movi-image-cambios-fiscales-1
Envíanos sugerencias
Ahorro
4 min de tu tiempo

Cambios fiscales que llegarán en 2021: subidas en el IRPF, el Impuesto de Sociedades, la tasa Google, la tasa Tobin y otros

12/11/2020

Las medidas incluidas en los Presupuestos tendrán que superar primero varios exámenes en el Parlamento y pueden modificarse durante la negociación

El año 2021 traerá consigo un conjunto de cambios fiscales al calor de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), así como las nuevas figuras tributarias aprobadas o en tramitación en el Parlamento. Cambios en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), en el Impuesto de Sociedades, en el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) e impuestos nuevos que gravarán productos y servicios que hasta ahora no tributaban al fisco, como las transacciones financieras o los servicios digitales.  

El Gobierno ha aprobado ya el anteproyecto de la Ley de Presupuestos para el año que viene, que recoge gran parte de estas modificaciones tributarias. Aunque de momento las cuentas son solo un proyecto y tendrán que superar varios exámenes en el Parlamento, el Ejecutivo afirma que tiene apoyos suficientes para asegurar su entrada en vigor. Argumenta que las cuentas son ‘inaplazables’ para superar la crisis económica provocada por la COVID-19.  

¿Qué cambios tributarios incluyen? La verdad es que no son pocos y afectan a varias figuras tributarias. Aunque las medidas aún no se pueden dar por definitivas, ya que se pueden modificar durante la negociación, en este artículo se desgranan los cambios que están actualmente sobre la mesa:

IRPF

  • Aumento de dos puntos el IRPF para las rentas del trabajo de más de 300.000 euros, con un incremento del tipo marginal del 45% al 47%
  • Aumento de tres puntos para las rentas de capital de más de 200.000 euros, con una subida del tipo marginal del 23% al 26%
  • Prórroga de los límites vigentes del régimen de módulos de autónomos
  • Reducción del límite de aportaciones máximas a los planes individuales de pensiones de 8.000 euros a 2.000 euros
  • Ampliación de la desgravación de los planes de pensiones de empresa, con un incremento del límite de 8.000 a 10.000 euros

Puede interesarte: Las nuevas medidas fiscales de apoyo para pymes y autónomos


Sociedades

  • Reducción del 100% al 95% la exención del Impuesto sobre Sociedades sobre dividendos y plusvalías en filiales para empresas que facturen más de 40 millones de euros
  • Establecimiento de una tributación mínima para las sociedades cotizadas de inversión inmobiliaria (Socimis) del 15%

IVA

  • Subida del 10% al 21% para las bebidas carbonatadas. Esta medida solo se aplicará a las bebidas en venta en supermercados y establecimientos alimentarios, pero no en bares y restaurantes

Impuesto sobre el Patrimonio

  • Alza del 1% para patrimonios de más de 10 millones de euros, lo que implica un incremento del tipo del 2,5% al 3,5%

Otros impuestos

  • Reducción de la bonificación del diésel hasta los 38 euros por cada 1.000 litros, a excepción del gasóleo profesional
  • Aumento de los impuestos a las primas de seguros, que pasan del 6% hasta el 8%

Puede interesarte: Quiero comprarme un coche eléctrico, ¿por dónde empiezo?

Estos son los cambios que propone el Gobierno y que ahora se tendrán que debatir en el Parlamento. Inicialmente, el Ejecutivo barajaba incluir otras modificaciones, como la revisión de algunos productos que actualmente tributan al tipo reducido y superreducido de IVA o la eliminación de más beneficios fiscales, pero finalmente ha optado por crear un grupo de trabajo para discutir estos cambios más adelante.

En paralelo a los Presupuestos, en 2021 empezarán a aplicarse nuevas medidas fiscales como la tasa Google, la tasa Tobin y el impuesto a los plásticos de un solo uso

Al margen de los PGE, el año que viene empezarán a aplicarse también tres nuevas figuras tributarias ya aprobadas o en tramitación en las Cortes Generales. Estas tres figuras son la tasa Google, el impuesto a las transacciones financieras, conocido como tasa Tobin, y el impuesto sobre recipientes de plásticos monouso.

Tasa Google

Esta nueva figura ya ha sido aprobada por el Parlamento y entrará en vigor a mediados de enero. Gravará aquellas empresas con ingresos anuales totales de, al menos, 750 millones de euros y con ingresos en España superiores a los 3 millones de euros, que prestan servicios de publicidad en línea, de intermediación en línea y de venta de datos generados a partir de información proporcionada por el usuario durante su actividad en la Red o la venta de metadatos. La recaudación esperada será de casi 1.000 millones de euros.

El objetivo de la tasa Google es que las grandes empresas tecnológicas que tengan publicidad dirigida tributen en los países donde generan beneficios. Quedan, por tanto, excluidas las empresas que se dedican a vender sus productos por Internet. Además, se excluyen también determinados servicios financieros y las prestaciones digitales que sean realizadas entre entidades que formen parte de un grupo con una participación, directa o indirecta, del 100%. En este sentido, para evitar que la tasa, que está pensada para empresas transnacionales, afecte a empresas locales, estas se la podrán deducir como gasto en el Impuesto de Sociedades, evitándose así una doble imposición.

La norma entiende por actividades realizadas en España aquellas en las que algún usuario está situado en el ámbito territorial. Dicho de otra manera, cuando la operación de intermediación, visualización de publicidad o transmisión de datos se produce en un dispositivo situado en ese momento en España. En cambio, no se tendrá en cuenta el lugar del pago digital o de la entrega física de los bienes o los servicios.

El devengo del impuesto se producirá por cada prestación de servicios gravada y el período de liquidación será trimestral. La norma prevé sanciones para las empresas que traten de ocultar la ubicación del usuario de hasta el 0,5% del importe neto de la cifra de negocios del año natural anterior, con un mínimo de 15.000 euros y un máximo de 400.000 euros por cada año natural en el que se haya producido el incumplimiento.

A pesar de que el impuesto ya se ha aprobado en España, la Comisión Europea está trabajando en la creación de una figura que se pueda aplicar a todos los países miembros con el objetivo de tener una fiscalidad común sobre los servicios digitales. Cuando esto suceda, España se adaptará a ese nuevo marco.

Puede interesarte: ¿Qué nos han enseñado Amazon, Alibaba o Asos sobre comercio digital?


Tasa Tobin

Igual que en el caso anterior, esta figura ya está aprobada en España. El Impuesto a las Transacciones Financieras, también conocido como la tasa Tobin, empezará a aplicarse a mediados de enero de 2021. Gravará con un 0,2% las operaciones de adquisición de acciones emitidas en España de empresas cotizadas cuya capitalización bursátil sea superior a 1.000 millones de euros. Con esta figura, se espera un aumento en la recaudación de 850 millones de euros.

En este caso, también hay exenciones. No se gravará la compra de acciones de pymes y empresas no cotizadas y la tasa no se aplicará a las compras de autocartera, Oferta Pública de Venta (OPV), contratos de liquidez y creadores de mercado o las derivadas de fusiones. Queda, no obstante, para el desarrollo reglamentario aspectos relacionados con la declaración y el pago del impuesto, que deberán ser desarrollados por Real Decreto.  

Impuesto a los plásticos de un solo uso

Una nueva figura que aún se está tramitando y que no entrará en vigor hasta bien avanzado 2021. De hecho, el anteproyecto de ley que incluye la creación de este impuesto se encuentra actualmente en consulta pública y tendrá que volver después al Consejo de Ministros para ser aprobado de forma definitiva antes de ir al Parlamento.

En su definición actual, es un impuesto indirecto que recaerá sobre la fabricación, la importación o la adquisición intracomunitaria de envases de plástico no reutilizables que se vayan a usar en el mercado español. Con esta figura, se espera recaudar 724 millones de euros al año.

Fotografía de Edho Pratama en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up