movi-image-eleconomista-aumento-inflacion-activos-elegir-1
Envíanos sugerencias
Ahorro
4 min de tu tiempo

Aumento de la inflación: ¿qué activos de inversión elegir?

20/05/2021

La renta variable se beneficia de un repunte de este indicador, ya que suele ir asociada a un crecimiento económico y a un aumento de los beneficios

La tasa de inflación interanual de la zona euro se situó en abril en el 1,6%, tres décimas por encima de la lectura de marzo, lo que representa la mayor subida de los precios en dos años, según la Oficina Europea de Estadística (Eurostat). Este indicador, que señala un aumento generalizado en los precios de los bienes y de los servicios durante un periodo de tiempo, es el principal 'enemigo' de los ahorradores.

Y es que la subida de la inflación produce una merma del poder adquisitivo de los ciudadanos. En otras palabras, lo que se puede adquirir hoy con 100 euros no es lo mismo que lo que se podrá comprar dentro de un tiempo con la misma cantidad, ya que el dinero va perdiendo valor y, por tanto, la persona ve cómo disminuye su poder adquisitivo. Es en este punto en el que entra en juego el concepto de la rentabilidad real, es decir, el resultado de restar al rendimiento nominal de un activo el efecto de la inflación. Cuanto mayor sea esta, más interés tendrá que ofrecer un producto para que sea rentable.

Puede interesarte: De ahorrador a inversor, un gran paso para las finanzas personales

"La magnitud de las grandes inyecciones de liquidez no se ha visto desde la Segunda Guerra Mundial y, dadas las dimensiones de estas políticas, es probable que veamos una inflación sustancialmente diferente durante los siguientes meses y, quizá, años", señala Federico Servetto, director de Estrategia de Clientes de Banco Sabadell. Para combatir el riesgo de la inflación, los especialistas recomiendan incorporarla como un elemento más a tener en cuenta a la hora de construir y gestionar una cartera de inversiones, alineando esta con las expectativas sobre la evolución de los precios en un horizonte temporal determinado.

Renta variable

Una subida de los precios moderada acostumbra a beneficiar a la renta variable, ya que suele ir asociada a un crecimiento económico y a un aumento de los beneficios. "La renta variable es un activo de inversión que se beneficia del actual contexto de recuperación, con una inflación que tiende al alza", señala Servetto.

Tal y como indica este experto, si los precios suben, los beneficios de las empresas también lo hacen y, aunque de forma asociada pero no directa, también aumentan los costes. "De esta forma, los márgenes se mantienen y la renta variable no experimenta cambios sustanciales ni directos por el aumento o la bajada del índice de precios".

Uno de los sectores que suele actuar de escudo frente a la inflación es el energético. Según un análisis de Schroders, estas empresas superan la inflación el 71% de las veces y ofrecen una rentabilidad real anual del 9% de media. Los ingresos de los valores energéticos están naturalmente ligados a los precios de la energía, un componente clave de los índices de inflación. Así que, por definición, obtendrán buenos resultados cuando la inflación aumente.

Asimismo, las Real Estate Investment Trust (más conocidas como REIT) también pueden ofrecer protección. Superan a la inflación el 67% de las veces y obtienen una rentabilidad real media del 4,7%. Las REIT poseen activos inmobiliarios y proporcionan una cobertura parcial de la inflación a través de la transmisión de los aumentos de precios en los contratos de alquiler y de los precios de las propiedades.

Otra de las opciones que cada vez tiene más popularidad son las megatendencias, ya que la actual crisis derivada de la situación de la COVID-19 no ha cambiado muchas de las preferencias de la sociedad que ya se estaban imponiendo. Es más, las ha acelerado. Acercarse a este mundo es sinónimo de largo plazo puesto que son fuerzas transformadoras que provocan cambios estructurales en la sociedad y en la economía, y esto requiere años, lo que, además, pone de manifiesto que no es tarde para invertir en ellas.

Así, los fondos temáticos constituyen una tipología de inversión con mucho potencial. No en vano, los flujos de entrada en estos vehículos han pasado de poco más de 1.000 millones de dólares en 2019, a más de 20.000 millones en 2020. "Estos fondos, que apuestan por macrotendencias con un potencial alcista superior al del mercado, incluyen estrategias como la inversión en cambios sociodemográficos, medioambientales o tecnológicos", destaca Servetto.

Puede interesarte: ¿Cómo van a ser las inversiones con más potencial de 2021?


Materias primas

Por su parte, el valor de las materias primas está ligado al coste marginal de su extracción que iguala oferta y demanda y que es independiente de la divisa en que sea expresado. "Si se deprecia el valor del dinero (inflación), lo único que se percibirá es que se necesitarán más dólares (o la divisa que corresponda) para comprar un barril de crudo o una tonelada de cobre. En otras palabras, el valor de la commodity se mantiene, pero su precio sube dado que la divisa se devalúa", explica el director de Estrategia de Clientes de Banco Sabadell. De esta manera, el inversor no percibe el efecto de la inflación en la inversión.

El modo más asequible de ganar exposición a los recursos naturales es a través de los fondos de inversión temáticos que, con un prisma de gestión activa, están administrados por profesionales que rastrean, identifican y evalúan acciones de empresas que participan en distintos puntos de la cadena de valor de estos bienes, con un enfoque global tanto desde el punto de vista geográfico como sectorial. De esta forma, los partícipes pueden incrementar la diversificación de sus carteras en un segmento que ofrece unas buenas perspectivas a futuro, habida cuenta de que siempre habrá demanda.

Puede interesarte: Fondos de inversión centrados en los recursos naturales. ¿Una oportunidad de inversión?


Renta fija

En el caso de la renta fija, los llamados bonos ligados a la inflación están indicados para aquellos momentos del ciclo económico en los que se espera que la inflación vaya al alza, ya que ofrecen una protección adicional respecto al resto de bonos. Se trata de "bonos de los gobiernos cuyo nominal está ligado a la inflación, de manera que incrementos de esta variable macro no repercuten de forma directa en una caída en el precio de los bonos, como ocurriría en los bonos tradicionales. Existen bonos similares en el mundo de los corporativos, aunque su universo es más reducido", apunta Servetto.

En este sentido, continúa este experto, este tipo de bonos muestra un buen potencial de crecimiento en períodos como el actual y en el que se espera un repunte de la inflación, especialmente en el caso de Estados Unidos. Así, en perfiles de inversión más conservadores, en los que la renta fija y los activos monetarios suponen cerca del 75% de la cartera, este tipo de bonos se presenta como una buena opción y puede ganar cierto protagonismo".

En el caso de carteras con perfiles más agresivos, donde la renta fija tiene un peso mucho más residual, existen alternativas para blindarse contra la inflación que, aunque tengan un mayor riesgo asociado, ofrecen un retorno más atractivo. Algunos ejemplos de estas alternativas son la inversión en bolsa o en activos reales como las materias primas, la inversión en infraestructuras o la inmobiliaria.

Puede interesarte: Lo que hay que saber antes de invertir en deuda pública


Confiar en un asesor financiero

Cualquiera de las vías que el inversor elija para combatir la inflación, y que dependerá en gran medida de su perfil, debería ir acompañada por el asesoramiento financiero.

"El asesor analiza las cosas con cierta distancia, lo que le aporta perspectiva, y le ayuda a dar un planteamiento racional a las decisiones de inversión. Además, cuenta con la formación y la experiencia específica que es la base profesional indispensable para la tarea que realiza", sostiene Servetto.

Alrededor de una de cada tres personas confía en los asesores financieros antes de tomar alguna decisión relativa a su dinero. Una cifra todavía baja si se tiene en cuenta que el 70% de las decisiones económicas se toman bajo la influencia de las emociones.

Puede interesarte: El asesor financiero, clave para navegar con éxito en los mercados en 2021

Fotografía de Bon vivant en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up