movi-image-eleconomista-cadenas-suministro-pandemia-1
Envíanos sugerencias
Competencia y Mercados
4 min de tu tiempo

Cadenas de suministro: lecciones después de un año de pandemia

Fri Apr 16 08:59:01 CEST 2021

El 68% de las empresas es consciente de que necesita mejorar sus cadenas de suministro

Más del 80% de las compañías encuestadas por el Instituto de Investigación de Capgemini declaró que sus cadenas de suministro se habían visto perjudicadas por la crisis de la COVID-19. Un 68% se vieron obligadas a adaptar su modelo de negocio, y un 62% ve prioritario incrementar la resiliencia de la cadena de suministro tras la pandemia. Este informe pone de manifiesto cómo las empresas han tenido que afrontar un cambio drástico en lo que a la gestión del stock se refiere.

A este respecto, como señala el documento, un 55% de las organizaciones ha tardado entre tres y seis meses en recuperarse de las disrupciones sufridas en la cadena de suministro desde el estallido de la crisis sanitaria, mientras que un 13% prevé que tardará entre seis meses y un año en hacer lo propio. Inevitablemente, ello implica que son pocas las compañías que estaban y que están listas para cualquier posible interrupción.

Puede interesarte: COVID-19: Cómo paliar los efectos en las cadenas de suministro

Entre los principales problemas detectados por las firmas encuestadas destacan la escasez de materiales o componentes clave (74%); los retrasos en los envíos y los plazos de entrega más largos (74%); las dificultades a la hora de ajustar la capacidad de producción en respuesta a la fluctuación de la demanda (69%); y los problemas para planificar en un contexto de volatilidad de la demanda de los consumidores (68%).

De ahí, que las empresas sean cada vez más conscientes de la necesidad de incrementar la flexibilidad y la agilidad de las cadenas de suministro para poder reaccionar y adaptarse con rapidez a los posibles contratiempos. Una transformación que requiere invertir, por ejemplo, en tecnologías que impulsen la autonomía y la inteligencia del proceso.

Diversos estudios del sector coinciden en que, ante una situación de rotura de stock, en torno al 9% de los potenciales clientes renunciará directamente a la compra, un 37% comprará un producto de otra marca, y un 21% buscará ese mismo producto en otra tienda online. Y si el caso se repite hasta en tres ocasiones con el mismo cliente potencial, su rechazo y su frustración aumentarán y un 70% no volvería a intentar comprar más en ese e-commerce a medio plazo.

"Esta problemática afecta por igual a grandes empresas y a pymes (a cada una en su proporción). Muchas de ellas conviven con lagunas en el inventario, pero creen que aplicar soluciones implicaría un coste más alto que las potenciales pérdidas; piensan que el usuario acabará comprando un producto similar, le dan escasa importancia al coste que una rotura de stock puede representar para su negocio. Es lógico: al no disponer de las herramientas adecuadas, no pueden tener la perspectiva de lo grande que puede ser el agujero provocado por esa laguna, pero según los datos que hemos recopilado, supone unas pérdidas de ventas potenciales del 11% cada mes", señala Iñaki García, CEO de la empresa especializada en gestión de cadenas de suministro uSizy.

En este sentido, algunas de las características con las que debe contar una cadena de suministro para ser resiliente, según Capgemini, son: la capacidad para anticiparse a las crisis y ejecutar simulacros para mejorar la respuesta ante estas; priorizar la localización y la regionalización de la base de proveedores y de las actividades de producción; diversificar la base de los proveedores, de los centros de producción y de las opciones de transporte; o tener muy en cuenta la sostenibilidad en la cadena de suministro para sortear las perturbaciones en los planos medioambiental y normativo y satisfacer las cambiantes expectativas de los clientes.

Puede interesarte: Cómo optimizar la cadena de suministro en una coyuntura de incertidumbre


Hacia una cadena de suministro digital

Para adaptarse a la nueva situación es clave la digitalización, haciendo realidad la Industria 4.0. Habilitadores tecnológicos como la inteligencia artificial y su versión más profunda, el machine learning, la analítica de datos y el big data, el internet de las cosas o la fabricación aditiva, entre otros, ayudarán a ganar en eficiencia, agilidad, productividad y calidad. Todo esto facilita la capacidad de adaptarse a entornos cambiantes.

Puede interesarte: Menos globalización y más digitalización: así será la nueva cadena de suministro

Así, casi la mitad (47%) de las empresas está acelerando sus inversiones en la automatización y el 39%, en la robótica, si bien el internet de las cosas y la inteligencia artificial también figuran entre los principales ámbitos en los que se centran las compañías, según el Instituto de Investigación de Capgemini. Desde KPMG indican que "la digitalización elimina barreras entre estos procesos en silos y permite que la cadena de suministro se convierta en un ecosistema integrado y transparente para todos los interesados, desde los proveedores de materias primas hasta los fabricantes de productos terminados o los clientes". Una cadena de suministro digital incluye planificación integrada, visibilidad logística y almacenamientos inteligentes, compras digitales y análisis avanzado predictivo.

Para la auditora BDO, la tecnología permite reducir y/o eliminar los procedimientos que carecen de valor añadido en la gestión diaria y facilita a las empresas la entrega de sus productos y de sus servicios de manera más rápida, más eficiente, a un menor coste, con más calidad y mejor nivel de servicio. Hoy en día, los sistemas de planificación aportan una visibilidad de extremo a extremo de la cadena de suministro que permite a quienes la gestionan monitorizar y seguir el estado de todas las tareas que ocurren a tiempo real (en proveedores, plantas, almacenes, centros de distribución, etc.) Esta trazabilidad continua facilita la identificación de ineficiencias y problemas potenciales, mejora la toma de decisiones y contribuye al crecimiento total del negocio.

Otro de los beneficios que aporta la digitalización de la cadena de suministro es la reducción de tiempos de entrega, ya que gracias a una mayor visibilidad y trazabilidad en los pedidos y a una mayor disponibilidad de la información, se controla el estado y la localización de cada pedido en todo momento, lo que permite resolver incidencias en tiempo real, o una toma de decisiones más ágil e inteligente.

Puede interesarte: Logística y transporte, claves para la recuperación

Asimismo, redunda en una mejora de la colaboración. Los gerentes de la cadena de suministro, sus proveedores y sus clientes son conscientes de qué está ocurriendo en cada momento, pudiendo así compartir información crucial de manera dinámica y en tiempo real, lo que aumenta la eficiencia y la fluidez en la gestión de toda la cadena. Otra ventaja de la digitalización es la reducción de costes gracias a la optimización en la gestión del inventario, a la creación de previsiones más precisas o a la mejora en la planificación de la demanda.

Más seguridad

Con el aumento de la digitalización también ha crecido el número de ciberamenazas. Según Accenture, se cree que el 40% de los ataques de ciberseguridad se originan ahora en la cadena de suministro ampliada.

Como señalan desde esta consultora, las empresas modernas tienen muchos más puntos de conexión con el mundo exterior que antes. En consecuencia, hay más datos que fluyen a través de esas conexiones. Eso proporciona una agilidad y una velocidad esencial para los negocios, pero aumenta masivamente el riesgo.

Puede interesarte: El mayor reto de las empresas en 2021: la protección de datos

Por ello, es fundamental repensar la seguridad de la cadena de suministro de una manera mucho más holística. Eso significa emprender una transformación de la cadena de suministro que haga de la seguridad (tanto en un sentido físico como informático) una parte fundamental de la estrategia e incorpore principios de seguridad en toda la red. También incluye el desarrollo de soluciones de trazabilidad en la cadena de suministro que mejoren la visibilidad.

Para hacer frente a esta problemática, desde Accenture aconsejan crear una oficina especializada en seguridad; obtener una mejor visibilidad reuniendo los datos y los análisis de toda la red, incluidas las partes externas; comprender las amenazas de forma holística, es decir, unir todas las piezas y exponer las amenazas y las vulnerabilidades de la cadena de suministro que estaban ocultas anteriormente; crear un conjunto de soluciones de seguridad para cubrir las posibles vulnerabilidades; y comprometer los recursos necesarios para mantener la seguridad de la cadena de suministro en un entorno que evoluciona constantemente.

Fotografía de Frank Mckenna en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up