movi-image-comprar-casa-plano-1
Envíanos sugerencias
Vivienda
3 min de tu tiempo

¿Cómo comprar una vivienda sobre plano?

23/09/2021

Comprar una vivienda antes de que se construya es una tendencia al alza, y, pese a que tiene una serie de ventajas muy valoradas entre los futuros propietarios, también cuenta con ciertos riesgos que conviene tener presente.

Los españoles prefieren comprar viviendas de obra nueva a casas de segunda mano. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), la demanda de viviendas de nueva construcción subió un 18% en junio de 2021 respecto al mismo periodo del año anterior.

¿Por qué comprar una vivienda sobre plano?

El interés por comprar viviendas sobre plano radica en la opción de poder personalizar la adquisición y, por ejemplo, completarla fácilmente con espacios como un trastero y una plaza de aparcamiento. Además, este tipo de compra cuenta con otras ventajas:

  • La garantía de tener acabados modernos, eficientes y acordes con el Código Técnico de la Edificación (CTE).
  • Suele disponer de zonas comunes como piscina o de servicios como conserjería.
  • Supone un ahorro de dinero (hasta un 30%), por regla general, respecto a viviendas en venta de obra nueva ya terminadas.
  • Si no se dispone de un colchón de ahorro demasiado elevado, es posible ir pagando por la futura casa poco a poco, hasta lograr alcanzar al menos el 20% del precio final de compra, teniendo en cuenta que los bancos ofrecen financiación, como máximo, por el 80% del valor de tasación de la vivienda?

Los riesgos de comprar una vivienda sobre plano

Al no estar construida, el comprador tiene como única referencia la información que le proporciona la promotora sobre el proyecto, lo que siempre es un riesgo ya que pueden ocurrir un sinfín de incidencias hasta que la vivienda esté finalmente terminada.

Desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) desaconsejan este tipo de compras, pues existe una serie de problemas que van desde incumplimientos de contrato y retrasos respecto a la fecha de entrega a la posibilidad de que no se edifique la casa, con el consiguiente peligro de perder las cantidades anticipadas.

Para evitar riesgos, la OCU recomienda leer muy bien la letra pequeña y asegurarse de que no haya cláusulas abusivas, "conservando toda la información entregada por el promotor" y "examinando bien las características de la vivienda, las condiciones y el número de pagos". También incide en que los plazos de entrega deben estar bien definidos y en que hay que rechazar las cláusulas de exoneración de responsabilidad por retrasos ajenos a la promotora.
 

¿Qué tener en cuenta al comprar una casa sobre plano?

Lo más habitual es que una persona se entere sobre una nueva promoción de viviendas a través de un portal inmobiliario o por medio de algún anuncio. Antes de solicitar más información sobre la promoción, lo más adecuado es buscar referencias sobre la promotora. Gracias a Internet, hoy es muy fácil encontrar artículos sobre otras construcciones que haya llevado a cabo esta entidad, en relación a su reputación o encontrar testimonios de otros clientes.

Si las referencias que se encuentran son positivas, el siguiente paso es ponerse en contacto con ellos y solicitarles documentación oficial que acredite que cuentan con los permisos para llevar a cabo el proyecto, que poseen la licencia de obras correspondiente y, por supuesto, que confirme la propiedad del terreno en el que se va a edificar.

Con toda esta información, y en la medida en que resulte posible, es aconsejable guardar copias, incluyendo los anuncios comerciales. En caso de que más adelante exista alguna controversia que, en el peor de los casos, termine en el ámbito judicial, cualquier documento puede servir de prueba para corroborar los intereses legítimos del cliente.

Una vez llegado el momento de firmar un contrato privado con la entidad, en el que se incluya tanto el precio exacto de la vivienda, hay que tener presente que este debe fijar de forma expresa:

  • El impuesto aplicable a este tipo de compra es el impuesto sobre el valor añadido (IVA). Antes de firmar hay que confirmar si éste está o no incluido en el precio.
  • La fecha establecida para que se produzca la entrega de llaves.
  • Las penalizaciones en las que incurriría el promotor en el caso de que se produzcan retrasos en la obra, las cuales suelen ser de carácter económico, en favor del cliente.

Solicitar y verificar todos los detalles de la vivienda

Uno de los problemas para muchos compradores de casas sobre plano es que, al final, la vivienda no responde exactamente a la idea que tenían. Esto puede deberse a dos motivos: a que no se informaron lo suficiente antes de adquirirla o a que se acometieron algunos cambios que no estaban contemplados durante la construcción. Por ello, lo más aconsejable es pedir desde un inicio al promotor tanto los planos aprobados para la vivienda como la memoria de calidades. ¿Qué es la memoria de calidades? Se trata del documento que recoge de forma detallada todos los materiales que se van a emplear en la edificación, en los interiores y, a ser posible, en las zonas comunes, así como las instalaciones de que va a disponer la vivienda. De este modo, será posible imaginarse con el mayor realismo posible cómo será la vivienda.

 

Por último, la entrega de la vivienda debe hacerse una vez se ha obtenido el certificado final de obra y la licencia de primera ocupación, tras haber revisado que la casa está en condiciones óptimas e incluso se puede hacer acompañado de un arquitecto. No se tiene que firmar la escritura hasta que no esté todo listo.

Si se detectara algún problema, es necesario ponerlo en conocimiento de la promotora cuanto antes para llevar a cabo su resolución de manera amistosa. Si persistiera la controversia, no se debe, en ningún caso, proceder con la firma de las escrituras, y se recomienda estudiar posibles vías legales para solucionar la disputa.

Garantizar la seguridad económica

Otra incidencia frecuente es que la promotora, para poder acometer las obras sin complicaciones financieras, solicite a los compradores tanto una entrada como anticipos a cuenta.

Una vía para reducir lo máximo posible cualquier riesgo es exigir al promotor un aval, así como el compromiso por escrito de que todo el capital que se adelante tendrá como destino satisfacer los gastos de la construcción. Por supuesto, el cliente está en condiciones de solicitar un comprobante o recibo por cada desembolso que realice, así como tener constancia de que estos plazos se reducirán del coste final que se tenga que ejecutar una vez finalice la construcción.

Calculadora: descubre cuáles son los gastos asociados a la compra de una vivienda

Con todo, a la hora de comprar una vivienda es recomendable contar con el asesoramiento profesional de un experto de confianza como el de la entidad bancaria, que podrá aconsejar lo que más conviene de acuerdo a cada situación económica particular, y responderá cualquier duda que surja a lo largo del proceso.

¿Quieres que un experto te aconseje sobre qué te interesa más sin ningún tipo de compromiso? Déjate asesorar por un especialista aquí.

 

 

-Categorías y etiquetas-
up