movi-image-elpais-aumenta-gasto-vuelta-cole-1
Envíanos sugerencias
Ahorro
4 min de tu tiempo

Aumenta el gasto en esta 'vuelta al cole' marcada por la incertidumbre

17/09/2020

Geles y mascarillas se suman a la factura de libros de texto, papelería, ropa y calzado

El coste que supone la 'vuelta al cole' para las familias españolas ha aumentado un 2,11% con respecto al año pasado, según un informe del comparador de productos financieros iAhorro. El desembolso medio que realizan las familias ha pasado de 371,87 a 379,71 euros. El estudio analiza el precio de los libros y los uniformes de 301 colegios públicos, concertados y privados de España. Los dos elementos imprescindibles que el centro educativo elige a discreción. El coste medio de los uniformes es de 208,24 euros. El precio de los libros aumenta a medida que los niños crecen: en Infantil cuestan de media 95,56 euros, en Primaria el precio es de 174,58 euros y en la ESO, de 244,27 euros.

El experto en finanzas Antonio Gallardo, que dirige por tercer año consecutivo este estudio anual iniciado en 2018, concluye. “El problema de los libros es que son un gasto necesario y es muy difícil ahorrar dinero cuando se compran”. “El ahorro verdaderamente se obtiene en función del colegio que se escoja”, resume. Gallardo, que ha comparado el precio de los manuales y la vestimenta obligatoria en 169 colegios públicos, 74 concertados y 58 privados, no se refiere al coste de matricular al niño según la tipología del centro. El economista alude a los diferentes tipos de libros y uniformes que eligen unos colegios u otros dependiendo de su naturaleza. Un pantalón gris personalizado con el escudo del centro que se vende en una tienda concreta o en el propio colegio puede alcanzar los 40 euros. Un pantalón gris, que de la misma manera compone un uniforme, adquirido en una gran superficie o hipermercado, no rebasa los 10 euros.

El economista explica a través de otro ejemplo cómo los libros de un colegio privado pueden ser más caros que los de uno público. “No se trata tanto de la editorial elegida sino del tipo de manual”. Los que se dividen por trimestres, que logran que el niño no cargue tanto peso, son más caros que los que incluyen el temario de todo el año. “El colegio que quiere facilitar opciones económicas puede hacerlo”, afirma Gallardo. “Los centros públicos son más conservadores en la elección del material”. Se refiere a formatos más clásicos. Aunque en materia de vestimenta son más flexibles: si se acuerda llevar jersey gris, este puede ser de pico, de cuello redondo o de cuello de cisne. Pero será gris a fin de cuentas.

El precio de las mascarillas, obligatorias para todos los niños mayores de seis años, no se evalúa en el estudio. Los centros no determinan modelos específicos. Mochilas, lápices y otros artículos quedan también excluidos por la dificultad de ponderarlos y porque las familias deciden libremente qué comprar y cuánto gastar en estas partidas.

Una subida ligera

Pascual Fernández, decano del Colegio de Economistas de Madrid (CEMAD), pone en contexto la subida del coste de la rentrée. “Es muy poco importante. Otra cosa es que aumentara un 30% o un 40% el coste de volver a las clases”. “Hay productos en la cesta del IPC que están subiendo mucho más, como el azúcar (7%) o las frutas frescas (9%)... e incluso si nos fijamos en el petróleo, podemos ver que los precios sufren muchos altibajos”, compara Fernández con el fin de restar dramatismo a un dato que puede minar la moral de los padres y madres en una situación muy delicada en la que 750.000 trabajadores han dejado de cotizar a la Seguridad Social en el último año y las previsiones del PIB español apuntan a una caída del 12% en 2020, un desplome. “La gente está muy asustada, hay mucha incertidumbre. Llueve sobre mojado”, afirma con un coloquialismo.

Esta vuelta atípica incluye la compra de geles hidroalcohólicos y mascarillas, que se sitúa por encima de estuches y mochilas, según una encuesta elaborada por Amazon. Los libros de texto y los artículos de papelería ocupan el primer lugar entre las principales compras de las familias: son la prioridad para el 68% de los encuestados. Ropa y calzado siguen siendo imprescindibles en la cesta de la 'vuelta al cole' (63%). En este nuevo curso se cuela la adquisición de productos higienizantes (48%), muy seguido de las mascarillas (47%).

Ordenadores, soluciones de conectividad y todo lo vinculado a hacer del hogar un lugar adecuado para estudiar en la distancia, ocupan una posición secundaria en la lista de la 'vuelta al cole' de las familias españolas.

Este mismo informe recoge que casi 6 de cada 10 padres piensan que el nuevo año escolar costará más que otros años. El 22% de la muestra afirma que optará por préstamos y pagos a plazos. 3 de cada 10 familias españolas utilizarán sus ahorros para cubrir gastos extras. Solo el 10% no pedirá prestado ni verá afectados sus ahorros.

El vestuario del colegio

Los colegios, impelidos en ocasiones por las asociaciones de padres, establecen un uniforme clásico de pantalón y jersey o incluso un chándal, que ejerce como tal. Disminuye conflictos entre los alumnos, que dejan de comparar atuendos. Los centros públicos o concertados tienden a optar por el chándal, no solo destinado a hacer deporte, o por imponer un tipo de prenda básico de un color en particular. Los privados tienen una mayor querencia al uniforme.

Gallardo se muestra sorprendido por el alza del precio de la vestimenta de los alumnos, que ha aumentado un 2,01% con respecto al año pasado. “Esperaba que el precio de los libros se mantuviera, pero pensaba que el sector textil iba a incentivar la compra de esos stocks que no han podido rotar con una bajada de precios”. Y explica el cambio de comportamiento de las familias ante una situación delicada -la confianza económica ha caído 2,5 puntos en España en agosto con respecto al mes anterior. En la Unión Europea ha subido cinco puntos en cambio, según la Comisión Europea-. “Antes se desechaban todas las prendas si una de ellas ya no estaba en buen estado. Ahora el uniforme se cambiará cuando haga falta. Los padres van a adecuar las decisiones de compra a su realidad y a la incertidumbre”.

El decano del CEMAD da una pincelada sobre el comportamiento de los precios: “La demanda es cautiva. Cuando el colegio obliga a comprar un determinado uniforme no hay tantas posibilidades de competencia”. Otra cosa bien distinta es cuando los colegios públicos dan libertad y los padres pueden acudir a grandes superficies con precios bajos. Según el estudio citado, el precio de los uniformes que se venden en los propios colegios ha aumentado un 3,44%. Los adquiridos en grandes superficies o hipermercados, un 0,42%.

El coste del material no marca la elección del colegio

Gallardo afirma que no ha conocido ningún centro que utilice como reclamo unos materiales docentes o un uniforme más económicos. “Las campañas para atraer alumnos siguen enfocadas en las clases extraescolares, en el servicio de guardería… Nos quejamos, pero se asume el coste sin mucho enfado”, cuenta. Gallardo ve complicado que los padres saquen a los niños del colegio por el alto coste de los libros y los uniformes. “El porcentaje de cambio de centro educativo se mueve entre un escaso 5%- 10%”. Los propios colegios tampoco alteran mucho sus políticas. “El que es caro sigue siendo caro y el que es barato sigue siendo barato. No hay grandes cambios en el tiempo”, resume.

Los libros electrónicos

Las tabletas o chromebooks (portátiles que utilizan el sistema operativo de Google y que son de los más utilizados), requieren una inversión inicial que muchas familias en difícil situación económica o con varios hijos no pueden hacer frente. “El libro electrónico genera un ahorro en el futuro. Ahora se intentan lograr ahorros inmediatos”, resume el experto financiero. Si la inversión en el ordenador más la licencia de los libros va a costar más que los manuales físicos, se pospone. Gallardo pone el foco en el año que viene: “Tal vez se ofrezca financiación para que se pague en cuotas la inversión y así sea más atractiva la compra para los padres”.

LAS DIFERENCIAS ENTRE COMUNIDADES AUTÓNOMAS

Las mayores subidas del coste de la vuelta a las aulas se han registrado en Aragón (3,64%), Navarra (3,13%) y Extremadura (3,09%). En términos absolutos la Comunidad Valenciana, con 421,29 euros de media por estudiante, ostenta el liderato. El precio medio de libros y uniformes en Aragón es de 372,43 euros. En Extremadura, 348,8 euros. Y en Navarra, 398,63 euros.

El precio de los libros viene determinado en parte por las características de la educación en las comunidades autónomas. “El coste del material en zonas que cuentan con una segunda lengua oficial suele ser mayor. Son tiradas más pequeñas y por lo tanto más caras, al igual que aquellas comunidades autónomas que apuestan por el bilingüismo en inglés”, explica Antonio Gallardo, experto financiero de iAhorro y director del informe sobre el coste de la vuelta al colegio.

Fotografía de David Pennington en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up