movi-image-amortizar-hipoteca-1
Envíanos sugerencias
Vivienda
3 min de tu tiempo

Amortizar una hipoteca: ¿reducir plazos o cuotas?

16/09/2019

Descubre qué es más rentable en tu caso y qué debes tener en cuenta para elegir

Al contratar una hipoteca pactamos con nuestro banco devolver la deuda en un determinado número de años, un tiempo al que se denomina plazo de amortización. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), la gran mayoría de hipotecas que se contratan en España se firman, de media, a un plazo de 24 años, siendo el periodo máximo, en la gran mayoría de las entidades bancarias, de 30 años. Sin embargo, según la Asociación Hipotecaria Española (AHE), casi el 90% se terminan pagando antes de los 20, en concreto a los 18,3 años. ¿Cómo es posible? 

Esta reducción de años es debido a que la mayoría de los hipotecados deciden pagar su deuda antes de que acabe el plazo, lo que se conoce en nomenclatura económica como amortizar de forma anticipada. A lo largo de nuestra vida solemos disponer de diferentes bolsas de ahorro. Una opción es destinarlos a la hipoteca, y para ello tenemos dos opciones: reducir plazos o cuotas.  En el primer caso, acabaremos antes de pagar la hipoteca, ya que reduciremos el número de cuotas y, por tanto, el pago de intereses, pero seguiremos afrontando la misma cuantía mensual. En cambio con la reducción de cuotas pagaremos menos mensualmente durante la vida que le quede a nuestro préstamo. Descubre qué te interesa más con esta calculadora

¿Qué me conviene más?

Lo primero en lo que debemos pensar es en nuestra situación personal. Si necesitamos disponer de más dinero mensualmente podremos hacerlo reduciendo el importe de nuestra hipoteca. Pero si esta cuestión no es vital para nuestra economía familiar, al reducir el número de cuotas podremos pagar menos intereses. Veámoslo con un ejemplo.

Supongamos que hemos firmado nuestra hipoteca a un 1,75 % de interés y que tenemos pendientes 120.000 € a pagar en 25 años con una cuota mensual de 494,15 € al mes. En un determinado momento nos planteamos aportar 10.000 € de amortización. Si elegimos la opción de reducir cuota, nuestra mensualidad bajaría a 97 € y nuestros intereses 2.353,57 €. Ahora bien, si decidimos reducir cuotas, aunque sigamos pagando los mismos 494,15 €, lo haremos durante dos años y seis meses menos, reduciendo el número de mensualidades de 300 a 270, y nuestros intereses a 5.151,01 €. 

¿Qué tener en cuenta?

Antes de plantearnos amortizar nuestra hipoteca debemos fijarnos en la situación del mercado. Con una hipoteca de tipo variable, si los tipos de interés están bajos, tal y como llevan estándolo los últimos años, el ahorro de intereses resulta prácticamente inexistente ya que la financiación tiene un coste muy reducido. Ahora bien, los expertos esperan que los tipos suban durante el segundo semestre de este año o, como tarde, en 2020. Si esperamos hasta entonces para amortizar nuestra deuda, es decir, a que el coste de la financiación suba, nos será más rentable.

Por otra parte, si tu hipoteca es anterior al 1 de enero 2013, por ley podrás desgravarte hasta un 15% sobre un máximo de 9.000 € anuales por persona o 18.000 € en caso de declaración conjunta. Por lo que no interesaría amortizar por encima de esa cifra. También habrá que fijarse en los costes de amortización anticipada. Lo normal es que se sitúen en torno al 0,5 %, aunque algunas entidades imponen un coste más alto y otras, pasando los primeros años del préstamo, directamente lo eliminan. Aún así, si es posible, lo más conveniente es amortizar en los primeros años de vida de hipoteca, ya que es cuando se pagan los intereses más altos. 

Lo importante a la hora de decidir amortizar o no nuestra hipoteca y cómo hacerlo, si reduciendo plazos o cuotas, es ver la situación personal de cada uno y hacer los cálculos correspondientes para ver qué opción nos conviene más y si es mejor hacerlo ahora o esperar a que cambie el entorno de mercado. 

-Categorías y etiquetas-
up