movi-image-elconfidencial-ahorro-inversion-errores-2008-1
Envíanos sugerencias
Ahorro
3 min de tu tiempo

Ahorro e inversión: ¿estamos cometiendo los mismos errores que en la crisis de 2008?

20/10/2020

¿Cómo han cambiado los españoles a la hora de ahorrar e invertir entre la actual crisis económica provocada por la COVID-19 y la crisis financiera de 2008? La respuesta es mucho, y la lectura es positiva. Los datos dicen que la educación financiera va calando entre la sociedad en un entorno de bajos tipos de interés en el que para obtener rentabilidad de los ahorros invertidos no queda otra que asumir cierto riesgo.

Desgranando los datos de la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensión (Inverco) —a partir de la información del Banco de España— se observa que en 2008 el 45,7% del ahorro financiero de las familias españolas estaba guardado en depósitos y cuentas corrientes, frente al 38,3% del año pasado. En este sentido, José Luis Manrique, director del Observatorio Inverco, recuerda que otrora los depósitos bancarios ofrecían rentabilidades atractivas, mientras que hoy ésta es nula, condicionados por los siete años que los tipos de interés del Banco Central Europeo han estado instalados en el entorno del 0%.

También es llamativo el peso de los fondos de inversión, que han pasado del 8,2% al 9,6%. Esto indica que el inversor está asumiendo que debe ‘sufrir’ si quiere no solo obtener ganancias sino también batir a la inflación para no perder poder adquisitivo.

En un entorno de bajos tipos de interés, para obtener rentabilidad de los ahorros invertidos hay que asumir cierto riesgo

Respecto a la renta fija, cuyo rendimiento —al igual que los depósitos— lo marca la evolución de los tipos de interés y, por ende, es bajo, su presencia en los hogares se ha reducido más de la mitad (2,3% versus 0,9%). “Las necesidades de financiación de las empresas eran elevadas hace 12 años y emitían deuda privada (renta fija) con una alta rentabilidad a corto plazo”, recalca Manrique.

Lo que apenas cambia es la falta de inversión en productos de ahorro previsional. Los españoles siguen destinando casi el mismo porcentaje a planes de pensiones y seguros (14,9% frente al 16,2%).

ESTRUCTURA DEL AHORRO FINANCIERO DE LAS FAMILIAS ESPAÑOLAS

 

 

movi-image-elconfidencial-ahorro-inversion-errores-2008-grafico

 


 

Además de la coyuntura económica, hay otro factor a tener en cuenta: las nuevas generaciones. Los millennials “invierten de forma distinta”, señala Fernando Ibáñez, presidente de la Asociación de Empresas de Asesoramiento Financiero (Aseafi), quien los describe como inversores que “conocen la renta variable y tienen conocimientos financieros más sólidos, por lo que es más fácil que inviertan en activos con algo más de riesgo”. Si bien, el VI Observatorio del Ahorro de Inverco señala que la mitad tiene un perfil conservador.

A la hora de invertir, lo hacen por principios. Son defensores de la sostenibilidad y no tienen pudor en boicotear a las empresas que no respeten los derechos laborales o los de igualdad. Por supuesto, son implacables con el daño medioambiental. Es por ello que, a la hora de invertir en compañías, lo hacen pensando en el cambio climático, en la responsabilidad social y en el buen gobierno (criterios ESG por sus siglas en inglés, ‘environmental, social and governance’). De hecho, el citado estudio dice que el 30% de los centennials invierte en fondos ESG, seguidos de los millennials (28%), la generación X (22%), los silent generation (17%) y los baby boomers (11%).

A la hora de invertir, los millennials defienden la sostenibilidad y rechazan a las empresas que no respetan los derechos laborales

INVERSIÓN INMOBILIARIA

Esta es la fotografía en cuanto al ahorro financiero, pero ¿qué pasa con los activos inmobiliarios? España tradicionalmente siente apego por la compra en detrimento del alquiler. En la cultura ahorradora se ha visto los inmuebles como una inversión segura, que siempre crece. Sin embargo, la anterior crisis se topó en España con otro pinchazo, el de la burbuja inmobiliaria. Un ‘cisne negro’ que provocó el desplome de los precios y que incluso hoy sigue afectando a muchas zonas que no han recuperado los niveles precrisis.

Echando un vistazo a los datos del Banco de España, todavía el 70% de la riqueza financiera de los hogares está en inmuebles, solo un 10% menos que en 2008, cuando bordeaba el 80%. “Pese a que ya no se consiguen revalorizaciones como las de antes y, después de lo ocurrido, los inversores todavía preguntan para invertir en activos inmobiliarios”, reconoce el presidente de Aseafi.

AUMENTA EL HORIZONTE TEMPORAL

También se han notado cambios en el horizonte temporal de las inversiones. Tradicionalmente, el inversor español ha sido cortoplacista. Sin embargo, desde el Observatorio se percibe un aumento de ese plazo de inversión, y en los últimos ocho años ha ido reduciéndose el corto plazo —menos de 1 año—, pasando del 33% al 15%, y aumentando el largo plazo —más de 3 años—, del 15% al 35%.

MÁS CONSERVADOR

En cuanto al perfil del inversor, el conservador se ha duplicado y casi seis de cada 10 prefieren destinar sus ahorros a activos más seguros y, por ello, menos rentables. En cambio, los moderados se han reducido, pasando del 57,3% al 39%. Por último, el más dinámico —más conocido como ‘agresivo’— se ha reducido de forma importante y hoy solo supone el 6% de los perfiles frente al 17% de antaño. En materia de inversión, el cambio es “tremendo”, concluye el director del Observatorio.

¿Y CÓMO AHORRAMOS?

La tasa de ahorro de los hogares no ha experimentado evolución alguna y sigue igual de baja, en torno al 5%. En 2011, se duplicó el porcentaje, pero desde entonces se inició una senda descendente. Lo que sí muestra algún cambio son los motivos de ahorro. En la primera edición del Observatorio, con fecha de 2009, el 28,4% de los menores de 40 años ahorraba para rentabilizar su capital; ahora, para la generación equivalente, los millennials, el principal motivo de ahorro (34%) son los imprevistos.

Mismo motivo que para la generación X, con el 29%. En cambio, hace más de una década, para los que superaban los 40 años el principal motivo era la jubilación, que hoy queda relegada en tercera posición. Actualmente, solo los baby boomers y la silent generation ven prioritario ahorrar para el retiro laboral.

Aunque el perfil del ahorrador y del inversor han evolucionado durante la última década, los expertos señalan que hay que continuar cambiando y avanzando en materia de educación financiera.

-Categorías y etiquetas-
up