movi-image-cincodias-consumo-espanoles-navidades-1
Envíanos sugerencias
Ahorro
4 min de tu tiempo

Así ha sido el consumo de los españoles en las Navidades atípicas del coronavirus

Thu Jan 21 16:29:31 CET 2021

Turismo, comercio y hostelería se desploman. Resisten alimentación, productos para el hogar y regalos gracias al incremento de las ventas por internet3

El consumo es sinónimo de actividad, de confianza, de seguridad. Justo los atributos que faltan en estos momentos en una sociedad como la española, afectada desde hace casi un año por la crisis del coronavirus. Las restricciones impuestas para frenar los contagios, la situación económica de muchas familias y la incertidumbre han actuado como limitadores del gasto en las ventas de Navidad, las que junto a las rebajas del mes de julio son las mayores del año.

El estado de ánimo es el factor que ha estado detrás de la caída del consumo en unas fechas tan importantes. Tres estudios lo confirman como el principal responsable.

En el de EAE Business School, ‘El impacto del Covid-19 en estados de ánimo, hábitos y expectativas', se asegura que es el más bajo de la población española desde que se inició la pandemia. Un 65% de las personas expresa incertidumbre, un 44% se siente insegura y un 41% dice tener temor. Todo esto “resta confianza en el futuro y, por tanto, favorece los comportamientos de ahorro y la priorización del gasto en lo estrictamente necesario”, explica Pablo Contreras, profesor de esta escuela de negocios. Las previsiones de este estudio acerca de la reducción del gasto de las familias durante las fiestas navideñas lo situaban en un 53% respecto a las del año pasado.

Una caída algo menor, en este caso del 49%, era la que pronosticaba la encuesta ‘Future Consumer Index: Deconstruyendo al consumidor’, elaborada por la consultora EY. El alto nivel de preocupación por el riesgo al contagio, situado en un 65%, iba a condicionar el gasto. “El índice de confianza del consumidor había repuntado en noviembre y diciembre, pero ahora auguro una bajada en el mismo”, como un efecto real de la crisis, indica Javier Vello, socio responsable de distribución y productos de consumo de EY.

El estado de ánimo de los españoles, el más bajo desde que empezó la pandemia, explica este comportamiento

Una recesión que, según el informe ‘Consumidores y nueva realidad’, elaborado por la consultora KPMG, ha deteriorado la situación financiera del 57% de los españoles, llevando a nueve de cada 10 consumidores a modificar su comportamiento de compra. La consecuencia es “una reducción general del gasto, con una caída interanual de las ventas minoristas cercanas al 6%, que podría indicar que prevalece la austeridad frente a la indulgencia” en el consumo, resume Enrique Porta, socio responsable de consumo y distribución de KPMG en España.

Datos definitivos

A la espera de que las previsiones se conviertan en datos definitivos, sí que hay ya algunos indicadores cerrados que apuntan a esta caída del consumo en Navidad de algunos productos, así como al mantenimiento y crecimiento de otros.

En el capítulo de los descensos destacan los producidos en el turismo, en el que la ausencia de movilidad nacional y de visitantes foráneos ha determinado los resultados. Fuentes de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) afirman que, durante diciembre y principios de enero, “ha estado cerrada el 85% de la planta”, mientras que “la ocupación de los que han permanecido abiertos ha sido tan solo del 10%”.

Sigue creciendo el ahorro de las familias, así como la brecha generacional y de género que crea la crisis

Pulso, la herramienta de Banco Sabadell que analiza la evolución de la recuperación, confirma estos datos reflejando una actividad comercial en el sector hotelero español de los últimos 30 días (última semana de diciembre y primeras de enero) del 21,67% respecto al mismo periodo del año anterior.

Las restricciones a la movilidad han acabado incluso con el turismo rural, un bastión contra la crisis el pasado verano. “Salvo Madrid y los alrededores de alguna otra gran ciudad, el resto ha estado muy mal”, cuenta Ventura García, presidente de la Asociación Española de Turismo Rural (Asetur). Desde la Federación Asturiana de Turismo Rural (Fastur), su presidente, Adriano Berdasco, lo corrobora: “Ha estado todo cerrado. Muy mal. La gente no se podía mover”.

La hostelería y el comercio son los otros dos grandes perjudicados. El presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel, confirma una bajada del 50% en las ventas en Navidad y resume la campaña con esta frase: “Ha sido un desastre”. Pedro Campo, presidente de la Confederación Española de Comercio (CEC), estima una caída de entre un 15% y un 20% respecto a 2019. “No hay consumo”, certifica, y salva solamente dos sectores: el de la alimentación y el de equipamiento del hogar. Los datos de Pulso lo confirman.

También coincide en este diagnóstico Eduardo Zamácola, presidente de la patronal textil Acotex: “Los productos y la ropa para la casa, junto al deporte, se han salvado, pero la moda ha sido un desastre”. Diciembre ha cerrado con un descenso del 32,2%, y el acumulado anual, con el 39,8%, según el barómetro de esta asociación. Pulso apoya estas cifras situando la actividad comercial de los últimos 30 días en menos del 70% respecto a 2020.

En terreno de nadie, y aún por confirmar con los datos, se encuentran los juguetes, uno de los reyes de las fiestas navideñas. Aunque las ventas al 30 de noviembre acumulaban una disminución del 9%, el presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes, José Antonio Pastor, tiene la impresión “de que ha mejorado el tráfico en las tiendas”. El salto al 40% de las ventas online (20% el año pasado) puede apuntalar esa tendencia.

Por el contrario, el estudio ‘Las reglas del juego 2020’, de EAE Business School, calcula una bajada del 28,46% en las cifras de negocio del sector en 2020. La herramienta de Banco Sabadell muestra datos más optimistas con un 97% de actividad respecto a 2020.

Buenos resultados

Pero también ha habido aspectos positivos en esta campaña navideña. “Han subido la compra por internet, los regalos y la alimentación, y han crecido mucho las tarjetas regalo para adquirir, sobre todo, productos digitales”, señala Emilio González, profesor de Economía en la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE.

Fuentes de la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (ANGED) destacan “el incremento de un 10% de ventas en alimentación, tanto en súper como en híper, la recuperación de los electrodomésticos y de los productos tecnológicos”.

Unas ventas que también “han ido mejor de lo que contemplaban las previsiones iniciales”, indican fuentes de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas). Donde no se ha producido variación es en la elección de los productos más buscados, que son los de todas las Navidades, esto es marisco, pescado y carne fresca, patas de jamón, moluscos y dulces navideños.

Los españoles han dejado de gastar mucho dinero en estas fechas. Gran parte ha ido a engrosar el ahorro en depósitos bancarios de las familias, situándose en cotas históricas. El Banco de España constata que crecieron en noviembre un 0,35%, llegando hasta los 899.800 millones de euros. También el supervisor advierte de la brecha generacional y de género que ya existe y que se está profundizando por culpa de la crisis. Jóvenes, mujeres y trabajadores con baja cualificación son los más afectados.

MENOS GASTO TAMBIÉN EN LAS REBAJAS

El comienzo de 2021 no ha traído precisamente elementos que inviten al optimismo en cuanto a la recuperación del consumo. Más bien todo lo contrario. La pandemia está ya en la tercera ola, suben los contagios, aumentan las restricciones, disminuye la movilidad y se adelantan los cierres de comercios y hostelería. Y, para colmo, la borrasca Filomena ha paralizado durante días los movimientos de las personas y la actividad comercial. Y todo ello en una época, la de las rebajas, que tradicionalmente servía para impulsar las ventas.

“Las rebajas van a seguir el camino del mes de diciembre. Incluso, puede ser peor, con caídas de entre un 35% y un 40%”, vaticina Eduardo Zamácola, presidente de la Asociación Empresarial del Comercio Textil, Complementos y Piel (Acotex). Zamácola calcula que esta situación puede llevar al despido de un 20% de los trabajadores de los comercios afectados.

Tampoco el avance de la tercera parte del estudio ‘El impacto del Covid-19 en estados de ánimo, hábitos y expectativas’, elaborado por EAE Business School, dibuja un panorama mejor. En el informe se recoge que un 52,4% de las personas van a reducir su gasto en estas rebajas. El sector más afectado será el de la moda y los complementos, con una disminución del 33,7%. Aragón, Canarias, Cantabria y Navarra serán las comunidades autónomas donde se gastará menos dinero.

 
-Categorías y etiquetas-
up