocio, su estrategia de captación de clientes y de financiación. Este modelo de financiación es muy común en el sector tecnológico, y normalmente se lleva a cabo en compañías en fase de crecimiento. Además de capital, con esta opción se obtiene un valor añadido a través del asesoramiento. Es el caso, por ejemplo, de BStartup de Banco Sabadell, que apoya a jóvenes proyectos del sector digital y tecnológico en el desarrollo de sus proyectos.

Puede interesarte: Cómo encontrar inversores para una ‘startup’

  • ‘Venture capital’

Son sociedades anónimas que invierten sus recursos financieros en empresas con un elevado potencial de crecimiento. A cambio de un riesgo más elevado que en otras inversiones, la estrategia de los venture capital es la de obtener rentabilidad en un plazo temporal corto para posteriormente desapalancarse. Se trata de un modelo de financiación especialmente indicado para compañías en fase de expansión y de crecimiento, que requieren de un volumen de inversión importante.

  • Fondo europeo Next Generation EU

España recibirá 140.000 millones de euros hasta el año 2026 correspondientes al fondo europeo Next Generation EU. Las claves de las convocatorias y de las licitaciones que se publicarán se encuentran en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), que, entre otros hitos, prevé impulsar el crecimiento de las empresas y, en particular, escalar las startups innovadoras y disruptivas en el ámbito tecnológico. Además de la creación de un fondo de inversión público- privado llamado Next Tech para invertir y apoyar el desarrollo de empresas en tecnologías disruptivas, van a desempeñar un papel fundamental los bancos, cofinanciando las inversiones, canalizando las ayudas y ejerciendo un efecto de amplificación.

Puede interesarte: Banco Sabadell te ayuda a descubrir las claves del fondo europeo Next Generation EU

  • ‘Leasing’

El leasing es un contrato de alquiler con derecho a compra en el que el arrendador cede el uso y el disfrute de un bien al cliente o arrendatario, mediante el pago de unas cuotas periódicas que incluyen el coste de esta cesión más los intereses y los gastos. Dispone de una financiación de hasta el 100% y opción de compra a medio o largo plazo. Puede deducirse fiscalmente la inversión realizada y permite el pago diferido del impuesto sobre el valor añadido (IVA) de la compraventa.

  • ‘Factoring’

Consiste en un contrato a corto plazo mediante el cual una empresa traspasa el servicio de cobro futuro de los créditos y de las facturas existentes a una entidad financiera. El banco paga a la compañía cedente en el momento de hacerse cargo de la operación de cobro y también se encarga de cobrarle al cliente a la fecha de vencimiento del crédito comercial.

Puede interesarte: ¿Qué tipo de financiación se adapta mejor a mi empresa?

  • ‘Crowdfunding’

Se trata de un micromecenazgo, es decir, de una forma de financiación colectiva y colaborativa. Consiste en poner en contacto a los emprendedores que necesitan financiación con diferentes inversores que quieran apostar por la empresa. Son campañas que se realizan a través de Internet en las que se describe el proyecto, la cantidad necesaria, el beneficio que saca el inversor si lo hubiera, etc.

Para elegir el método de financiación más adecuado para cada proyecto, el asesoramiento profesional que presta la entidad bancaria es clave para ayudar a los emprendedores a aclarar sus dudas y escoger entre las alternativas disponibles.

 

¿Quieres saber cómo seguir creciendo?
Somos el banco que tu empresa necesita
Descubre por qué
-Temas relacionados-
up