movi-image-sector-seguros-innovacion-1
Envíanos sugerencias
Competencia y Mercados
4 min de tu tiempo

Cómo el sector de los seguros está liderando la innovación global

21/05/2020

La industria aseguradora está reinventándose gracias a los nuevos modelos disruptivos que están introduciendo muchas startups y al nexo con la generación millennial

El sector FinTech es cada vez más importante en España. No en vano, de acuerdo a los datos de Finnovating, nuestro país es el quinto a nivel europeo en inversiones en este campo, sólo superado por Reino Unido, Alemania, Francia y Suiza. Una verdadera revolución que ya se está notando tanto en banca como en seguros y que, tal y como ha advertido Sebastián Albella, presidente de la CNMV, “obliga a los organismos supervisores a fijar criterios claros para poder asesorar a los FinTech”.

Centrándonos en el mundo de los seguros, que aporta más de un 5% al PIB según la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, la progresiva implantación en el sector del Big Data, entre otras tecnologías, está redefiniendo un nuevo escenario con amenazas pero, también, con oportunidades, en las estrategias de fidelización del cliente, ofreciendo nuevas propuestas de valor en áreas como una mejor experiencia de usuario, mayor acceso a los canales digitales o máxima personalización de productos.

Las nuevas tendencias en el sector

De acuerdo a un informe de Capgemini, las principales tendencias que están ya impactando en el sector asegurador de cara a los próximos años son:

  • La mejora en la atención al cliente por parte de los chatbots gracias al impulso del Big Data y el Machine Learning, tanto en el trato ‘humano’ como en una mejor optimización de los procesos para atender las demandas y peticiones de los usuarios.
  • El uso de la Inteligencia Artificial (IA) para temas relacionados, como apuntan desde Inese, con el control y la prevención de riesgos, la atención de reclamaciones y el descubrimiento de fraudes.
  • La implantación del Blockchain para reducir los tiempos de respuesta a los clientes del sector, proveyendo de un sistema más seguro para el intercambio de información.
  • La utilización de la analítica predictiva para detectar y cuantificar catástrofes naturales y las pérdidas/costes derivadas de ellas. De este modo, se mejorarán los precios de las coberturas y la tarificación de las primas de seguro.
  • Máximos niveles de protección en ciberseguridad, reforzando la protección de datos de los usuarios.
  • Omnicanalidad. El cliente recibirá la misma atención personalizada con independencia de que vía de conexión utilice: teléfono móvil, tablet, ordenador,… con unos niveles de personalización muy elevados. Este concepto es clave porque, según plataformas como Liferay mejora la eficiencia y distribución de productos y sirve para satisfacer a las expectativas digitales de los clientes.

La llegada de las InsurTech

En este contexto, entran en juego las empresas InsurTech, nombre por el que se conoce a aquellas entidades jóvenes que aplican innovaciones tecnológicas en el sector de los seguros, como asesores virtuales, nuevos esquemas de relación peer to peer o el uso de la telemetría para obtener datos fiables para las compañías. Según los datos del Observatorio de Vigilancia InsurTech, existen en España 92 startups que están desarrollando proyectos disruptivos para la industria aseguradora, y que pueden verse en un mapa digital Insurtech. Por su parte, la Asociación Española de FinTech e Insurtech (AEFI) ha publicado el Libro Blanco de Insurtech, una guía que pretende ofrecer unas pautas para divulgar nuevos modelos de negocio.

Entre las InsurTech, Elisabet Oller, directora de Propuesta de Valor, Experiencia Cliente e Innovación de BanSabadell Seguros, destaca algunas como Nomo, Signaturit y Goin: 

  • Nomo, una plataforma digital para autónomos nacida en Banco Sabadell que unifica los servicios y herramientas para la gestión de su negocio (impuestos, seguros, gestión de gastos,…). Su objetivo principal es ofrecer una respuesta innovadora a un segmento muy relevante para la entidad financiera y el mercado español.
  • Signaturit, una FinTech para soluciones de firma electrónica de contratos y documentos, que permite suscribir a distancia documentos sin necesidad de imprimirlos o escanearlos. Es partner de Banco Sabadell, donde su tecnología encaja con las propuestas 100% digitales para clientes como los seguros digitales Blink.
  • Goin, una app enfocada a millennials que quieran ahorrar e invertir sin tener grandes conocimientos de inversión, marcando un objetivo que se sincroniza con su banco y se elige un método de ahorro. También dispone de una parte formativa para asesorar al usuario sobre métodos de inversión rápidos y sencillos.

Los millennials y los seguros, ¿una relación imposible?

Un estudio de Gallup afirma que alrededor del 85% de los millennials de EE.UU. (aquellos nacidos entre 1982 y 1984) principalmente acceden a Internet a través de sus smartphones, sintiendo la necesidad de estar siempre conectados a la Red y exigiendo que la respuesta por parte de las compañías a sus peticiones digitales sea rápida.

Algo que hasta hace algunos años parecía no casar demasiado bien con el sector asegurador, que solía ser visto como muy tradicional. Sin embargo, muchas compañías han empezado a amoldarse a las preferencias de estos nuevos consumidores, que, poco a poco, se han incorporado al mundo laboral y ganado poder adquisitivo.

Tal y como subraya Elisabet Oller de BanSabadell Seguros, los millennials “son la generación de la conveniencia con la inclusión de servicios y todo tipo de entretenimiento bajo demanda”. Sin embargo, también advierte que sería “simplista” evitar otros atributos que merecen una comprensión por parte de las compañías, como las dificultades financieras (pese a la elevada formación), la importancia que le dan a lograr un equilibrio entre vida- trabajo, la búsqueda de la felicidad o, más relacionados con el segmento asegurador, “el sentido de comunidad y conexión auténtica, la interdependencia como bien social y el control de sus vidas digitales a través de la transparencia”.

Entre los cambios digitales más evidentes que ha implementado el sector de los seguros en los últimos años, muchos de ellos influenciados por esta generación, cabe destacar el hacer comprender en apenas unos minutos en qué consisten sus productos (muchos de ellos bastante complejos), apostando por los contenidos visuales y los testimonios en sus páginas web.

Junto a ello, la citada extensión en el uso del Big Data, el Machine Learning o la Inteligencia Artificial han permitido personalizar la oferta de servicios a cada cliente, que ha crecido en paralelo a la posibilidad de tener pólizas configurables y adaptables a sus necesidades específicas, como mascotas y el uso de transportes como bicicletas.

El último gran salto en esta línea ha sido el desarrollo de apps que permiten tanto contratar (o modificar) seguros online sin intermediarios como recibir recompensas a través de la gamificación. Además, periódicamente, se reciben alertas sobre mejoras en las condiciones de contratación, anticipándose a los deseos de los clientes, incluso, de los millennials.

La revolución se llama Sandbox

Hace algunas semanas, se aprobó el proyecto de ley para la transformación digital del sistema financiero que significa la creación de un espacio de pruebas de innovaciones financieras sometido a control administrativo, bajo el nombre de Sandbox. El objetivo es, de acuerdo con los preceptos del Consejo de Estabilidad Financiera (FSB), dotar al sistema de instrumentos que permiten acomodar las iniciativas FinTech a la regulación financiera. El término Sandbox (caja de arena) es uno de los más utilizados en Banca Digital y Seguros, y, según AEFI, supone una de las mejores soluciones para permitir que la innovación financiera se acelere a la vez que se controla sus riesgos evitando que afecten al consumidor final.

Se trata de crear un espacio de pruebas para compañías innovadoras, de modo que los organismos reguladores y supervisores (principalmente, Banco de España, DGSFP y CNMV) puedan testar los nuevos modelos de negocio digitales, entrando en contacto directo con los empresarios y diseñadores de cara a las futuras modificaciones legislativas. De hecho, la principal virtud, según Funcas, es que flexibiliza el acceso al mercado de proyectos disruptivos introduciendo una fase voluntaria de pruebas que pueden hacerse con clientes finales y bajo el amparo de las autoridades. Algo que comparan, incluso, con lo que se hace en el sector de la salud con los ensayos clínicos.

Además, como afirman desde este estudio de Finnovating, otro aspecto muy positivo, que iguala en transparencia al Sandbox español con otros de referencia mundial, como el británico, el australiano o el japonés, es que favorece la adaptación de la regulación financiera a las nuevas tecnologías, promoviendo consultas oficiales sobre dudas regulatorias con efectos vinculantes. De hecho, Francisco del Olmo, subdirector responsable de FinTech y Ciberseguridad de la CNMV, ha afirmado que, con Sandbox, “la CNMV podrá entender mucho mejor las nuevas iniciativas y comprender los riesgos que pueden existir para los inversores en un entorno acotado”.

-Temas relacionados-
up