movi-image-cobertura-danos-nieve-1
Envíanos sugerencias
Vivienda
4 min de tu tiempo

Cobertura de daños por nieve, ¿hasta dónde llegan los seguros?

Tue Jan 19 09:10:20 CET 2021

Los seguros pueden hacer frente, según sus coberturas, a los daños del temporal de nieve, mientras que el Consorcio de Compensación de Seguros solo se haría cargo de efectos derivados del mismo, como inundaciones por el deshielo.

Caos. Una palabra que define con claridad el paso de la borrasca Filomena por España este mes de enero y que se ha traducido en miles de árboles destrozados, en pueblos totalmente aislados, en cortes de luz, en conductores atrapados por la nieve, etc. Y, todo ello, por no hablar de las personas que han sufrido percances físicos graves o de los daños que se han producido en viviendas y en vehículos. Precisamente, es este último punto el que preocupa a muchas familias, habida cuenta de que, con frecuencia, no saben qué es posible reclamar a las compañías aseguradoras en relación a sus bienes materiales.

Qué garantías ofrecen las pólizas de hogar y las de coche

Los dos seguros más habituales para cubrir los principales activos personales de las familias son los de hogar y los de coche, habida cuenta de que, con independencia de que se sea realmente poseedor de alguno de esos bienes, estar asegurado significa disponer, al menos, de la garantía de responsabilidad civil. 

Algunas pólizas de hogar y de coche incorporan coberturas que se pueden utilizar tras el paso de Filomena

Tras el paso de Filomena, por regla general, tanto el seguro de hogar como el de coche compensarán los daños ocasionados si se dan dos circunstancias: que el daño esté cubierto por la póliza y que un evento climatológico de estas características no esté excluido del contrato de aseguramiento, explica José Manuel Veiga, director de Seguros de Protección de BanSabadell Seguros. Por ejemplo, los desperfectos causados por la nieve en las fachadas y en los tejados de los edificios, la recogida del vehículo por la grúa, los accidentes en desplazamientos por zonas nevadas o heladas e, incluso, por pérdidas de ingresos o lucro cesante pueden estar incluidos dentro de las garantías de los seguros, pero supeditados siempre a que un evento climático como el de Filomena no esté excluido de la cobertura.

Son en circunstancias como estas, recuerda Veiga, cuando de verdad se pone en valor la importancia de tener un seguro como el del hogar que, sin ser obligatorio como el de coche, sirve para ayudar a cualquier persona ante un imprevisto. 

Puede interesarte: Qué tener en cuenta antes de contratar un seguro de hogar


Qué hacer tras Filomena

Una vez ha pasado la borrasca Filomena y la actividad en el país ha recuperado cierta normalidad, cualquier persona cuyos bienes hayan sufrido alguna clase de deterioro, lo primero que debe hacer es llevar a cabo las labores razonables y necesarias para minimizar los daños. Por ejemplo, en el hogar, eso significa limpiar, en la medida de lo posible, la nieve en zonas exteriores para evitar que se forme hielo. Es importante, además, recopilar todas las pruebas para poder demostrar el origen y consecuencias del daño, como, además de fotografías, pueden ser los informes meteorológicos o los que realizan los servicios de emergencia que acuden a la zona.

Tras haber hecho esto, es preciso revisar las garantías que incluyen las pólizas de hogar y de coche, por ejemplo, consultando online los respectivos contratos en las páginas webs de las entidades aseguradoras. En el caso de que sean a todo riesgo, se recomienda ponerse en contacto directamente con ellas para confirmar si están cubiertos y de qué manera ante un acontecimiento meteorológico de esta magnitud. 

Sin embargo, aquellos con seguros que, simplemente, cubran la responsabilidad civil, lo más probable es que no tengan derecho a ninguna compensación económica por parte de sus aseguradoras, salvo que, de manera expresa, tengan incluidas garantías como, por ejemplo, contra la rotura de lunas (en el caso de los de coche). El siguiente paso, en caso de no haber tenido éxito, es consultar al Consorcio de Compensación de Seguros (CCS), aunque, entre las catástrofes naturales que indemniza este organismo público, curiosamente, no se encuentran las nevadas, lo que significa que, en principio, no se ocupará de cubrir los daños personales ni materiales derivados de Filomena. Sin embargo, “sí que actuará en los casos en los que el paso de la borrasca haya derivado en inundaciones o en temporales de viento importantes”, explica Veiga. En concreto, entre los daños que sí cubre este organismo público se encuentran las inundaciones, los embates de mar, las tempestades de viento que presenten rachas de velocidad superiores a 120 kilómetros por hora, los tornados y los terremotos, pero no las nevadas. Es importante, en todo caso, subrayar que el plazo para reclamar ante las aseguradoras y ante el CCS es de solo siete días desde que se produce el fenómeno natural.

El plazo para reclamar ante las aseguradoras y el Consorcio es de siete días desde que se produce el fenómeno natural

Otras vías alternativas

Si nada de esto ha funcionado, todavía queda esperanza de obtener alguna compensación económica. En aquellos municipios que, debido a la magnitud de los destrozos, se decida declarar zona catastrófica será el Estado el que esté obligado a satisfacer por completo las indemnizaciones.

Otra posibilidad es que si la vivienda o el coche han sufrido desperfectos porque, por ejemplo, un árbol de la vía pública ha impactado con ellos, es factible reclamar al ayuntamiento como responsable patrimonial por lo ocurrido. Aunque implica un camino judicial que puede alargarse en el tiempo, quizá pueda suponer una alegría después de una borrasca que ha dejado una significativa impronta en todo el país. En este sentido, de nuevo, la mejor opción es ponerse en contacto con la entidad aseguradora, ya que es muy probable que entre las garantías de la póliza se incluya la representación jurídica, o, incluso, si es a todo riesgo, decida compensar económicamente a su cliente y luego iniciar por su parte la reclamación judicial.

Como recomendación final, Veiga señala que es conveniente acudir a la aseguradora y dejarse aconsejar sobre cuál es la mejor vía para solventar problemas y proteger sus bienes asegurados, “en caso que pasen hechos especiales como nevadas pero, también, sobre cuestiones que pueden afectar en el dia a dia, como el reventón de una cañería o un accidente de automóvil”.

Puede interesarte: Daños en la vivienda provocados por fugas de agua: cómo evitarlos

Fotografía de Alvaro Araoz en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up