movi-image-edad-recomendable-plan-pensiones-1
Envíanos sugerencias
Jubilación
4 min de tu tiempo

¿A qué edad es recomendable abrir un plan de pensiones?

28/05/2021

Las dudas sobre la sostenibilidad del sistema de pensiones tal y como lo conocemos actualmente hacen más necesario que nunca planificar el ahorro de cara a la jubilación y hacerlo lo antes posible

El contexto actual lleva a los expertos a afirmar que para disfrutar de una jubilación tranquila desde el punto de vista económico, el ahorro es más necesario que nunca. Y cuanto antes se empiece, mejor será el resultado. Para Esther Pichardo, directora de Ahorro y Pensiones de BanSabadell Vida y Pensiones, lo más importante es generar el hábito de ahorrar en los ciudadanos para que sean capaces de empezar a planificar su futuro cuanto antes.

España es, junto con Francia, el país donde el periodo de vida tras el retiro es más largo. La sostenibilidad del sistema de pensiones tal y cómo está planteado actualmente está en duda y las últimas reformas ya han supuesto una contención del gasto moderando las prestaciones para asegurar la viabilidad del sistema a largo plazo. Además, todo apunta a que esta será la tendencia que permanecerá en los próximos años. El Gobierno está perfilando la futura reforma de las pensiones en el marco de la recepción del Fondo de Recuperación Europeo, también conocido como Next Generation EU, siendo la fórmula de revalorización de las prestaciones uno de sus puntos más sensibles. 

Así, las prestaciones tendrán que ser necesariamente algo más reducidas de lo que lo son actualmente para asegurar la sostenibilidad, tal y como asegura Inmaculada Domínguez, profesora de Economía Financiera y experta en Pensiones en el Podcast de Banco Sabadell. “Con las reformas ya aprobadas, las del año 2011 y 2013, las pensiones bajarán un 20%, por lo que complementar las prestaciones será más necesario que nunca en el futuro para mantener el nivel de ingresos tras el retiro”, añade.

 

El plan de pensiones como alternativa

Entre los productos que existen para planificar el ahorro de cara a la jubilación destacan los planes de pensiones. Aquí, las inversiones se realizan con el objetivo de ahorrar a muy largo plazo, intentando aprovechar las ventajas que los mercados ofrecen para este horizonte temporal largo

Las inversiones de un plan de pensiones se realizan para ahorrar a muy largo plazo y aprovechar las ventajas que los mercados ofrecen para este horizonte temporal amplio 

Así, cuanto antes se empiecen a realizar aportaciones periódicas al plan de pensiones, más dinero se habrá aportado cuando llegue el momento de la jubilación y el periodo para aprovechar las ventajas del interés compuesto también será mayor. 

Descubre cuánto tendrás al jubilarte si empiezas a ahorrar hoy

Otra de las ventajas de empezar a ahorrar cuanto antes es que se conseguirá un mejor resultado cuando llegue el retiro y el esfuerzo económico habrá sido menor que si se comienza a ahorrar en edades más avanzadas. Por lo tanto, a la pregunta ‘¿a qué edad es recomendable abrir un plan de pensiones?’, la respuesta es sencilla: cuanto antes. 

Dentro de los planes de pensiones, Pichardo destaca los planes de pensiones de ciclo de vida. Estos productos se adaptan a la situación del partícipe, lo que permite optimizar la inversión. Son productos capaces de adaptar su binomio entre rentabilidad y riesgo y combinarlo con la edad de sus partícipes y sus características particulares. “Son planes que actualmente están funcionando bien y ofrecen excelentes rentabilidades”, subraya la experta de BanSabadell Vida y Pensiones. 

¿Qué tener en cuenta a la hora de contratar un plan de pensiones?

El primer paso es conocer cuál es el perfil del ahorrador: conservador, moderado o agresivo. Por regla general, los ahorradores más jóvenes, a quienes les queda más tiempo para jubilarse, pueden permitirse ser más agresivos y optar principalmente por la renta variable, mientras que aquellos de edades más avanzadas deberán ser más conservadores y acudir en mayor parte a la renta fija. Aquí, también es importante definir la cantidad de dinero que se va a aportar de forma periódica, así como el tiempo de inversión. 

Otro de los aspectos a tener en cuenta son los beneficios fiscales. Recientemente, el Gobierno ha introducido cambios en la fiscalidad de los planes de pensiones, a través de una disminución en los límites de aportaciones. Desde este año, las aportaciones máximas que un contribuyente puede llevar a cabo en los planes de pensiones individuales, los planes de previsión asegurados y las aportaciones individuales a planes de empleo son de 2.000 euros. 

Por el contrario, las contribuciones empresariales máximas en los planes de empresa son de 8.000 euros anuales, ampliables hasta los 10.000 euros si el contribuyente no ha realizado los 2.000 euros de aportaciones individuales previamente comentadas. Y el límite de deducciones que un contribuyente puede aplicarse en estos productos es la cifra menor entre las aportaciones realizadas por él y por su empresa o el 30% de los rendimientos netos del trabajo.

No obstante, también hay que tener presente que se trata de productos con liquidez limitada. “Los planes de pensiones son productos totalmente finalistas orientados a conseguir ahorro de cara a la jubilación”, define Pichardo. Una vez contratado, el plan se podrá cobrar cuando suceda alguna de las contingencias previstas: invalidez, jubilación, dependencia o fallecimiento, o en casos concretos de liquidez excepcional, enfermedad grave del partícipe o de un familiar de primer grado, desempleo de larga duración o transcurridos 10 años desde las primeras aportaciones, a partir de 2025. 

Asimismo, la situación de los mercados financieros influye en la rentabilidad de los planes de pensiones, que dependerá del riesgo que se asuma y de los activos que soportan dicho plan. En este sentido, acudir al asesoramiento de un profesional es vital para conocer cuál es la opción que mejor se adapta a la situación financiera y a los objetivos vitales de cada persona. 

Los planes de pensiones de empresa

Además de los planes de pensiones individuales, existen también los planes de pensiones de empresa (PPE). Se trata de planes que las empresas ponen a disposición de sus empleados para que, de manera voluntaria, tengan un complemento a su pensión cuando se jubilen. En España, solo el 1% de las empresas ofrece este tipo de planes a sus trabajadores. 

“Es crucial promocionar el ahorro privado, a través de las empresas, que tan importante es en muchos países de Europa para poder complementar la pensión pública”, Pichardo, de BanSabadell Vida y Pensiones

En países como el Reino Unido existe un sistema semi obligatorio por el cual “la empresa está forzada a inscribir a todos los empleados que cumplen unos requisitos mínimos y, aunque los empleados pueden renunciar a él, por defecto ya están aportando en el plan un porcentaje de su sueldo”, explica Pichardo.  “El reparto de este coste es del 3% para el empresario, del 4% para el empleado y del 1% para el Estado, a través, este último, de deducciones fiscales”.

En España, el Gobierno trabaja en la creación de un Fondo Público de Pensiones de Empleo, con el objetivo de impulsar una mayor participación de los colectivos y fomentar así los sistemas de previsión social complementarios y el ahorro a largo plazo. Para Pichardo, “ejemplos como el británico subrayan todavía más la necesidad de promocionar el segundo pilar de las pensiones en España, el del ahorro privado, a través de las empresas, que tan importante es en muchos países de Europa para poder complementar la pensión pública”. 

Puede interesarte: El impulso de los planes de pensiones de empleo

Fotografía de Joslyn Pickens en Pexels
-Categorías y etiquetas-
up