movi-image-20minutos-construir-chimenea-1
Envíanos sugerencias
Vivienda
Solo unos minutos de tu tiempo

Cómo instalar una chimenea en tu casa

Esto es todo lo que tienes que saber si quieres calentar tu vivienda con este elemento

Nieve afuera, una manta en los pies, una bebida caliente y relajarse con la comodidad del sofá y el calor del hogar que proporciona una chimenea. La estampa es idílica y conocida por todos como el plan perfecto para una fría tarde de invierno, pero disfrutada por unos pocos que cuentan con un fogón en su propia vivienda. Pero, ¿sabías que instalar una chimenea en tu vivienda es mucho más sencillo de lo que te imaginas? Además, este elemento es clave si lo que buscas es revalorizar tu vivienda y darle un plus de exclusividad.

“Hoy en día es posible instalar una chimenea en cualquier vivienda, bien sea una casa unifamiliar, un piso o un apartamento, ya que existen diferentes tipos de combustibles que se pueden adaptar a las necesidades de cada cliente. No hay limitaciones técnicas para poder disfrutar del calor de una chimenea”. Así lo asegura Ernesto Martín, de la empresa Chimeneas Biollama, quien deja claro que los únicos límites para tener una de estas fuentes de calor en el salón son los que impone la imaginación.

Las chimeneas, además de actuar como una calefacción, son punto de encuentro en el hogar, porque congregan a los residentes en torno a su calor. Además, son un elemento decorativo y una herramienta para separar espacios, como si de un mueble funcional se tratasen. La variedad de modelos, tipos y tamaños del mercado hacen que haya una chimenea para cada persona.

Puede interesarte: Prepara tu vivienda para el frío


Requisitos y coste de tener una chimenea en casa

Si bien las chimeneas se han ido adaptando a las necesidades de cada hogar, no todas valen para cualquier espacio. Por ejemplo, la clásica chimenea de leña solo puede instalarse en las últimas plantas, bajo cubierta y con el requisito de que exista una cámara de aire en medio.

Este es el caso de viviendas plurifamiliares o comunidades de vecinos, donde “hay que pedir permiso antes de hacer cualquier instalación además de respetar siempre las normativas municipales y el reglamento de edificación”, explica el experto.

Además, para algunos modelos es necesario crear una salida de humos independiente, algo que no siempre se puede conseguir sin alterar la fachada del edificio o si no se reside en la última planta. Pero Ernesto Martín asegura que, aun sin esta instalación, cualquiera puede hacerse con una chimenea: “Para los que no tienen posibilidad de hacer ninguna salida de humos existen las chimeneas de bioetanol, no necesitan ningún tipo de infraestructura ya que no generan humo y no son tóxicas. Algunos modelos se cuelgan en la pared como un cuadro y son muy sencillas de utilizar disfrutando de las llamas de fuego real”.

En definitiva, lo único que se necesita para tener una chimenea son ganas, planificación y un presupuesto que oscila entre los 600 y los casi 4.000€, y cuyo precio medio está en torno a los 1.500€ para una chimenea rústica. Sin olvidar, claro está, el incremento en la factura de luz o la compra de leña.

¿Cuál es tu chimenea ideal?

Aunque la primera imagen que se nos viene a la cabeza cuando pensamos en una chimenea es la típica de leña, existen varios modelos adaptables a las necesidades de cada hogar y aptas para todos los bolsillos.

Para calentar la casa, no hay nada mejor que la de leña, pero no todo son ventajas a la hora de instalar una. La suciedad y la contaminación que provocan las cenizas acumuladas y el gran consumo de leña que requieren, junto con que necesitan de atención constante para evitar que se consuma el fuego, son inconvenientes a tener en cuenta.

Puede interesarte: Cómo aislar térmicamente tu hogar

“Existen varios modelos adaptables a cada hogar y aptas para todos los bolsillos”

Si buscamos una chimenea como sustituta del sistema de calefacción del hogar, podemos optar por una termochimenea para una residencia de dimensiones reducidas o una chimenea con recuperador de calor.

En el caso de no poder instalar una salida de humos, el experto recomienda una chimenea de bioetanol como la mejor opción para tener fuego de verdad. Las emisiones de estas no son perjudiciales y pueden permanecer encendidas hasta 5 horas (aquellas con una capacidad de 1,5 litros).

También se puede optar por las chimeneas simuladas, para las que se necesita crear una embocadura de mármol o piedra, pero teniendo en cuenta que no sirven para calentar un espacio grande. 

Siguiendo el ejemplo europeo, las chimeneas de gas son las más populares por su facilidad de uso, ausencia de humo y eficiencia, además de que son regulables. “Estas son las que están experimentando mayor auge por facilidad de uso. A pesar de que en España hemos tardado más que en el resto de países europeos, cada día son más los clientes que optan por esta alternativa”, afirma Martín. El punto negativo es que requieren de instalación y son hasta diez veces más caras que las de leña.

Y para quienes desean tener un fogón como elemento decorativo, los eléctricos generan calor y proyectan imágenes de fuego con juegos de luces LED. Son seguros y solo se requiere de un enchufe para su funcionamiento.

Hoy en día existen numerosos tipos de chimeneas, por lo que lo único que te separa del confort de una chimenea en tu hogar es elegir la que más se ajuste a tus deseos y necesidades. Porque todos podemos disfrutar de un invierno de película.

Puede interesarte: Guía del ahorro energético

Fotografía de Krystal Black en Unsplash
-Temas relacionados-
up