cómo domiciliar un recibo
Envíanos sugerencias
Cuenta
4 min de tu tiempo

¿Cómo domiciliar un recibo?

19/05/2022

Domiciliar un recibo permite automatizar el pago de un gasto periódico. El uso de la banca digital hace que este proceso sea aún más ágil y sencillo.

La domiciliación bancaria de un recibo es una orden que el cliente da a su banco para automatizar sus pagos recurrentes. Es decir, que la entidad bancaria podrá proceder al abono de un recibo periódicamente sin que el titular tenga que autorizar o llevar a cabo el trámite cada vez. Entre los recibos que más se suelen domiciliar están los pagos de suministros del hogar (como el agua, el gas o la luz) o ciertos tributos, como el impuesto sobre bienes inmuebles (IBI).

El principal requisito para poder domiciliar un recibo es ser titular de una cuenta corriente en un banco y poder facilitar al acreedor tanto el número de cuenta bancaria como los códigos IBAN (International Bank Account Number, que sirve para identificar a nivel internacional una cuenta bancaria) y BIC (Bank Identifier Code, que determina al banco beneficiario de una transferencia). También es necesario que se disponga en la cuenta corriente de los fondos necesarios para que se puedan abonar periódicamente los recibos.

En la actualidad, es posible domiciliar telemáticamente un recibo a través de la página web o de la app del banco.

¿Cómo realizar una domiciliación bancaria?

Para domiciliar un recibo se debe enviar al banco una orden de domiciliación en la que figure el consentimiento del cliente. El documento que recoge dicho consentimiento se denomina adeudo directo SEPA (siglas que corresponden a Single Euro Payments Area), que sirve para formalizar que la orden de pago cumple con los requisitos legalmente establecidos. A través de este adeudo, el cliente está autorizando a la entidad bancaria para que se carguen en su cuenta corriente una o varias cantidades económicas de manera periódica.

¿Qué tipos de recibos domiciliados existen?

Los más comunes son:

  • Suministros. Los gastos asociados que tiene una vivienda como el gas, el agua, la luz o la comunidad de vecinos son pagos que hay que tener en regla, ya que en el caso contrario puede suponer la cancelación de los servicios. Por tanto, suelen domiciliarse para asegurar que se paguen en el plazo estipulado.
  • Impuestos. La Agencia Tributaria ofrece la posibilidad de domiciliar los tributos que se deben pagar. Simplemente hay que autorizar el cobro de dicho impuesto en el periodo que se establezca para evitar que se olvide suponiendo una carga superior.
  • Préstamos. Debido a la naturaleza de este producto financiero de devolución a plazos, el deudor puede domiciliar el cobro de las cuotas mensuales en su cuenta bancaria para asegurarse de que no haya impagos.

¿Se puede pedir la devolución de un recibo?

La respuesta es sí. Para ello hay que tener en cuenta el plazo que fija la ley para solicitar la devolución. Según el Banco de España, existen dos supuestos para querer devolver un recibo o dar de baja una domiciliación:

  • Cargo erróneo en la cuenta corriente. El cliente puede solicitar la devolución del recibo en un plazo de ocho semanas y el banco dispone de 10 días hábiles para devolver el dinero o explicar formalmente por qué se niega la devolución.
  • Cobro de un recibo no autorizado. En este caso, es posible solicitar la devolución de todos los recibos que han sido abonados indebidamente dentro de los 13 meses siguientes a que se produzca cada cargo.

Si todavía tienes alguna duda sobre la domiciliación de tus recibos, puedes pedir cita previa con el gestor del banco en la página web de la entidad o a través de la app siempre que lo necesites. 

¿Quieres saber más sobre los beneficios de la banca digital? Crear una cuenta online es rápido, sencillo y sin costes.

Nueva Cuenta Online Sabadell
Lo mejor de una cuenta digital y de un banco experto.
SABER MÁS
Fotografía de cottonbro en Pexels
-Temas relacionados-
up