compra vivienda notario
Envíanos sugerencias
Vivienda
4 min de tu tiempo

Al comprar una vivienda, ¿cuándo hay que ir al notario?

28/12/2021

Al comprar una casa hay que ir al notario en dos ocasiones: para revisar el contrato hipotecario y firmar el acta notarial y, después, para firmar las escrituras.

La firma de las escrituras es uno de los momentos más esperados en el proceso de compraventa de una vivienda, ya que supone la obtención del inmueble en propiedad. En este punto, la figura del notario es clave para garantizar que la operación se realiza con todas las garantías de seguridad jurídica.

Según recoge la Ley de Crédito Inmobiliario, el comprador tiene la potestad para elegir al notario que quiere que esté presente en la firma de la escritura de la hipoteca y de la compraventa de la vivienda.

El futuro propietario debe reunirse con el notario en dos ocasiones: antes de la autorización y firma de la escritura del préstamo hipotecario (fase precontractual) y el día de la autorización y firma (fase contractual).

Primera visita: revisión del contrato y firma del acta notarial

Esta primera reunión entre el comprador de la vivienda y el notario tiene como objetivo revisar el contrato hipotecario. Para ello, el banco hace entrega al futuro propietario de las fichas de la hipoteca -la Ficha Europea de Información Normalizada (FEIN) y la Ficha de Advertencias Estandarizadas (FiAE)-, de la simulación de las cuotas periódicas que el comprador debe pagar según la evolución de los tipos de interés y del documento sobre los gastos asociados a la escritura pública del crédito. También le realiza un cuestionario para asegurarse de que comprende el contrato que va a firmar.

Con todo ello, el notario redacta el acta notarial, con la que da fe de que el titular conoce todos los derechos y los deberes que supone firmar una hipoteca. Este primer encuentro debe producirse como mínimo 10 días naturales antes de que se autorice y firme la escritura de la hipoteca.

Segunda visita: autorización de las escrituras de la compraventa y del préstamo hipotecario

La segunda visita al notario se produce el día de la firma de las escrituras de manera presencial, ya que no es posible hacerlo mediante firma electrónica. Además del notario y el comprador, también están presentes el vendedor y los representantes de la entidad bancaria. Como parte de su labor, el notario recuerda y enumera las condiciones del préstamo hipotecario revisadas en la primera visita, especialmente todos los apartados recogidos en la FEIN, como son el capital, los plazos, los tipos de interés y la tasa anual equivalente (TAE), así como las comisiones y los gastos que debe asumir cada parte. Para asegurar que la información coincide, en la escritura se debe adjuntar una referencia al acta notarial. También figuran la constitución de la hipoteca y las facultades o los poderes que se confieren al acreedor para proteger su seguridad jurídica.

Además, el notario informa, a la vista de la documentación presentada, si pesa sobre el inmueble alguna carga registral y si la finca está al corriente de los gastos de comunidad. También comprueba si el vendedor ha entregado el certificado de eficiencia energética, así como los medios de pago que se van a utilizar. Además, comunica a los contratantes sus obligaciones legales y sus deberes fiscales y solicita la referencia catastral de la vivienda.

Después de la firma, el notario entrega de forma gratuita una copia simple de la escritura. También se encarga de guardar una copia durante 25 años. En cualquier caso, se puede acudir siempre a él posteriormente para pedir una nueva copia de la escritura.

En cuanto a los gastos de notaría en la compra de una vivienda, el banco debe pagar el arancel notarial de la escritura del préstamo hipotecario y los gastos de inscripción de la hipoteca en el Registro de la Propiedad. El nuevo propietario debe abonar solo en el caso de solicitar una nueva copia de la escritura.

Puede interesarte: Firmar una hipoteca: quién interviene y qué tener en cuenta

Culminar la adquisición de una vivienda puede resultar complicado si no se dispone del asesoramiento adecuado de un especialista. Contar con un especialista de confianza será clave para resolver cualquier duda que pueda surgir durante este proceso. Por eso mismo es fundamental escoger a un notario de confianza y apoyarse en el conocimiento y la experiencia del especialista de la entidad bancaria.

¿Quieres que un experto del banco te aconseje sin ningún tipo de compromiso? Déjate asesorar por un especialista.

-Temas relacionados-
up