movi-image-fondo-recuperacion-europeo-pymes-1
Envíanos sugerencias
Pequeña empresa
4 min de tu tiempo

¿Cómo llegará el Fondo de Recuperación Europeo a las pymes?

09/06/2021

La ejecución y la cofinanciación del Fondo de Recuperación Europeo se presentan como los grandes retos para el aterrizaje y el buen empleo de las ayudas por parte de las pymes. El sector bancario se proyecta como un actor determinante de cohesión y de enlace.

En España, las pequeñas y medianas empresas (pymes) suponen el 99,8% de las compañías y ocupan el 66% del empleo total. Con más de ocho millones de trabajadores, las pymes han sido las más expuestas y las más vulnerables ante la crisis derivada de la situación provocada por la COVID-19, pero también son las que presentan una gran oportunidad de transformación y de reactivación gracias a las ayudas del Fondo de Recuperación Europeo, también conocido como Next Generation EU. “Las pymes van a ser las grandes beneficiarias del Plan de Recuperación español”, comentó Manuel de la Rocha, secretario general del Departamento de Asuntos Económicos y G20 en el Gabinete de la Presidencia del Gobierno de España, en el foro ‘Cómo llevar los fondos europeos hasta la última pyme’, organizado por elDiario.es. 

Durante los próximos dos años, España se enfrenta al enorme reto de ejecutar y asignar los cerca de 70.000 millones de euros que le corresponden como parte del Fondo de Recuperación Europeo. Todos los Estados miembros han concluido su proceso de ratificación y las primeras ayudas podrían llegar al país en cuestión de semanas. La Comisión Europea prevé acudir a los mercados para emitir deuda masiva durante este mes de junio.

“El 90% de los españoles trabajan en las pymes y, por tanto, van a beneficiarse de muchas formas”, afirmó de la Rocha, que, a su vez, explicó que todas las licitaciones y las convocatorias para acceder a las ayudas del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) español tendrán espacio para las pequeñas empresas, a las que se insta a formar alianzas y consorcios  para tener “potencial de arrastre”. Además, también podrán formar parte de los proyectos estratégicos para la recuperación y la transformación (PERTE) de la economía española.

Puede interesarte: Los 20 programas tractores de inversión del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de España


La colaboración público- privada será clave

El sector bancario se perfila como un actor clave para cofinanciar las inversiones, canalizar las ayudas y ejercer un efecto de amplificador ante lo que el Ejecutivo central ha descrito como “el plan económico más ambicioso y trascendental de la historia reciente de España”. La banca, explica Carmen Urraca, directora de Fondos Europeos de Banco Sabadell, tiene un “rol sectorial” para cohesionar el tejido productivo y cuenta con un valor añadido de una red de contactos en administraciones, empresas y distribuidores que se anticipa clave para descongestionar las cargas burocráticas.

La banca jugará un papel determinante en la cofinanciación de los proyectos, muchos de los cuales no estarán cubiertos al 100% por el paraguas del PRTR

Uno de los grandes retos que tiene por delante el país es absorber esta cantidad de dinero sin precedentes. Ante este hito de transición y transformación hacia una economía y una sociedad más resilientes, la banca jugará un papel determinante en la cofinanciación de los proyectos, muchos de los cuales no estarán cubiertos al 100% por el paraguas del PRTR. En paralelo, cuenta también con la capacidad tecnológica y técnica necesaria para la canalización de estas ayudas. “La banca tiene un papel primordial en promover la financiación necesaria para completar la inversión en los proyectos y en aprovechar su capilaridad con las pymes para asesorarlas y acercarlas a las ayudas. Es un papel fundamental”, coincide de la Rocha.

De la absorción a la gestión: los retos pendientes

El Gobierno prepara una batería de reformas para ayudar a las pymes a mitigar el impacto que ha dejado la pandemia. Entre ellas, destaca la normativa de creación y crecimiento empresarial, cuyo objetivo es eliminar obstáculos administrativos y financieros a los emprendedores; la ley de morosidad, que quiere reducir el tiempo de los pagos pendientes; y la ley de startups para acelerar la transformación tecnológica. Sin embargo, en el corto plazo, las pymes se enfrentan a su falta de capacidad para presentar proyectos competitivos y con el impacto suficiente frente a las grandes corporaciones. “Tenemos un reto importante en la gestión del diseño, de la ejecución y de la justificación de las ayudas”, afirma José Moisés Martín Carretero, director de Red2Red.

El Gobierno anunció recientemente la creación de un paquete por valor de 11.000 millones de euros de ayudas para las pymes y los autónomos más golpeados por la COVID-19. En torno a 7.000 millones de euros llegarán de forma directa a las pymes. Sin embargo, todavía está pendiente formalizar el procedimiento de reparto de estas ayudas, que tienen como uno de sus grandes desafíos definir cómo alcanzar a los comercios con dimensiones más pequeñas. “Hay un problema y un reto en hacer llegar a través de las administraciones públicas este dinero a las pymes y en que estas sean capaces de generar proyectos de suficiente calidad para tener el impacto que se espera”, apunta Martín Carretero. 

Puede interesarte: Estas son las ayudas que recibirán las pymes y los autónomos


Fomentar la cultura de la digitalización

El PRTR español destinará 4.066 millones de euros para hacer las pymes más digitales y competitivas. Esto supone el 71% de todas las ayudas dirigidas a estas empresas, aunque hasta la fecha los proyectos destinados a la transformación tecnológica continúan sin tener el éxito esperado.

“La pandemia ha dejado muchos proyectos de sostenibilidad y de digitalización en el cajón porque el objetivo primario era subsistir”, Urraca, de Banco Sabadell

Marta Becerra, directora de Asuntos Públicos de la Asociación Española de la Economía Digital (Adigital), lo achaca a una falta de cultura digital en el tejido empresarial. “En las pymes cuesta mucho implementarla porque en muchas ocasiones están en estado de supervivencia y, por tanto, la digitalización queda en segundo plano”, explica. “La pandemia ha dejado muchos proyectos de sostenibilidad y de digitalización en el cajón porque el objetivo primario era subsistir. Este es el momento de ponerlos de nuevo sobre la mesa y de abordar esta reflexión estratégica”, coincide Urraca. 

Para atajar estos obstáculos y consumar el camino hacia la modernización, Becerra insiste en la necesidad de que los directivos capten y fomenten el talento y aboga por que las pymes aúnen ambición con realismo en esta andadura. 

Puede interesarte: Banco Sabadell te ayuda a descubrir las claves del Fondo de Recuperación Europeo

Fotografía de Kampus Production en Pexels
-Categorías y etiquetas-
up