movi-image-cincodias-hacer-frente-impagos-comerciales-1
Envíanos sugerencias
Inversiones
3 min de tu tiempo

Cómo hacer frente a los impagos comerciales

Wed May 06 16:14:49 CEST 2020

Digitalizar facturas y seguir su recorrido, presentar siempre presupuesto, acudir a una empresa de gestión de cobros o suscribir un seguro de crédito son algunas de las recomendaciones de los expertos

La crisis económica a la que aboca la pandemia causada por el Covid-19 tiene como consecuencia casi inmediata el aumento de los impagos y de los retrasos en los pagos comerciales. Tanto es así que entre las medidas que ya han tomado o creen que se verán obligadas a adoptar las empresas debido a esta crisis, el 20,1% declara la de no pagar a proveedores, arrendadores o suministros, mientras que el 13,7% declara impagos de obligaciones tributarias y el 11,2%, de préstamos financieros, según el Barómetro realizado entre los días 3 y 20 de abril pasados por la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme).

En esta consulta realizada a más de 2.000 pymes, se pone también de manifiesto que el 72,3% de las mismas cree que su compañía va a sufrir un incremento de la morosidad por parte de sus clientes. Y la situación no se presenta favorable ya que “el 45% de la población va a ser muy vulnerable, va a dejar de consumir”, según calcula Gerard Costa, profesor de Esade.

Puede interesarte: ¿Y ahora qué hago con el alquiler de mi negocio?

Ante este escenario, es preciso tener en cuenta algunas recomendaciones que pueden paliar la morosidad y ayudar a afrontar la ola de impagos que se avecina. Aunque, con carácter general, el profesor Gerard Costa señala que la crisis “se puede repetir o alargar y lo mejor será recortar costes, como hicieron en 2008 muchas compañías que al principio sufrieron y luego se recuperaron”.

En el orden práctico, tal y como recomienda José Manuel Veiga, director de Producto de BanSabadell Seguros, las facturas son un factor de primer orden ante retrasos e impagos, tanto para evitarlos como para afrontarlos.

En la sociedad actual se impone su digitalización como garantía de mayor seguridad. Precisamente, la emergencia que el mundo está atravesando “si algo bueno puede traer es llegar a ver las herramientas digitales como una oportunidad”, afirma Xavier Capellades, CEO de Nomo, aplicación digital de gestión dirigida a los autónomos y que permite, entre otros servicios, emitir facturas a través del móvil y de la página web.

Puede interesarte: Escucha la historia de Xavier Capellades, de Nomo, en el Podcast de Banco Sabadell

Capellades anima a los pequeños empresarios a “aprovechar este parón para acelerar cierta transformación, es el momento para analizar cómo ciertas herramientas pueden simplificar su vida y hacerte ahorrar dinero y tiempo”. Nomo ha decidido no cobrar el acceso a nuevos clientes ni la cuota a los que ya lo son en estos días de crisis.

Un momento importante en lo que respecta al riesgo de impago, y más actualmente, es el recorrido de las facturas. Por ello, los gestores recomiendan realizar un seguimiento del recorrido de las mismas, desde la fecha de emisión hasta el envío, la recepción y el cobro, ya que uno de los riesgos mayores de impago se produce precisamente en estos pasos.

Otros medios

Un medio de prevención y de seguridad recomendado por por José Manuel Veiga es anterior al impago o al retraso. “Es necesario que, a la mínima duda, se busque información”, afirma. Si se trata de una empresa hay que empezar por acudir al Registro Mercantil y, si se trata de un particular, al Registro de la Propiedad. Los registros de morosos, como RAI, Asnef o E-Informa, son otra fuente útil.

El Registro Mercantil, de la Propiedad y los de morosos como RAI, Asnef o E-Informa son fuentes útiles para buscar información

Para asegurar mejor el ingreso y solventar dudas un mecanismo procedente es realizar un presupuesto al cliente. Tal y como señala el experto de BanSabadell Seguros, la presentación previa de una relación detallada de costes es considerada por los gestores “una tarea imprescindible” y necesaria en caso de que se produzca después un litigio judicial, ya que así se acredita la existencia de la deuda. Si el receptor de la compra o suministro no pide presupuesto, el empresario tiene razones para desconfiar.

Si la deuda ya se ha producido, un consejo que los expertos no se cansan de ofrecer a los pequeños y medianos empresarios es contar con los servicios de una empresa de gestión de cobros, que de manera profesional intenta cobrar la deuda primero de forma amistosa, renegociando cuotas si es necesario y, más tarde, de forma legal y judicial, liberando al empresario de esa tarea. Desde la Asociación Nacional de Entidades de Gestión de Cobros (Angeco), que agrupa en la actualidad a 53 compañías en toda España, declaran que “a iniciativa propia hemos establecido normas de conducta profesional y las empresas asociadas son compañías altamente profesionalizadas, conscientes de su relevancia económica y comprometidas con el papel social que les corresponde en estos momentos especialmente difíciles”.

Por último, los expertos no dejan de aconsejar a las empresas que suscriban seguros de crédito, instrumentos financieros que permiten proteger las transacciones comerciales a crédito. Este tipo de seguros ofrecen prevención, pues las aseguradoras analizan el riesgo empresarial y la solvencia de los clientes del asegurado, recobro de los créditos impagados e indemnización por las deudas incobrables.

-Temas relacionados-
up