movi-image-garantizar-seguridad-empleados-1
Envíanos sugerencias
Socios y Empleados
3 min de tu tiempo

¿Cómo garantizar la seguridad de los empleados?

Mon May 11 15:38:36 CEST 2020

Las empresas deberán implantar ya cambios en los espacios de trabajo convencionales para mantener la distancia de dos metros entre empleados

¿Recuerdas Peligrosamente unidos, una película de los 90 que se desarrollaba en una cárcel sin barrotes, muros y demás elementos de aislamiento? Los reclusos no pensaban en la fuga por un motivo muy sencillo: portaban un collar que explotaba si se alejaban determinados metros. Y como la realidad siempre supera a la ficción, los trabajadores de Ford han empezado a probar unas pulseras que vibran cuando detectan que están a una distancia menor de dos metros entre ellos, la distancia de seguridad recomendada para evitar la propagación de la COVID-19.

Para poder recuperar la actividad, todas las compañías deberán obedecer estas tres recomendaciones: escalonar horarios, planificar tareas y garantizar la distancia social. Así lo explica una guía de buenas prácticas para las empresas elaborada por el Ministerio de Sanidad, patronales y organizaciones sindicales. Asimismo, el documento señala que las empresas deben modificar, si es necesario y en la medida de lo posible, la disposición del espacio del centro de trabajo para garantizar la distancia de seguridad de dos metros entre los trabajadores, y entre estos y los clientes o público que pueda concurrir en el lugar.

Puede interesarte: ¿El fin de las grandes y superpobladas oficinas?

Muchas firmas que hayan sobrellevado el confinamiento con los empleados teletrabajando desde sus casas, continuarán con este modelo unos meses más, pero la interacción entre personas que se ven y comparten ideas es, en muchas ocasiones, imprescindible. El regreso implicará operar con turnos y crear nuevos protocolos de higiene. Los viajes seguirán limitados y podemos olvidarnos por un tiempo de las comidas de negocios. 

Proveer a los empleados del material necesario

El camino hacia la nueva normalidad se realizará de una forma segura, gradual y escalonada. Todo ello con el objetivo de evitar un rebrote del virus que, según un informe de la CEOE, tendría un impacto en la actividad económica de hasta 4 p.p. del PIB adicional a la caída del 8% que pronostica la confederación en un escenario central sin rebrotes. 

Según la Ley de prevención de Riesgos Laborales, las empresas están obligadas a facilitar los medios necesarios para garantizar la seguridad de sus trabajadores. Y las compañías españolas así lo están haciendo. Pero en su informe, la CEOE va un poco más allá y propone incrementar la capacidad de diagnóstico mediante test y la trazabilidad de los contagiados como medida fundamental a corto plazo.  En este sentido, apuntan la necesidad de autorizar a las empresas privadas para que puedan hacer test a su personal según sus necesidades. Además, el informe destaca la importancia de usar tecnología específica aplicada al control de la pandemia y verificación de la salud de trabajadores y población en general que abandonan la situación de confinamiento y pasan a una situación de movilidad más o menos restringida. El documento señala algunos ejemplos como los test serológicos con registro y seguimiento de estatus de infección, la trazabilidad del entorno de ciudadanos contagiados, la geolocalización con datos anonimizados o puestos de control móviles en las ciudades para verificar contagios. 

Para ayudar a empresas y trabajadores a gestionar mejor la distancia social durante las próximas fases de la desecalada, la CEOE propone definir un plan para las restricciones a la movilidad ante la probabilidad de nuevos crecimientos en la curva de contagios, delimitado, flexible y estructurado por etapas a las que corresponden diferentes intensidades y formatos de aislamiento. 

 

 

-Temas relacionados-
up