ahorro fiscal tributan los planes de pensiones
Envíanos sugerencias
Jubilación
4 min de tu tiempo

Ahorro fiscal: ¿Cómo tributan los planes de pensiones?

Fri May 27 11:00:20 CEST 2022

El límite para las aportaciones a los planes de pensiones individuales que puede deducirse una persona en la declaración de la Renta es de 1.500 euros al año.

Cada vez son más las personas que deciden suscribir un plan de pensiones que les permita complementar la pensión de jubilación y disfrutar de un retiro sin sobresaltos. Además, las ventajas fiscales que ofrecen hacen de estos productos de ahorro una gran opción para beneficiarse en el futuro, pero también en el momento actual.

Puede interesarte: ¿Ya tienes un plan de pensiones? Traspasa tu plan de pensiones y logra un 6% de incentivo económico

Los planes de pensiones son productos muy eficaces para el ahorro a largo plazo que ofrecen dos ventajas fiscales a sus partícipes: poder desgravar el dinero que se aporta reduciendo la base imponible del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) y diferir la tributación sobre el dinero percibido hasta el momento del cobro de las prestaciones, que tendrá la consideración fiscal de rendimientos del trabajo.

¿Cómo tributa un plan de pensiones en la declaración de la Renta?

Desde el 1 de enero de 2022, es posible desgravar hasta 1.500 euros en las aportaciones anuales realizadas a los planes de pensiones privados por parte de una persona. Esta cantidad no podrá superar el 30% de sus rendimientos netos del trabajo y actividades económicas.

Además, es posible aportar 1.000 euros más al plan de pensiones de su cónyuge y desgravárselos siempre que este haya obtenido ingresos inferiores a los 8.000 euros durante el ejercicio. En el caso de las personas con discapacidad, se puede incrementar la aportación y la consiguiente desgravación hasta un máximo de 24.250 euros al año. En los últimos años, la desgravación máxima en las aportaciones a los planes de pensiones individuales ha pasado de 8.000 euros al año antes de 2021, a los 2.000 euros durante el año 2021 y hasta los 1.500 euros actuales.

En el caso de los planes de pensiones de empresa, es posible sobrepasar los 1.500 euros de aportaciones individuales, por un importe igual o inferior a las que haya realizado la empresa al partícipe. En cualquier caso, “el máximo legal conjunto para aportaciones individuales y de empresa es de 10.000 euros al año para cada partícipe”, explica Esther Pichardo, directora de Ahorro y Pensiones de BanSabadell Vida y Pensiones. Esta experta recalca, además, que “es importante distinguir fiscalmente entre las aportaciones de los partícipes a cualquier tipo de plan (plan de pensiones individual, plan de previsión asegurado, plan de pensiones de empleo, etc.) y las aportaciones que realiza la empresa en un plan de empleo a favor de un partícipe”.

Puede interesarte: Los beneficios de ahorrar con planes de pensiones

¿Cómo tributa el cobro de las prestaciones de mi plan de pensiones?

Es posible cobrar un plan de pensiones por distintas causas excepcionales, además de en el momento de la jubilación, por dependencia severa o gran dependencia, por una incapacidad laboral total y permanente, en caso de fallecimiento del titular, o por otros motivos como una enfermedad grave propia o de un familiar directo o por desempleo de larga duración.

En cualquier caso, las prestaciones de un plan de pensiones tributan siempre como rendimientos del trabajo en el IRPF. Si se rescata todo el dinero de golpe en el mismo ejercicio, lo que se conoce como rescate en forma de capital, la base imponible a declarar será mayor y por lo tanto se pagarán más impuestos.

Además del cobro en forma de capital, existen otras dos modalidades posibles:

  • A través de rentas periódicas, en cuyo caso se puede escoger libremente la modalidad de renta (vitalicia o temporal) la periodicidad de cobro (mensual, trimestral, semestral o anual) y la cantidad que se recibe en cada pago. Se trata de un rescate parcial del plan, difiriendo su fiscalidad a lo largo de distintos ejercicios.
  • Rescate mixto, en el que se cobra una primera cantidad al inicio y posteriormente se establecen rentas periódicas.
  • Disposiciones parciales, en donde el beneficiario escoge en cada momento el importe que desea cobrar, sin periodicidad alguna.

¿Qué tener en cuenta al cobrar un plan de pensiones?

Antes de percibir un plan de pensiones hay que tener en cuenta dos consideraciones. En primer lugar, la jubilación es un periodo que dura alrededor de 30 años, pero las necesidades durante este tiempo no son siempre las mismas. Durante los últimos años, la salud suele empeorar y se pueden presentar imprevistos como reformas en la vivienda o la ayuda de otra persona, entre otros. Por tanto, siempre que no sea necesario el cobro del plan de pensiones desde el momento de la jubilación, puede ser interesante mantener el capital para cuando realmente exista una situación en la que se tenga que utilizar este dinero.

Además, el cobro de un plan de pensiones tributa por rendimientos del trabajo, sumándose a las rentas del trabajo obtenidas durante el año. Por este motivo, empezar a cobrar el plan de pensiones el año en que una persona se jubila o hacerlo al año siguiente, o cobrarlo en forma de renta en lugar de todo de golpe en capital, puede tener importantes impactos en la tributación.

Por ello, es importante antes de cobrar el plan plantearse algunas cuestiones y es clave contar con el asesoramiento de un profesional, como el gestor de la entidad bancaria.

Puede interesarte: ¿Qué plan de pensiones me conviene según mi perfil?

 

 

Fotografía de Mikhail Nilov en Pexels
-Temas relacionados-
up