Alternativas de inversión ante un conflicto bélico
Envíanos sugerencias
Ahorro e Inversiones
4 min de tu tiempo

Alternativas de inversión ante un conflicto bélico

Wed Mar 23 14:55:35 CET 2022

La invasión de Ucrania ha aumentado la incertidumbre en unos mercados financieros que ya estaban lidiando con una inflación al alza.

El pasado 24 de febrero, Rusia inició la invasión de Ucrania y las bolsas mostraron que la incertidumbre no es buena para los mercados. Los principales índices del mundo registraron importantes caídas en las primeras horas que, en algunos casos, se han ido corrigiendo con el paso de los días. Ante este escenario de mayor riesgo, es habitual que cualquier ahorrador se pregunte qué hacer con su cartera y cuáles son las alternativas para obtener rentabilidad.

Como advierte Juan Carlos García, especialista en asignación de activos en el departamento de Estrategia de Clientes de Banco Sabadell, “en lo que llevamos de año, los mercados han centrado su atención principalmente en la inflación, en la política más restrictiva de los bancos centrales y, ahora, en la invasión de Ucrania por parte de Rusia. Todo esto ha lastrado el comportamiento de las bolsas al igual que el de los bonos”.

“Debemos mantener la calma ya que sabemos que históricamente a este tipo de eventos le sucede una etapa de rápida recuperación en los mercados”, García, Banco Sabadell

En su opinión, la repercusión del conflicto militar actual debe mirarse en el largo plazo y, en principio, no debería afectar a la rentabilidad de una cartera. “Otros episodios bélicos de este tipo en el pasado provocaron una corrección en las bolsas que, en promedio, para el S&P 500 representaron caídas del 10%. Sin embargo, manteniendo la inversión, esas bajadas se recuperaron en unos 49 días. Por tanto, debemos mantener la calma ya que sabemos que históricamente a estos hechos les sucede una etapa de rápida recuperación en los mercados”, advierte García.

¿Qué estrategia de inversión seguir?

Aunque nadie posee una fórmula mágica sobre qué hacer en momentos de incertidumbre, sí que existen algunas consignas para aumentar las posibilidades de éxito del inversor:

  • No deshacer posiciones ni dejarse llevar por aspectos emocionales.
  • Tener presentes los dos principales aliados con los que cuenta el inversor: la paciencia, para respetar el horizonte temporal de las inversiones; y la constancia, que sirve para mantener una rutina de ahorro sostenida en el tiempo.
  • Valorar la importancia de la diversificación entre productos de renta fija y de renta variable, así como entre aquellos más conservadores y otros que suponen un riesgo mayor.
  • Apostar por las aportaciones periódicas, que sirven para suavizar el efecto de la volatilidad y para reducir el riesgo, pudiendo optar en el largo plazo a una mayor rentabilidad.
  • Evitar la especulación y los movimientos cortoplacistas. Tener en mente las metas financieras fijadas para el largo plazo será siempre positivo.
  • Contar con un asesor financiero de confianza, ya que, además de resolver cualquier duda que le surja al inversor, también es capaz de evaluar globalmente su cartera y establecer recomendaciones en función de los objetivos que se ha fijado el ahorrador, de su situación patrimonial o de su tolerancia al riesgo.
“No perder la perspectiva y mantener un enfoque racional a largo plazo son claves para salvaguardar la inversión”, Servetto, Banco Sabadell

Para Federico Servetto, director de Estrategia de Clientes de Banco Sabadell, ante esta coyuntura, el inversor minorista “tiene que tratar de controlar sus emociones y no dejarse llevar por las noticias que salen en el corto plazo. No perder la perspectiva y mantener un enfoque racional a largo plazo son claves para salvaguardar la inversión”.

¿En qué activos invertir en un escenario de incertidumbre?

Es en los momentos de mayor volatilidad en los que habitualmente suelen surgir más oportunidades en los mercados. Por ello, aumentar el nivel de liquidez puede ser una buena decisión para, más adelante, disponer de un mayor capital para invertir. Como indica Servetto, en el corto plazo “lo más adecuado es una inversión con poca volatilidad, una inversión conservadora. Sin embargo, estas inversiones apenas ofrecen un retorno diferenciado de cero en un contexto de elevada inflación que llevará a erosionar el poder adquisitivo de este ahorro. Ante ello, la recomendación es intentar ampliar el horizonte temporal y pensar más a medio que a corto plazo”.

En este sentido, es posible aumentar el peso en la cartera de algunos activos que tienen posibilidades de tener un mejor comportamiento en un escenario como el actual, como pueden ser:

  • Los fondos con garantías, que consiguen exposición a bolsa a la vez que protegen con coberturas financieras las caídas más grandes que pueden llegar a tener las bolsas. Para Servetto, “estos vehículos pueden llegar a dar un retorno diferencial de cero a la vez que los riesgos de cola se mantienen minimizados”.
  • La renta fija. Los bancos centrales están iniciando un periodo de incremento sostenido de los tipos de interés que se extenderá durante los próximos años. En un contexto de inflación creciente y de tipos al alza, la renta fija puede compensar al inversor con rentabilidades positivas. Como alternativa, es una buena opción invertir de manera diversificada en emisiones de deuda corporativa de compañías sólidas o en los bonos ligados a la inflación.
  • Los fondos de inversión temáticos, como aquellos que se centran en megatendencias como la salud digital, las tecnologías disruptivas o la sostenibilidad. Al estar descorrelacionados del ciclo económico, suelen verse poco afectados por las crisis. Además, según Servetto, “en el caso de las megatendencias, estas destacan por su poder diversificador y por su potencial de crecimiento en el largo plazo, muchas veces por encima del crecimiento del mercado”.
  • Ciertos activos de riesgo, en especial, la renta variable, dado que, en este contexto, como señala el director de Estrategia de Clientes de Banco Sabadell, “ofrecen una rentabilidad implícita claramente diferencial por lo que es importante sobreponderarlos respecto los niveles habituales en contra de los activos más conservadores cuya rentabilidad se sitúa en niveles cercanos a cero”. Además, la renta variable es una cobertura ante un contexto de mayor nivel de precios. En general, las compañías trasladan a los precios el incremento de los costes, logrando proteger así sus márgenes.
  • Los activos refugio, como el oro o las divisas como el dólar, tienden a mantener su valor en los momentos de corrección de los mercados. Además, suelen resistir muy bien en los contextos de una elevada inflación.

En cuanto a la distribución de activos en la cartera de inversión, Servetto advierte que “no existe un porcentaje exacto para todos los ahorradores. Cada perfil de riesgo tiene unas necesidades diferentes”. A su juicio, mientras un perfil más prudente podría tener alrededor de un 30% o un 40% en renta fija y el resto en renta variable y alternativos, en el caso de un perfil más agresivo podría llegar a tener el 100% de su cartera en renta variable y alternativos, dependiendo del momento del ciclo económico.

Puede interesarte: descubre las claves de los mercados financieros de la mano de nuestros especialistas en ahorro e inversión

 

Fotografía de Aukid phumsirichat en Pexels
-Temas relacionados-
up